viernes, 29 de julio de 2011

La supremacía numérica del 'Homo sapiens' provocó la desaparición de los neandertales

La supremacía numérica del 'Homo sapiens' provocó la desaparición de los neandertales
Los neandertales dejaron de existir en Europa hace 40.000 años y aún no había explicación científica para esta desaparición. Una investigación de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) publicada en Science apunta a que fue la invasión del más avanzado Homo sapiens, al llegar desde África en poblaciones hasta diez veces mayores, la que acabó conquistando el territorio de los neandertales.

¿Qué hizo que los neandertales, que dominaron Europa durante 300.000 años y se habían reproducido y sobrevivido a las frías temperaturas desaparecieran abruptamente? Un estudio publicado esta semana en la revista Science podría ofrecer una explicación a esta cuestión que ha intrigado a los científicos durante décadas.

Un equipo de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha podido determinar mediante métodos analíticos detallados que la invasión de la población del Homo sapiens, procedente de África, era en algunos lugares hasta diez veces mayor que la del propio neandertal. La supremacía numérica del Homo sapiens, sus técnicas más avanzadas y su mayor dominio de la técnica permitió que aprovechara de forma más eficiente los escasos recursos en disputa, y favoreció la "fulminante" desaparición del neandertal.

“Nuestra interpretación es que el antepasado del hombre moderno vivía en poblaciones mayores y simplemente inundaron a los neandertales. Con esta simple explicación se había especulado durante mucho tiempo, yo mismo lo hice en 1973, pero hasta ahora no teníamos datos concretos para apoyar esta teoría. Esta es la primera vez que contamos con análisis y evidencia arqueológica que demuestra que había una enorme diferencia, de hasta diez veces en número, entre ambas poblaciones, algo mucho mayor de lo que nadie imaginó”, explica a SINC el profesor Paul Mellars, autor principal del estudio.

Las poblaciones neandertales fueron reemplazadas anatómica y genéticamente en Europa hace entre 35.000 y 45.000 años por el Homo sapiens, que se ha originado y desarrollado en un entorno completamente distinto: el clima tropical de África.

El equipo formado por profesor Paul Mellars, catedrático emérito de Prehistoria y Evolución Humana, y Jennifer French, estudiante de doctorado, ambos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha concentrado su estudio en la región del suroeste francés de la Aquitania, conocida por albergar la mayor cantidad de restos de poblaciones neandertales y de transición hacia los primeros asentamientos de Homo sapiens de Europa. La región y sus zonas limítrofes cubren un área de 75.000 metros cuadrados y registra la mayor densidad de población de nuestro continente en aquella época.

Diez a uno

Los científicos analizaron tres períodos claves en la transición del neandertal al Homo sapiens y que se expanden de 55.000 a 35.000 años. Analizaron cuestiones como el número de lugares ocupados, la existencia de herramientas o restos de comida y la amplitud de las áreas de ocupación, que indica una red de un grupo más grande y mejor integrado socialmente. Según sus estadísticas, el número de Homo sapiens era al menos diez veces mayor que el de neandertales. Esta es la primera vez que se obtienen cifras tan específicas en una población que, por la inexistencia de datos, resultaba difícil de cuantificar.

Lo que sí sabíamos ya es que el Homo sapiens era más avanzado que el neandertal. “No hay ninguna duda, fabricaban herramientas muy sofisticadas, como lanzas de gran alcance y armas más eficientes para la caza, pero también culturalmente, produjeron arte en sus cuevas, joyería y otros instrumentos. En todas las dimensiones culturales realiozaban tareas más complicadas y avanzadas que los neandertales y también tenían mejores formas de organización, comunicación y coordinación”, señala Mellars.

Todavía existe, sin embargo, un arduo debate en la comunidad científica sobre el desarrollo y la mejor capacidad de los cerebros de nuestros antepasados. Si, como confirman las últimas pruebas genéticas, podemos concluir que el Homo sapiens se desarrolló en África y el neandertal en Europa de forma separada durante más de medio millón de años, esto podría tener otras importantes conclusiones evolutivas, según apunta el investigador.

Superiores en capacidades sociales

“Si sus cuerpos pudieron evolucionar de forma tan diferente durante medio millón de años, también es posible que sus cerebros lo hiciesen. No está probado pero yo y muchos otros creemos que es posible que el cerebro del hombre moderno evolucionará de otra forma, lo que le hizo capaz de realizar tareas como un uso más complicado y eficiente del lenguaje”, afirma. Y añade que las capacidades sociales del sapiens eran mucho mayores, puesto que podían importar objetos y mercancías desde otros lugares y tenían sistemas de almacenamiento de comida.

En cualquier caso, el estudio muestra que “cuando los seres humanos tienen mejor tecnología son capaces de sobrevivir en números mucho mayores. Los Homo sapiens fueron capaces de sobrevivir en el mismo ambiente y con los mismos recursos en poblaciones diez veces superiores. Tenían que estar haciendo algo dramáticamente diferente y mucho más avanzado”, concluye.

SINC

miércoles, 27 de julio de 2011

Aparece un fémur de Homo heidelbergensis en la Sima de los Huesos

Fémur de Homo heidelbergensis
La excavación en la Sima de los Huesos del yacimiento de Atapuerca en la campaña de 2011 finaliza con el descubrimiento de algunos fragmentos pequeños de cráneo humano, dos restos de costilla, un diente y un "importante" fragmento de fémur humano, según han informado a Europa Press fuentes de la Fundación Atapuerca.

En el último día de campaña se descubrió un "importante" fragmento de fémur humano, que representa la mitad superior de la diáfisis, y que según las mismas fuentes, es de "gran interés" porque aportará información muy útil sobre la estatura y peso de estos homínidos de la especie Homo heidelbergensis, además han señalado la posibilidad de que se pueda completar el fémur con algún resto encontrado en anteriores campañas.

La excavación en la Sima de los Huesos en la campaña de 2011 se ha dedicado a "precisar las relaciones espaciales entre las diferentes unidades estratigráficas con el objeto de reconstruir la historia del yacimiento", según informaron las mismas fuentes.

Para ello, se ha intervenido en la zonas de contacto entre las arcillas con fósiles humanos de hace medio millón de años y un depósito posterior de huesos de oso y otros carnívoros como el león, en el cuál se han recuperado un gran número de fósiles de oso, entre los que destaca un cráneo muy completo.

EUROPA PRESS

lunes, 25 de julio de 2011

El frío pudo causar el éxodo del homo de Atapuerca durante las épocas glaciares del Pleistoceno

El frío pudo causar el éxodo del homo de Atapuerca durante las épocas glaciares del Pleistoceno
Las malas condiciones meteorológicas pudieron causar el éxodo del hombre prehistórico de Atapuerca durante las largas épocas glaciares del Pleistoceno.

El frío producido por las glaciaciones pudo marcar la única etapa de la evolución en la que no hubo humanos en Atapuerca, entre el Homo Antecessor, de 900.000 años de antigüedad, y una especie todavía por catalogar, cone 1,2 millones de años. Es una de las conclusiones de la última campaña de excavaciones, que se ha caracterizado por la falta de restos lo que, en ocasiones, explica José María Bemúdez de Castro, uno de los tres codirectores de Atapuerca, es también una gran fuente de información.

Bermúdez de Castro señaló ayer que este año la excavación en la Gran Dolina ha realizado un sondeo por debajo del nivel TD6 en el que se encontraron los restos de Homo Antecessor, y en esta ocasión no se han encontrado restos humanos. Un vacío que el codirector de Atapuerca considera que responde a una «discontinuidad» en la presencia de nuestros antepasados en la sierra burgalesa.

En su opinión, esta falta de restos puede responder a que «hubo momentos en los que, quizá, no estuvieron porque hizo mucho frío. Estamos a 1.000 metros sobre el nivel del mar, y pudieron desplazarse hacia la costa durante las épocas glariares del Pleistoceno, que fueron bastante largas».

Este vacío, obligará también a replantearse las teorías existentes sobre la relación del Antecessor con los restos hallados en la Sima del Elefante y que, con 1,2 millones de años de antigüedad, pertenecen a una especie todavía por determinar y sobre la que Bermúdez de Castro espera obtener muchos más restos e información en próximas campañas.

Y es que la campaña de 2011 que finaliza estos días se ha caracterizado por la «reorganización» de los yacimientos en los que trabaja el equipo de investigación y la realización de obras de acondicionamiento, limpieza y otras acciones necesarias que «llevan su tiempo» y que permiten preveer, según Bermúdez de Castro, que la campaña del próximo año será «muy importante» y dará grandes resultados y cantidad de restos fósiles.

El principal yacimiento que ha quedado «preparado» para el próximo año es precisamente la Sima del Elefante, donde se ha construido un puente sobre la trinchera del ferrocarril, lo que permitirá en el futuro ampliar la excavación de esta zona donde aparecieron los restos más antiguos de Atapuerca, pertenecientes a un homínido de 1,2 millones de años cuya especie está todavía por clasificar.

Además el equipo de investigación ha regresado al yacimiento de la Galería, que fue uno de los primeros en excavarse y estaba parado desde hace 15 años. Asimismo, en el nivel superior de la Gran Dolina, el TD10, se ha finalizado la excavación del campamento de cazadores de bisontes más antiguo de Europa. Bermúdez de Castro subrayó que precisamente la gran cantidad de restos encontrados en este nivel ha ralentizado el descenso de la excavación hacia el nivel TD6, con restos de Homo Antecessor y al que espera llegar «antes de la jubilación» y encontrar nuevos hallazgos.

Aunque en algunos yacimientos ya ha concluido el trabajo de excavación, el equipo que dirige el paleontólogo Juan Luis Arsuaga permanecerá en la Sima de los Huesos hasta la próxima semana y no descartan nuevos hallazgos de última hora. Hasta el momento, esta campaña ha permitido encontrar en este enclave un diente premolar y sendos fragmentos de un cráneo y una costilla de Homo Heidelbergensis de más de 500.000 años de antigüedad.

MAR GONZÁLEZ | ABC.es

jueves, 21 de julio de 2011

Los australopithecus de Laetoli andaban totalmente erguidos

Los australopithecus de Laetoli andaban totalmente erguidos
En Laetoli, muy cerca del Serengueti, unos ancestros humanos, los 'Australopitecus afarensis', dejaron impreso un rastro de 70 huellas hace casi cuatro millones de años que indican que aquellos primates eran capaces de andar sobre sus dos pies.

Ahora, un equipo de científicos británicos, dirigidos por
Robin Crompton, de la Universidad de Liverpool, han aplicado la tecnología láser para revelar cómo se movían aquellos primates y han descubierto que su forma de caminar era totalmente erguida verticalmente y que apoyaban su pie casi de forma idéntica a los humanos modernos.

El trabajo, publicado en la revista británica 'Journal of The Royal Society', retrasa en casi dos millones de años el momento en el que se inició esta forma de andar, que se atribuía al género 'Homo'.

El bipedismo fue, según muchos especialistas, el primer gran salto evolutivo que experimentó el largo camino de la evolución humana y por ello esas huellas, patrimonio de la Unesco, se conservan desde que fueran descubiertas en 1976 por la paleoantropóloga británica Mary Leakey.

En la Universidad de Liverpool, han logrado recrear 11 de las pisadas mejor conservadas, que dejaron tres individuos de 'Australopithecus', de la misma especie que la famosa 'Lucy' etíope, hace 3,7 millones de años. Gracias a un programa informático desarrollado por el equipo, los científicos compararon las huellas con las de bonobos, orangutanes y hombres modernos.

Aseguran que fue una auténtica sorpresa comprobar que congéneres de Lucy andaban tan verticales, en lugar de algo encorvados como otros simios, y que apoyaban su dedo gordo del pie, exactamente como nosotros.

Rosa M. Tristán | ELMUNDO.es

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP