martes, 30 de noviembre de 2010

Un codirector de Atapuerca afirma que lo mejor del yacimiento está por llegar

José María Bermúdez
Lo mejor de los yacimientos de Atapuerca está por llegar, ha afirmado hoy el científico José María Bermúdez, uno de los tres codirectores del proyecto, al tiempo que ha resaltado que en ellos hay millones de restos fósiles que aún no han salido a la luz.

Bermúdez de Castro, con motivo de cumplirse hoy en décimo aniversario de la declaración de los yacimientos de Atapuerca como Patrimonio de la Humanidad, ha afirmado, en declaraciones a Efe, que hay yacimientos que aún no han sido descubiertos y otros que están todavía sin investigar porque es materialmente imposible dada la magnitud de este proyecto científico.

A esto se añade que en algunos de los yacimientos en los que se trabaja se han hecho meras prospecciones y sondeos y algunos niveles son muy ricos en restos fósiles.

Todo ello hace pensar a este científico, que dirige las investigaciones de Atapuerca junto a Eudald Carbonell y Juan Luis Arsuaga, que "lo mejor aún está por llegar" porque este complejo arqueológico alberga "millones de restos fósiles" que todavía no han salido a la luz.

José María Bermúdez, que a su vez es el director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, con sede en Burgos, ha señalado que la declaración de Atapuerca como Patrimonio de la Humanidad supuso un paso muy importante para la concienciación general sobre la importancia y conservación de estos yacimientos, en los que han sido halladas las especies del Homo heildebergensis, con cerca de 400.000 años de antigüedad y el Homo antecessor, con cerca de un millón de años.

Esta declaración, a su juicio, supuso un "esfuerzo conjunto y común" que ha servido para que dar la importancia que se merece a estos yacimientos y para consolidar la Fundación Atapuerca.

Bermúdez de Castro ha señalado que en estos diez años se han dado pasos muy importantes y rápidos que han supuesto la creación de importantes infraestructuras como el Museo de la Evolución Humana.

En este sentido se ha referido que hay infraestructuras pendientes que, como consecuencia de la crisis, sufren algún retraso, algo que, según ha señalado, constituye un contratiempo que "espero que sea pasajero".

En su opinión la declaración como Patrimonio de la Humanidad también ha servido para reforzar las investigaciones, que ya tenían una línea ascendente muy importante desde la aparición en 1994 del Homo antecessor.

"Esta declaración supuso que viéramos el apoyo de todo el mundo, especialmente de las administraciones", según ha señalado.

En esta línea ha afirmado que "los grandes descubrimientos están por llegar y nosotros lo que hacemos es abrir un poco el melón".

EFE

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El primer contacto genético entre europeos y americanos se produjo cinco siglos antes de Colón

Islandia
Los genes dan razón a quienes sostenían que los vikingos se adelantaron a Colón en el continente americano, que esos habitantes del norte europeo ha habían viajado por allí. Los restos arqueológicos y las tradiciones literarias lo indicaban pero ahora es el ADN el que desvela un contacto precolombino, aproximadamente cinco siglos antes de la llegada del descubridor oficial de América.

La clave de la investigación genética está en cuatro familias de Islandia, integradas actualmente por unas 80 personas, en las que se ha identificado, mediante análisis de ADN, un linaje amerindio. Se sabía que los genes de los actuales islandeses procedían de los países escandinavos, de Escocia y de Irlanda, "pero se desconocía que el origen fuese más lejano", explica el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), al que pertenece uno de los grupos investigadores. El descubrimiento se presenta en la revista Journal of Physical Anthropology.

"El poblado vikingo descubierto en L'Anse aux Meadows, en Terranova (Canadá) y texto medievales islandeses, como la Saga de los groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo, escritas en el siglo XIII, apuntan a que estos incansables exploradores comenzaron a llegar a la costa norteamericana a partir del siglo X", explica un comunicado del CSIC.

Los científicos dicen que fue una mujer la que llevó los genes amerindios a Islandia porque el linaje encontrado en las cuatro familias islandesas, denominado C1e, es de la mitocondria, un orgánulo de la célula, externo al núcleo e implicado en los procesos de producción de energía, que se hereda exclusivamente por vía materna.

"Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X, la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000", explica Cales Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-Universidad Pompeu Fabra). "Curiosamente", añade, "este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer sería un personaje anónimo". La investigación se ha realizado en colaboración con la Universidad de Islandia y la empresa farmacéutica Decode Genetics, ambas de Reikiavik.

Hace cuatro años se descubrió en cuatro islandeses el linaje mitocondrial C, típico de los indígenas americanos y del Este de Asia, y ausente en Europa. "Se pensó en un primero momento que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia, pero cuando se estudiaron las genealogías familiares, se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y que procedían de la misma región del sur de Islandia", añade Lalueza-Fox. Este hallazgo fue el punto de partida de la investigación que ha llevado a la mujer que viajó con los vikingos hace mil años.

ELPAIS.com

martes, 16 de noviembre de 2010

La lenta maduración de los humanos puede haber sido una ventaja sobre Neandertal

Neandertal
La comparación de los dientes en fósiles de hombres primitivos y de Neandertal muestran que los humanos demoran mucho más que sus ancestros para alcanzar la madurez, y eso puede haber sido una ventaja en la evolución, según un artículo que se publica hoy en EE.UU.

En el trabajo, que aparece en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), Tanya Smith, profesora de biología humana en la evolución en la Universidad de Harvard, indica que "los humanos tienen una inusitada historia de vida, con una edad temprana de destete, una larga infancia, una edad tardía para la primera reproducción y breves intervalos de nacimientos".

Las dentaduras son "registros del tiempo notables, que guardan señales de cada día de crecimiento casi como los anillos en el tronco de los árboles revelan el crecimiento anual", añadió.

"Lo más impresionante", continuó Smith, "es que nuestros primeros molares contienen un pequeño 'certificado de nacimiento' y cuando se encuentra esta línea de nacimiento, los científicos pueden calcular, con exactitud, la edad que tenía un ejemplar joven cuando murió".

Comparados aun con los primeros humanos, otros primates tienen un período de gestación más corto, una infancia más breve y una maduración más temprana, una edad más baja en la primera reproducción, y en términos generales un período de vida más corto.

El artículo señala que en algún momento no determinado entre los seis a siete millones de años desde que empezó la diferenciación entre los primeros humanos y los primates no humanos, cambió el curso de la vida y comenzó a demorarse la maduración.

Smith y sus colegas determinaron que el crecimiento de los dientes de los neandertales jóvenes era significativamente más rápido que en nuestra especie, incluidos algunos de los humanos modernos más tempranos que salieron de África hace de 90.000 a 100.000 años.

Esto indica que la prolongación de la infancia ha sido un desarrollo relativamente reciente.

Estos estudios se agregan al creciente número de indicios de las sutiles diferencias del desarrollo entre los humanos y sus ancestros de Neandertal, miembros extintos del género Homo de los cuales se han encontrado especímenes del período del Pleistoceno en Europa y en el oeste y centro de Asia.

Los paleontólogos han encontrado los primeros fósiles con rasgos Neardental primitivos en Europa que datan de 600.000 a 350.000 años atrás.

El estudio publicado hoy involucra algunos de los niños Neandertal más famosos, incluidos el primer fósil "hominin" descubierto en Bélgica hace 180 años, y que, según las técnicas más avanzadas de análisis, murió a los tres años.

"Los nuevos métodos ofrecen una oportunidad única para evaluar los orígenes de una condición fundamentalmente humana: el cambio costoso pero ventajoso de una estrategia primitiva de 'vivir rápido y morir joven' a una de 'vivir lento y llegar a viejo'", señaló Smith, quien agregó que ésta última "ayudó a que los humanos sean uno de los organismos más exitosos del planeta".

"La maduración extendida de los humanos puede haber facilitado el aprendizaje adicional y una cognición completa, lo cual posiblemente dio a los primeros Homo sapiens una ventaja sobre sus primos de Neandertal", dijo.

EFE

martes, 9 de noviembre de 2010

Humanos y neandertales nacían con igual cerebro

Humanos y neandertales nacían con igual cerebro
El cerebro de los recién nacidos humanos y neandertales tenían aproximadamente el mismo tamaño y eran bastante similares pero era durante el primer año de vida cuando se desarrollaban las diferencias entre ambas especies, según un estudio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) que se publica en la revista 'Current Biology'.

Los descubrimientos están basados en comparaciones de impresiones virtuales de estructuras del cerebro en desarrollo denominadas endomoldes derivadas de cráneos de humanos modernos y fosilizados, incluyendo los de recién nacidos neandertales.

Los científicos, dirigidos por Philipp Gunz, explican que las diferencias observadas en el desarrollo del cerebro podrían reflejar cambios en el circuito cerebral subyacente. Lo más importante para la capacidad cognitiva es la organización interna del cerebro.

Según señala Gunz, "en los humanos modernos las conexiones entre las diversas regiones cerebrales que se establecen en los primeros años de vida son importantes para las funciones sociales, emocionales y comunicativas superiores. Por ello es improbable que los neandertales vieran el mundo como lo hacemos nosotros".

El investigador añade que la existencia de diferencias cognitivas entre humanos modernos y neandertales es objeto de continuas disputas en la antropología y arqueología. Debido a que el rango de tamaños cerebrales en neandertales se solapa con el de los humanos, muchos investigadores han asumido que las capacidades cognitivas de las dos especies eran similares y los nuevos descubrimientos desafían esta idea.

En realidad, la forma alargada del cráneo no ha cambiado mucho en el curso de los dos millones de años de la evolución humana, a pesar de un gran incremento en el volumen del endocraneo. Son los cráneos globulares de los humanos modernos los que distinguen la especie de otros ancestros fósiles. Los nuevos resultados muestran que, en el momento del nacimiento, tanto Neandertales como humanos modernos tenían cráneos alongados pero sólo los endomoldes humanos modernos cambian a una forma más globular en el primer año de vida.

"La forma del cráneo globular distintiva de los humanos adultos es por ello en gran medida el resultado de un desarrollo cerebral temprano que está ausente en los neandertales", explica Gunz.

Los investigadores habían descubierto antes que los patrones de desarrollo de los cerebros de chimpancé y humanos son muy parecidos después del primer año de vida pero que difieren en gran medida inmediatamente después del nacimiento.

Los nuevos descubrimientos por ello muestran que la 'fase de globuralización' del desarrollo del cerebro distingue a los humanos modernos no sólo de los chimpancés, sino también de los neandertales.

Esta nueva visión del desarrollo del cerebro humano podría arrojar luz sobre los resultados de una reciente comparación de los genomas de humanos modernos y neandertales.

Los investigadores indican que el patrón moderno único del desarrollo cerebral temprano es particularmente interesante a la luz de los recientes descubrimientos en el proyecto del genoma neandertal, que identifica genes relevantes a la cognición que están derivados en los humanos actuales.

Los autores especulan que un cambio del patrón ancestral del desarrollo cerebral que se produjo en los inicios del 'Homo sapiens' subyace a la reorganización cerebral y que las diferencias cognitivas asociadas convierten este patrón de crecimiento en una diana de la selección positiva en los humanos modernos.

EUROPA PRESS

sábado, 6 de noviembre de 2010

Los humanos llevan ocho millones de años de evolución

Toumai
La separación entre los humanos y los chimpancés, sus parientes más cercanos, durante la evolución pudo ocurrir mucho antes de lo que sostiene la hipótesis más aceptada por los paleontólogos. Habría sido hace ocho millones de años en vez de hace entre cinco y seis millones de años, según un nuevo modelo estadístico realizado en el Museo Field de Chicago.

En colaboración con matemáticos, antropólogos y biólogos moleculares, el especialista Robert Martin intenta desde hace tiempo integrar la información sobre la evolución derivada del material genético de diversas especies con el registro fósil para conseguir un panorama más completo.

Al comparar el ADN de animales relacionados entre sí se puede llegar a comprender la evolución en el tiempo de los genes comunes, que dan lugar a nuevas y diferentes especies, señala Martin. Sin embargo, esta información molecular no proporciona un calendario que muestre cuándo se produjo la divergencia genética.

Las pruebas fósiles son la única fuente directa de información sobre las especies extinguidas hace mucho tiempo y su evolución, pero existen grandes vacíos en el registro fósil que dificultan la interpretación de esta información. Desde hace una generación, los paleontólogos han estimado que los orígenes humanos están entre hace cinco y seis millones de años, pero la base fósil de esta estimación es muy poco sólida. Si se tienen en cuenta todas las especies de primates actuales, todos los primates fósiles y las pruebas de ADN, los modelos informáticos sugieren una fecha más lejana. El nuevo análisis publicado en la revista Systematic Biology rellena los vacíos estadísticamente, como se hace en otras áreas científicas y económicas. Esta estimación está en consonancia con algunos estudios genéticos de esta década que, sin embargo, sugieren un largo periodo de hibridación entre ancestros humanos y ancestros de chimpancés.

Un ejemplo de datos a interpretar son los que proporciona un cráneo fósil descubierto hace unos años en Chad. Bautizado como Toumaï y como el nombre científico de Sahelanthropus tchadensis, este fósil provocó un gran interés porque tiene muchas características humanas. Sin embargo, como su antigüedad es de unos siete millones de años, su clasificación sigue sin establecerse. Con la nueva estimación, entraría en el periodo posterior a la divergencia entre humanos y chimpancés.

El equipo de Martin ya realizó un trabajo anterior, publicado en Nature en 2002, que sugería que el antepasado común más antiguo de todos los primates actuales vivió hace 85 millones de años, es decir antes de la extinción de los dinosaurios.

ELPAIS.com

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Los primeros humanos eran más competitivos y promiscuos que los actuales

Un estudio de las universidades de Liverpool, Southampton y Calgary en Reino Unido con fósiles de dedos muestra el nivel de promiscuidad de los ancestros humanos y de los neandertales. Los resultados del trabajo se publican en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'.

Los científicos utilizaron tasas de dedos de restos de fósiles de esqueletos de simios primitivos y homínidos extinguidos como indicadores de los niveles de exposición de las especies a los andrógenos prenatales, un grupo de hormonas que es importante en el desarrollo de las características masculinas como la agresividad y la promiscuidad.

Se cree que los andrógenos, como la testosterona, afectan a la longitud de los dedos durante el desarrollo en el útero. Los niveles elevados de las hormonas aumentan la longitud del dedo cuarto en comparación con el segundo dedo, dando lugar a un bajo índice de la tasa con el dedo anular.

Los investigadores analizaron las tasas óseas de dedos fósiles de neandertales y simios primitivos, así como de los homínidos 'Ardipithecus ramidus' y 'Australopithecus afarensis' para descubrir su conducta social.

Los autores descubrieron que las tasas de los dedos fósiles de neandertales y los miembros iniciales de las especies humanas, eran menores de las de la mayoría de humanos actuales, lo que sugiere que estaban expuestos a altos niveles de andrógenos prenatales. Esto indica que los primeros humanos eran probablemente más competitivos y promiscuos que los actuales.

Los resultados también sugieren que los primeros homínidos, 'Australopithecus' que datan de hace entre tres y cuatro millones de años, eran probablemente monógamos mientras que los primeros 'Ardipithecus' eran muy promiscuos y más similares a los grandes simios actuales. La investigación sugiere que se necesitan más fósiles para comprender por completo la conducta social de ambos grupos.

Según explica Emma Nelson, de la Universidad de Liverpool, se cree que los andrógenos prenatales afectan a los genes responsables del desarrollo de los dedos de manos y pies y al sistema reproductivo.

"Hemos mostrado recientemente que las especies de primates promiscuos tienen un bajo índice en las tasas con respecto al dedo anular, mientras que las especies monógamas tienen tasas más altas. Utilizamos esta información para estimar la conducta social de simios y homínidos extintos", añade Nelson.

La investigadora señala que aunque el registro fósil es limitado en este periodo y se necesitan más fósiles para confirmar estos descubrimientos, este método podría ser una interesante vía para conocer cómo ha evolucionado nuestra conducta social.

"Las conductas sociales son muy difíciles de identificar en el registro fósil. El desarrollo de nuevos métodos, como las tasas de dedos, puede añadir información al debate actual sobre los sistemas sociales de los primeros ancestros humanos", concluye Susanne Shultz, de la Universidad de Oxford.

EUROPA PRESS

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP