jueves, 15 de noviembre de 2012

El 'arma letal' de los primeros humanos modernos

El 'arma letal' de los primeros humanos modernos
Hace 71.000 años, nuestros antepasados ya eran capaces de construir y afilar proyectiles letales para cazar animales o aniquilar a sus enemigos. El hallazgo en Sudáfrica de estas 'armas' primitivas ha desvelado un patrón de comportamiento complejo en homínidos anterior a lo que se creía hasta ahora.

La tecnología descubierta en la costa sudafricana consistía en unas largas y finas 'hojas' de piedra con la que se tallaban ranuras en piedra y hueso que servían de soporte para proyectiles, que podían convertirse en armas mortíferas y ser lanzados a una distancia considerable con una especie de 'arco' primitivo. Esto supuso un avance significativo sobre la rudimentaria caza con lanzas, ya que aumentaba las probabilidades de éxito y disminuía el riesgo.

Estos descubrimientos, publicados en la revista 'Nature', en la bahía Mossel, junto con otros hallazgos previos de pruebas y tecnologías en esta región, muestra una complejidad que demuestra que los primeros humanos modernos evolucionaron en esta localidad costera.

El hallazgo vuelve a mostrar a África como "la cuna del linaje más reciente de nuestra especie", comenta José María Bermúdez de Castro, codirector del yacimiento de Atapuerca, recalcando que "Sudáfrica pudo ser uno de los focos de complejidad cultural, aunque no el único".

"Cada vez que desarrollamos una nueva excavación en la costa sudafricana, encontramos nuevos y sorprendentes resultados que retroceden en el tiempo la evidencia de comportamientos humanos únicos", ha dicho el coautor del estudio Curtis Marean, director del proyecto y profesor en la Universidad de Arizona.


Trabajos previos habían mostrado que esta tecnología construida con piedra apareció brevemente hace unos 65.000 años durante una fase de glaciación mundial. Pero los científicos pensaban que posteriormente había desaparecido y lo consideraban un patrón puntual durante un breve periodo de tiempo.

Sin embargo, este descubrimiento rebate esas teorías. "Once mil años de continuidad en el método de fabricación de estas herramientas es un periodo muy largo. Ciertamente no se puede considerar un patrón puntual de comportamiento", dice Marean...

Adrián Pascua | ELMUNDO.es

Sé el primero en comentar

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP