martes, 7 de septiembre de 2010

Calculada la antigüedad de la Eva mitocondrial

Calculada la antigüedad de la Eva mitocondrialEspecialistas en estadística han calculado que la madre de todos los seres humanos, la llamada «Eva mitocondrial» (mtEve) habría vivido en la Tierra hace alrededor de 200.000 años. El equipo de científicos, procedentes de Polonia y Estados Unidos, basan esta estimación en el examen estadístico más exhaustivo que se haya realizado hasta ahora abarcando modelos genéticos y suposiciones acerca de la proliferación y las migraciones de los humanos. En Theoretical Population Biology se ha publicado un artículo acerca de este trabajo.

El estudio estuvo a cargo del Dr. Krzysztof Cyran, de la Universidad Tecnológica de Silesia, en Gliwice (Polonia), y del Dr. Marek Kimmel, de la Universidad Rice (Estados Unidos). Estos estadísticos compararon diez modelos genéticos humanos para ubicar en el tiempo la existencia de mtEve basándose en un conjunto de suposiciones sobre la migración y propagación de los seres humanos por el planeta.

En el artículo definen mtEve como la «raíz de los polimorfismos mitocondriales de los humanos modernos, de acuerdo con el ADN (ácido desoxirribonucleico) de humano y fósiles de neandertales».

Las mitocondrias son orgánulos diminutos del citoplasma de las células que producen energía. Todos los linajes mitocondriales son maternos, ya que el genoma mitocondrial de cada ser humano es heredado de la madre.

Este genoma se emplea en estudios científicos para analizar la relación que existe entre un humano y otro. Al tener 37 genes que rara vez cambian, las mitocondrias son una alternativa mucho más sencilla que el tener que comparar los cerca de 20.000 genes que contiene el genoma humano.

Así pues, el cálculo de la edad correcta del antepasado materno original del ser humano sirve a la comunidad científica para conocer mejor su pasado por medio de procesos genéticos determinantes en la incidencia de enfermedades, procesos como las mutaciones y la selección.

«Por eso nos interesan los patrones de la variabilidad genética en general», explicó el Dr. Kimmel. «Revisten una gran importancia para la medicina.»

Un análisis de los perfiles genéticos de donantes de sangre aleatorios permite averiguar su grado de parentesco. La clave para calcular la edad de mtEve radica en convertir las mediciones del parentesco de dichos donantes en unidades de tiempo.

Según el Dr. Cyran, hay que interpretar las diferencias entre las secuencias genéticas para determinar cómo evolucionaron a lo largo de la historia. «Y esa evolución depende del modelo de evolución empleado», explicó. «Así, por ejemplo, ¿con qué frecuencia se producen mutaciones genéticas? Y esa frecuencia de cambios, ¿es uniforme en el tiempo? ¿Y qué hay del proceso de pérdida aleatoria de variantes genéticas, la denominada deriva genética?»

Las respuestas a estas cuestiones clave adoptan la forma de coeficientes (constantes numéricas) en cada uno de los diez modelos cubiertos por el Dr. Cyran y el Dr. Kimmel y se suman a la ecuación para determinar la edad de mtEve.

«Observamos que todos los modelos que explicaban el tamaño poblacional aleatorio (como los procesos de ramificación divergentes) deparaban estimaciones similares», indicó el Dr. Kimmel. «Lo cual es tranquilizador, porque indica que afinar las suposiciones del modelo, pasado cierto punto, no es tan importante en el conjunto.»

El Dr. Kimmel añadió que sus hallazgos y los del Dr. Cyran ponen de relieve la importancia de plantearse la naturaleza aleatoria de procesos poblacionales tales como el crecimiento y la extinción. «Los modelos clásicos deterministas, entre ellos algunos aplicados anteriormente para calcular la antigüedad de mtEve, no explican a la perfección estos procesos aleatorios.»

CORDIS

Sé el primero en comentar

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP