martes, 28 de diciembre de 2010

Los neandertales cocinaban verduras

Los neandertales cocinaban verduras
Los hombres de Neandertal cocinaban y comían con regularidad verduras, según revela un estudio del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian publicado por la revista PNAS, de la Academia de Ciencias de EE.UU.

El descubrimiento de que los neandertales consumían vegetales al igual que el ser humano moderno, echa por tierra la hipótesis de que sólo eran carnívoros, una suposición que hasta ahora era vista como la posible causa de su desaparición hace 30 mil años.

Los hombres de Neandertal llegaron a coexistir con el ser humano anatómicamente moderno, el Homo Sapiens, antes de extinguirse por causas que aún se desconocen y que son objeto de controversia.

Algunos investigadores creían que el Homo Sapiens pudo sobrevivir gracias a que se adaptó mejor a otras fuentes de alimentos e incorporaba más calorías al organismo, puesto que además de peces y otros alimentos marinos también consumía verduras.

Pero científicos estadounidenses, dirigidos por Dolores R. Piperno, del departamento de Antropología del Smithsonian, examinaron los dientes fosilizados de algunos restos de neandertales encontrados en cuevas de Irak y Bélgica, y hallaron en ellos restos de granos de almidón de varias plantas, legumbres, raíces y tubérculos que habrían sido cocidos antes de ser ingeridos.

El hallazgo hace pensar que estos antecesores del ser humano manejaban el fuego al igual que lo hacían los primeros hombres, lo que a juicio de los investigadores muestra “que el hombre de Neandertal era sofisticado en su manera de recoger y preparar su comida ya sea para cazar animales de gran tamaño, como para recolectar y preparar sus alimentos a base de vegetales".

De acuerdo con los antropólogos, la adaptación más importante en cuanto a la adquisición y preparación de los alimentos entre los homínidos, es decir la cocción de la comida a base de vegetales que abrió la vía a la agricultura, ya estaba en marcha desde fines del Paleolítico medio, hace alrededor de 50.000 años.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Secuencian el genoma de una nueva especie de homínido

Los dientes del nuevo homínido hallado en Siberia. Nature
Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) y del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) han secuenciado el genoma nuclear de un homínido ancestral de Siberia oriental utilizando ADN extraído de un hueso del dedo.

Los resultados, que se publican en la revista 'Nature', proporcionan evidencias de que no se produjo flujo genético entre estos homininos y los euroasiáticos, aunque el grupo contribuyó con entre el 4 y el 6 por ciento de su material genético a los genomas de los melanesios actuales.

La secuencia mitocondrial del hueso, descubierto en la Cueva Denisova, había sido previamente publicada. El ADN mitocondrial se hereda por vía materna como una unidad única sin recombinación y por ello es objeto de episodios de casualidad como la deriva genética, así como el flujo genético y la selección positiva.

Los científicos, dirigidos por David Reich y Svante Päävo, secuenciaron el genoma nuclear, que constituye decenas de miles de localizaciones en evolución, la mayoría neutrales. Esto permite el análisis de relaciones genéticas que son fuertes ante la aleatoriedad de la deriva genética y que están mucho menos afectadas por la selección positiva.

El grupo al que pertenece este individuo comparte un origen común con los neandertales. Un diente que también se descubrió en la cueva Denisova tiene un genoma mitocondrial similar al del hueso del dedo y una morfología muy diferente de la de neandertales y humanos modernos, lo que indica que los homininos de Denisova son un grupo distinto evolutivamente.

EUROPA PRESS

martes, 21 de diciembre de 2010

Los neandertales intercambiaban hembras para evitar la endogamia

El paleontólogo Antonio Rosas, durante los trabajos en la cueva de El Sidrón
Por primera vez y gracias a un estudio genético, un grupo de investigadores españoles ha logrado demostrar que, entre los neandertales, las hembras se intercambiaban entre un grupo y otro, una práctica que evitaba la endogamia, mientras que los machos tendían a permanecer en su núcleo familiar original y muy raramente abandonaban su territorio natal. El hallazgo, que se publica en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences», se ha realizado gracias al análisis de los restos de doce neandertales de la cueva asturiana de El Sidrón, descubiertos en 1994.

La diversidad genética de los neandertales, pues, dependía de las mujeres, que eran «intercambiadas» por los varios grupos en una práctica, la patrilocalidad, ampliamente observada en tribus actuales de cazadores recolectores y tambén en distintos grupos de primates.

Según ha explicado a ABC el paleontólogo del CSIC Antonio Rosas, uno de los firmantes del artículo, «a medida que avanzan las campañas de investigación, vamos consiguiendo más y más fósiles en la cueva de El Sidrón. En la actualidad tenemos doce individuos muy bien caracterizados, una variedad más que suficiente para intentar su caracterización genética como grupo».

Los investigadores, afirma Rosas, ya sospechaban que los diferentes individuos de este grupo podían estar «genéticamente próximos». «Al hilo de esa sospecha -continúa Rosas- pensamos en tomar muestras y caracterizarlas a través del ADN mitocondrial (que no se encuentra en el núcleo celular, sino en las mitocondrias, y se transmite sólo por línea materna), lo que nos daría una muy buena visión genética general de estos individuos».

Casi una familia

Los resultados confirmaron lo que se sospechaba: los doce neandertales de la cueva de El Sidrón formaban parte de una unidad «genéticamente próxima», casi casi una familia. «No queremos utilizar el término familia -explica Rosas- porque además de la componente genética, una familia se construye sobre lazos afectivos cuya existencia no podemos demostrar en este grupo de neandertales».

Para Carles Lalueza, sin embargo, primer firmante del artículo, «es evidente que debe haber hermanos, padres, madres e hijos, en la muestra estudiada». Según el artículo, el ejemplar juvenil 2 desciende de la hembra adulta 5, mientras que el juvenil 1 y el infantil serían vástagos de la hembra adulta 4. Si esta hipótesis es correcta, revelaría que los neandertales tenían una media de un hijo cada tres años. Esta cifra también se asemeja a la observada en las sociedades modernas de cazadores-recolectores.

Pero lo que llamó más poderosamente la atención de los investigadores fue el hecho de que, según explica Rosas, «todos los varones eran de un mismo linaje genético, mientras que las mujeres pertenecían a linajes diferentes». En efecto, las tres hembras estudiadas pertenecían, cada una, a un linaje distinto. «Un patrón - opina Rosas- que encaja perfectmente en una distribución de patrilocalidad. Los machos se quedan en el territorio, siempre, y son las hembras las que cambian de grupo y, a la vez, de unidad reproductiva».

J. M. Nieves | ABC.es

martes, 30 de noviembre de 2010

Un codirector de Atapuerca afirma que lo mejor del yacimiento está por llegar

José María Bermúdez
Lo mejor de los yacimientos de Atapuerca está por llegar, ha afirmado hoy el científico José María Bermúdez, uno de los tres codirectores del proyecto, al tiempo que ha resaltado que en ellos hay millones de restos fósiles que aún no han salido a la luz.

Bermúdez de Castro, con motivo de cumplirse hoy en décimo aniversario de la declaración de los yacimientos de Atapuerca como Patrimonio de la Humanidad, ha afirmado, en declaraciones a Efe, que hay yacimientos que aún no han sido descubiertos y otros que están todavía sin investigar porque es materialmente imposible dada la magnitud de este proyecto científico.

A esto se añade que en algunos de los yacimientos en los que se trabaja se han hecho meras prospecciones y sondeos y algunos niveles son muy ricos en restos fósiles.

Todo ello hace pensar a este científico, que dirige las investigaciones de Atapuerca junto a Eudald Carbonell y Juan Luis Arsuaga, que "lo mejor aún está por llegar" porque este complejo arqueológico alberga "millones de restos fósiles" que todavía no han salido a la luz.

José María Bermúdez, que a su vez es el director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, con sede en Burgos, ha señalado que la declaración de Atapuerca como Patrimonio de la Humanidad supuso un paso muy importante para la concienciación general sobre la importancia y conservación de estos yacimientos, en los que han sido halladas las especies del Homo heildebergensis, con cerca de 400.000 años de antigüedad y el Homo antecessor, con cerca de un millón de años.

Esta declaración, a su juicio, supuso un "esfuerzo conjunto y común" que ha servido para que dar la importancia que se merece a estos yacimientos y para consolidar la Fundación Atapuerca.

Bermúdez de Castro ha señalado que en estos diez años se han dado pasos muy importantes y rápidos que han supuesto la creación de importantes infraestructuras como el Museo de la Evolución Humana.

En este sentido se ha referido que hay infraestructuras pendientes que, como consecuencia de la crisis, sufren algún retraso, algo que, según ha señalado, constituye un contratiempo que "espero que sea pasajero".

En su opinión la declaración como Patrimonio de la Humanidad también ha servido para reforzar las investigaciones, que ya tenían una línea ascendente muy importante desde la aparición en 1994 del Homo antecessor.

"Esta declaración supuso que viéramos el apoyo de todo el mundo, especialmente de las administraciones", según ha señalado.

En esta línea ha afirmado que "los grandes descubrimientos están por llegar y nosotros lo que hacemos es abrir un poco el melón".

EFE

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El primer contacto genético entre europeos y americanos se produjo cinco siglos antes de Colón

Islandia
Los genes dan razón a quienes sostenían que los vikingos se adelantaron a Colón en el continente americano, que esos habitantes del norte europeo ha habían viajado por allí. Los restos arqueológicos y las tradiciones literarias lo indicaban pero ahora es el ADN el que desvela un contacto precolombino, aproximadamente cinco siglos antes de la llegada del descubridor oficial de América.

La clave de la investigación genética está en cuatro familias de Islandia, integradas actualmente por unas 80 personas, en las que se ha identificado, mediante análisis de ADN, un linaje amerindio. Se sabía que los genes de los actuales islandeses procedían de los países escandinavos, de Escocia y de Irlanda, "pero se desconocía que el origen fuese más lejano", explica el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), al que pertenece uno de los grupos investigadores. El descubrimiento se presenta en la revista Journal of Physical Anthropology.

"El poblado vikingo descubierto en L'Anse aux Meadows, en Terranova (Canadá) y texto medievales islandeses, como la Saga de los groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo, escritas en el siglo XIII, apuntan a que estos incansables exploradores comenzaron a llegar a la costa norteamericana a partir del siglo X", explica un comunicado del CSIC.

Los científicos dicen que fue una mujer la que llevó los genes amerindios a Islandia porque el linaje encontrado en las cuatro familias islandesas, denominado C1e, es de la mitocondria, un orgánulo de la célula, externo al núcleo e implicado en los procesos de producción de energía, que se hereda exclusivamente por vía materna.

"Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X, la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000", explica Cales Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-Universidad Pompeu Fabra). "Curiosamente", añade, "este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer sería un personaje anónimo". La investigación se ha realizado en colaboración con la Universidad de Islandia y la empresa farmacéutica Decode Genetics, ambas de Reikiavik.

Hace cuatro años se descubrió en cuatro islandeses el linaje mitocondrial C, típico de los indígenas americanos y del Este de Asia, y ausente en Europa. "Se pensó en un primero momento que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia, pero cuando se estudiaron las genealogías familiares, se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y que procedían de la misma región del sur de Islandia", añade Lalueza-Fox. Este hallazgo fue el punto de partida de la investigación que ha llevado a la mujer que viajó con los vikingos hace mil años.

ELPAIS.com

martes, 16 de noviembre de 2010

La lenta maduración de los humanos puede haber sido una ventaja sobre Neandertal

Neandertal
La comparación de los dientes en fósiles de hombres primitivos y de Neandertal muestran que los humanos demoran mucho más que sus ancestros para alcanzar la madurez, y eso puede haber sido una ventaja en la evolución, según un artículo que se publica hoy en EE.UU.

En el trabajo, que aparece en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), Tanya Smith, profesora de biología humana en la evolución en la Universidad de Harvard, indica que "los humanos tienen una inusitada historia de vida, con una edad temprana de destete, una larga infancia, una edad tardía para la primera reproducción y breves intervalos de nacimientos".

Las dentaduras son "registros del tiempo notables, que guardan señales de cada día de crecimiento casi como los anillos en el tronco de los árboles revelan el crecimiento anual", añadió.

"Lo más impresionante", continuó Smith, "es que nuestros primeros molares contienen un pequeño 'certificado de nacimiento' y cuando se encuentra esta línea de nacimiento, los científicos pueden calcular, con exactitud, la edad que tenía un ejemplar joven cuando murió".

Comparados aun con los primeros humanos, otros primates tienen un período de gestación más corto, una infancia más breve y una maduración más temprana, una edad más baja en la primera reproducción, y en términos generales un período de vida más corto.

El artículo señala que en algún momento no determinado entre los seis a siete millones de años desde que empezó la diferenciación entre los primeros humanos y los primates no humanos, cambió el curso de la vida y comenzó a demorarse la maduración.

Smith y sus colegas determinaron que el crecimiento de los dientes de los neandertales jóvenes era significativamente más rápido que en nuestra especie, incluidos algunos de los humanos modernos más tempranos que salieron de África hace de 90.000 a 100.000 años.

Esto indica que la prolongación de la infancia ha sido un desarrollo relativamente reciente.

Estos estudios se agregan al creciente número de indicios de las sutiles diferencias del desarrollo entre los humanos y sus ancestros de Neandertal, miembros extintos del género Homo de los cuales se han encontrado especímenes del período del Pleistoceno en Europa y en el oeste y centro de Asia.

Los paleontólogos han encontrado los primeros fósiles con rasgos Neardental primitivos en Europa que datan de 600.000 a 350.000 años atrás.

El estudio publicado hoy involucra algunos de los niños Neandertal más famosos, incluidos el primer fósil "hominin" descubierto en Bélgica hace 180 años, y que, según las técnicas más avanzadas de análisis, murió a los tres años.

"Los nuevos métodos ofrecen una oportunidad única para evaluar los orígenes de una condición fundamentalmente humana: el cambio costoso pero ventajoso de una estrategia primitiva de 'vivir rápido y morir joven' a una de 'vivir lento y llegar a viejo'", señaló Smith, quien agregó que ésta última "ayudó a que los humanos sean uno de los organismos más exitosos del planeta".

"La maduración extendida de los humanos puede haber facilitado el aprendizaje adicional y una cognición completa, lo cual posiblemente dio a los primeros Homo sapiens una ventaja sobre sus primos de Neandertal", dijo.

EFE

martes, 9 de noviembre de 2010

Humanos y neandertales nacían con igual cerebro

Humanos y neandertales nacían con igual cerebro
El cerebro de los recién nacidos humanos y neandertales tenían aproximadamente el mismo tamaño y eran bastante similares pero era durante el primer año de vida cuando se desarrollaban las diferencias entre ambas especies, según un estudio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) que se publica en la revista 'Current Biology'.

Los descubrimientos están basados en comparaciones de impresiones virtuales de estructuras del cerebro en desarrollo denominadas endomoldes derivadas de cráneos de humanos modernos y fosilizados, incluyendo los de recién nacidos neandertales.

Los científicos, dirigidos por Philipp Gunz, explican que las diferencias observadas en el desarrollo del cerebro podrían reflejar cambios en el circuito cerebral subyacente. Lo más importante para la capacidad cognitiva es la organización interna del cerebro.

Según señala Gunz, "en los humanos modernos las conexiones entre las diversas regiones cerebrales que se establecen en los primeros años de vida son importantes para las funciones sociales, emocionales y comunicativas superiores. Por ello es improbable que los neandertales vieran el mundo como lo hacemos nosotros".

El investigador añade que la existencia de diferencias cognitivas entre humanos modernos y neandertales es objeto de continuas disputas en la antropología y arqueología. Debido a que el rango de tamaños cerebrales en neandertales se solapa con el de los humanos, muchos investigadores han asumido que las capacidades cognitivas de las dos especies eran similares y los nuevos descubrimientos desafían esta idea.

En realidad, la forma alargada del cráneo no ha cambiado mucho en el curso de los dos millones de años de la evolución humana, a pesar de un gran incremento en el volumen del endocraneo. Son los cráneos globulares de los humanos modernos los que distinguen la especie de otros ancestros fósiles. Los nuevos resultados muestran que, en el momento del nacimiento, tanto Neandertales como humanos modernos tenían cráneos alongados pero sólo los endomoldes humanos modernos cambian a una forma más globular en el primer año de vida.

"La forma del cráneo globular distintiva de los humanos adultos es por ello en gran medida el resultado de un desarrollo cerebral temprano que está ausente en los neandertales", explica Gunz.

Los investigadores habían descubierto antes que los patrones de desarrollo de los cerebros de chimpancé y humanos son muy parecidos después del primer año de vida pero que difieren en gran medida inmediatamente después del nacimiento.

Los nuevos descubrimientos por ello muestran que la 'fase de globuralización' del desarrollo del cerebro distingue a los humanos modernos no sólo de los chimpancés, sino también de los neandertales.

Esta nueva visión del desarrollo del cerebro humano podría arrojar luz sobre los resultados de una reciente comparación de los genomas de humanos modernos y neandertales.

Los investigadores indican que el patrón moderno único del desarrollo cerebral temprano es particularmente interesante a la luz de los recientes descubrimientos en el proyecto del genoma neandertal, que identifica genes relevantes a la cognición que están derivados en los humanos actuales.

Los autores especulan que un cambio del patrón ancestral del desarrollo cerebral que se produjo en los inicios del 'Homo sapiens' subyace a la reorganización cerebral y que las diferencias cognitivas asociadas convierten este patrón de crecimiento en una diana de la selección positiva en los humanos modernos.

EUROPA PRESS

sábado, 6 de noviembre de 2010

Los humanos llevan ocho millones de años de evolución

Toumai
La separación entre los humanos y los chimpancés, sus parientes más cercanos, durante la evolución pudo ocurrir mucho antes de lo que sostiene la hipótesis más aceptada por los paleontólogos. Habría sido hace ocho millones de años en vez de hace entre cinco y seis millones de años, según un nuevo modelo estadístico realizado en el Museo Field de Chicago.

En colaboración con matemáticos, antropólogos y biólogos moleculares, el especialista Robert Martin intenta desde hace tiempo integrar la información sobre la evolución derivada del material genético de diversas especies con el registro fósil para conseguir un panorama más completo.

Al comparar el ADN de animales relacionados entre sí se puede llegar a comprender la evolución en el tiempo de los genes comunes, que dan lugar a nuevas y diferentes especies, señala Martin. Sin embargo, esta información molecular no proporciona un calendario que muestre cuándo se produjo la divergencia genética.

Las pruebas fósiles son la única fuente directa de información sobre las especies extinguidas hace mucho tiempo y su evolución, pero existen grandes vacíos en el registro fósil que dificultan la interpretación de esta información. Desde hace una generación, los paleontólogos han estimado que los orígenes humanos están entre hace cinco y seis millones de años, pero la base fósil de esta estimación es muy poco sólida. Si se tienen en cuenta todas las especies de primates actuales, todos los primates fósiles y las pruebas de ADN, los modelos informáticos sugieren una fecha más lejana. El nuevo análisis publicado en la revista Systematic Biology rellena los vacíos estadísticamente, como se hace en otras áreas científicas y económicas. Esta estimación está en consonancia con algunos estudios genéticos de esta década que, sin embargo, sugieren un largo periodo de hibridación entre ancestros humanos y ancestros de chimpancés.

Un ejemplo de datos a interpretar son los que proporciona un cráneo fósil descubierto hace unos años en Chad. Bautizado como Toumaï y como el nombre científico de Sahelanthropus tchadensis, este fósil provocó un gran interés porque tiene muchas características humanas. Sin embargo, como su antigüedad es de unos siete millones de años, su clasificación sigue sin establecerse. Con la nueva estimación, entraría en el periodo posterior a la divergencia entre humanos y chimpancés.

El equipo de Martin ya realizó un trabajo anterior, publicado en Nature en 2002, que sugería que el antepasado común más antiguo de todos los primates actuales vivió hace 85 millones de años, es decir antes de la extinción de los dinosaurios.

ELPAIS.com

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Los primeros humanos eran más competitivos y promiscuos que los actuales

Un estudio de las universidades de Liverpool, Southampton y Calgary en Reino Unido con fósiles de dedos muestra el nivel de promiscuidad de los ancestros humanos y de los neandertales. Los resultados del trabajo se publican en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'.

Los científicos utilizaron tasas de dedos de restos de fósiles de esqueletos de simios primitivos y homínidos extinguidos como indicadores de los niveles de exposición de las especies a los andrógenos prenatales, un grupo de hormonas que es importante en el desarrollo de las características masculinas como la agresividad y la promiscuidad.

Se cree que los andrógenos, como la testosterona, afectan a la longitud de los dedos durante el desarrollo en el útero. Los niveles elevados de las hormonas aumentan la longitud del dedo cuarto en comparación con el segundo dedo, dando lugar a un bajo índice de la tasa con el dedo anular.

Los investigadores analizaron las tasas óseas de dedos fósiles de neandertales y simios primitivos, así como de los homínidos 'Ardipithecus ramidus' y 'Australopithecus afarensis' para descubrir su conducta social.

Los autores descubrieron que las tasas de los dedos fósiles de neandertales y los miembros iniciales de las especies humanas, eran menores de las de la mayoría de humanos actuales, lo que sugiere que estaban expuestos a altos niveles de andrógenos prenatales. Esto indica que los primeros humanos eran probablemente más competitivos y promiscuos que los actuales.

Los resultados también sugieren que los primeros homínidos, 'Australopithecus' que datan de hace entre tres y cuatro millones de años, eran probablemente monógamos mientras que los primeros 'Ardipithecus' eran muy promiscuos y más similares a los grandes simios actuales. La investigación sugiere que se necesitan más fósiles para comprender por completo la conducta social de ambos grupos.

Según explica Emma Nelson, de la Universidad de Liverpool, se cree que los andrógenos prenatales afectan a los genes responsables del desarrollo de los dedos de manos y pies y al sistema reproductivo.

"Hemos mostrado recientemente que las especies de primates promiscuos tienen un bajo índice en las tasas con respecto al dedo anular, mientras que las especies monógamas tienen tasas más altas. Utilizamos esta información para estimar la conducta social de simios y homínidos extintos", añade Nelson.

La investigadora señala que aunque el registro fósil es limitado en este periodo y se necesitan más fósiles para confirmar estos descubrimientos, este método podría ser una interesante vía para conocer cómo ha evolucionado nuestra conducta social.

"Las conductas sociales son muy difíciles de identificar en el registro fósil. El desarrollo de nuevos métodos, como las tasas de dedos, puede añadir información al debate actual sobre los sistemas sociales de los primeros ancestros humanos", concluye Susanne Shultz, de la Universidad de Oxford.

EUROPA PRESS

viernes, 29 de octubre de 2010

Hallan cuchillos de piedra 55.000 años más antiguos de lo que se pensaba

Utensilio afilado de piedra de hace 75.000 años.  PNAS
Los hombres de la Edad de Piedra podían fabricar cuchillos de piedra y puntas de lanza afilados mucho antes de lo supuesto hasta ahora, concluyó un equipo de investigadores en base al análisis de objetos arqueológicos hallados en una cueva en Sudáfrica.

La técnica para fabricar cuchillos afilados de piedra, aplicando una presión controlada en los cantos, fue desarrollada hace unos 75.000 años, es decir 55.000 años antes de lo estimado, indican los especialistas encabezados por Paola Villa y Christopher Henshilwood de la Universidad Witwatersrand de Johannesburgo, Sudáfrica, y de la Universidad de Colorado, en Boulder, Estados Unidos en un artículo publicado en la revista estadounidense "Science" (volumen 330, página 659).

Hasta ahora, los arqueólogos sostenían que la técnica había surgido en Europa occidental hace unos 20.000 años.

La técnica, denominada "Pressure-Flaking", consiste en presionar sobre una piedra en bruto sobre los cantos con un hueso de un animal u otra herramienta, de modo tal de eliminar finas escamas de piedra. De esta manera se lograban cantos muy afilados.

Algunos tipos de piedras pueden se trabajados directamente de esta manera, mientras que otros deben ser calentados previamente.

Villa, Henshilwood y colegas analizaron herramientas de la cueva de Blombos en Sudáfrica, en la que en el pasado fueron hallados muchos indicios sobre la vida y el comportamiento de los hombres de la Edad de Piedra.

Los autores especulan que una aproximación flexible a la tecnología en esta región podría haber conferido una ventaja a los grupos de humanos que emigraban fuera de África a partir de hace alrededor de 60.000 años.

Agencias | dpa

jueves, 28 de octubre de 2010

Nuevas similitudes entre el 'Homo sapiens' y el chimpancé

Chimpancé
Humanos y chimpancés manifiestan "un uso preferente de la mano derecha", lo que sugiere que los individuos de ambas especies tienen "un funcionamiento cerebral parecido", según un estudio publicado en la revista 'American Journal of Primatology'.

La investigación ha sido realizada por un equipo científico y multidisciplinar de la Fundación Mona, la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y de la Universitat de Barcelona.

El trabajo se basó en observar el comportamiento de 114 chimpancés residentes en las instalaciones de los Centros de Recuperación de Primates de la Fundación Mona, en Riudellots de la Selva (Girona) y Chimfunshi (Zambia).

Concretamente, los chimpancés, que pertenecen a la especie 'Pan troglodytes', tenían que coger un tubo (un trozo de manguera) con una mano y extraer con los dedos o con instrumentos (con la otra mano que sería la dominante) el alimento que había en el interior", han explicado los responsables del estudio.

"El experimento se centraba en tareas que requieren una coordinación bimanual, y los chimpancés se manifestaron preferentemente diestros para obtener, por ejemplo, la comida de dentro de este tubo", han añadido.

Los científicos han recordado que esta característica se había considerado exclusivamente humana y se atribuía a unas asimetrías observadas en el cerebro humano relacionadas con la realización de actividades complejas que necesitan del uso y la coordinación de las dos manos.

La nueva investigación, sin embargo, "constata que los chimpancés tienen una pauta de preferencia manual similar a los humanos".

Además, las hembras de chimpancés son más diestras que los machos, cosa que sugiere, que, igual que en los humanos, "existen factores biológicos compartidos (genéticos y hormonales) que modulan el funcionamiento de nuestro cerebro".

"Sapiens y chimpancés tenemos un funcionamiento cerebral parecido, y ha sido sobre esta base sobre la cual los humanos hemos construido una tecnología altamente compleja, y un sistema de comunicación enormemente flexible y potente", sostiene el equipo que ha efectuado la investigación.

Consideran que, en el fondo, nuestra especie no ha hecho más que "aprovechar estructuras neuroanatómicas que ya poseían nuestros ancestros y otorgarles un potencial que nos ha permitido usar, fabricar y diseñar una tecnología nunca vista hasta la actualidad en el transcurso de la evolución".

Efe | Europa Press

martes, 19 de octubre de 2010

La dieta del hombre hace 30.000 años incluía carbohidratos

Los europeos que vivieron hace 30.0000 años eran capaces de fabricar harinas a partir de una gran variedad de plantas. A pesar de que los investigadores han asumido que la población que habitó el Viejo Continente durante el Paleolítico Superior se alimentaba básicamente de carne, grasas animales y vegetales, un nuevo estudio publicado esta semana en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS) muestra que su dieta era más variada de lo que se pensaba e incluía también carbohidratos.

Los investigadores liderados por Anna Revedin, del Instituto Italiano de Prehistoria y Protohistoria de Florencia, encontraron restos de granos de diferentes plantas salvajes en instrumentos parecidos a morteros y en piedras utilizadas para moler. La técnica de datación por radiocarbono reveló que su antigüedad era de unos 30.000 años de antigüedad.

El estudio, que se ha realizado con muestras obtenidas en yacimientos de Italia, República Checa y Rusia, sugiere que el procesado de plantas y vegetales para obtener harinas era una práctica habitual y extendida en Europa antes de que se comenzaran a cultivar cereales de forma masiva siguiendo el ejemplo de Oriente Medio, y por tanto, antes de que naciera la agricultura durante el Neolítico.

Asimismo, la gran variedad de restos encontrados indica que un gran número de plantas formaban parte de su dieta habitual. Dependiendo de la planta de la que se tratara (abundaban los juntos y helechos), utilizaban diferentes partes para obtener la harina: raíces, semillas o rizomas.

Entre las más utilizadas estaban la 'Typha angustifolia' y 'Typha latifolia', plantas herbáceas de la familia de las Tifáceas conocidas como espadaña, con un tallo largo, similar a un junco.

Un proceso laborioso

Para conseguir un alimento comestible a partir de plantas salvajes, debían llevar a cabo un proceso de varios pasos. En primer lugar, pelar las raíces, secarlas y molerlas utilizando utensilios adecuados. Finalmente, tenían que cocinar la harina.

La obtención de este producto les permitía disponer de un alimento que se conservaba durante mucho tiempo, fácilmente transportable y con un alto contenido energético, haciéndoles menos dependientes de las condiciones climáticas y asegurándoles provisiones durante sus desplazamientos.

Los investigadores italianos quisieron llevar a la práctica esta técnica y ellos mismos elaboraron la receta de nuestros ancestros. Prepararon una comida elaborada con harina de espadaña, una de las plantas halladas en los utensilios analizados. Primero recolectaron los tallos, los secaron, los molieron para obtener la harina. Finalmente cocinaron la harina obteniendo una especie de "galletas integrales". Según la investigadora Anna Revedin, "no estaban nada mal".

Teresa Guerrero | ELMUNDO.es

sábado, 16 de octubre de 2010

El Australopithecus Afarensis estaba del todo adaptado a caminar sobre dos piernas

Australopithecus Afarensis
En la región de Afar, en Etiopía, un equipo de investigadores ha encontrado evidencias que proporcionan nueva e importante información sobre uno de los ancestros humanos, el Australopithecus afarensis.

Yohannes Haile-Selassie, conservador del Museo de Historia Natural de Cleveland, así como jefe de antropología física en el mismo, y un equipo internacional de científicos, han completado la exhumación y el análisis de parte de un esqueleto de 3,6 millones de años, perteneciente a la misma especie de la famosa homínida "Lucy". Éste es el segundo esqueleto parcialmente recuperado del A. afarensis. Tiene una antigüedad que supera a la de Lucy en 400.000 años, y es de sexo masculino. Un hecho muy importante es que estos restos fósiles proporcionan pruebas concluyentes de que el A. afarensis podía caminar en posición erguida sin el uso de sus manos.

Exámenes anteriores realizados a Lucy, que vivió hace 3,2 millones de años, hicieron que algunos científicos llegasen a la conclusión de que el A. afarensis no estaba totalmente adaptado a caminar en posición vertical. El fósil recién recuperado, apodado "Kadanuumuu", resuelve el debate.

Kadanuumuu parece concordar con huellas fosilizadas de pisadas que datan de hace alrededor de 3,6 millones de años, y que fueron descubiertas en Laetoli, Tanzania. Las huellas de pisadas muestran que esos arcaicos ancestros humanos ya caminaban sobre dos piernas de manera habitual, pues no existen huellas de los nudillos de las manos acompañando a las de los pies.

La interpretación equivocada con respecto a la capacidad de Lucy para caminar erguida se debe en gran medida a su pequeña complexión física. Se estima que Lucy medía poco menos de un metro de estatura. Pero Kadanuumuu (cuyo nombre significa "hombre grande" en el idioma afar), medía entre metro cincuenta y metro setenta aproximadamente, y la proporción entre la longitud de sus piernas y la de sus brazos se parece bastante a la de los seres humanos modernos.

Las piernas largas constituyen un rasgo característico del bipedalismo humano. En líneas generales, el esqueleto muestra claramente que el surgimiento del bipedalismo avanzado no está asociado con la aparición de nuestro género Homo, sino que tiene raíces más hondas, que se remontan a hace más de 3,6 millones de años.

Alemayehu Asfaw encontró el primer elemento de Kadanuumuu en Febrero de 2005, en Korsi Dora, a unos 390 kilómetros al nordeste de la capital etíope, Addis Abeba.

Noticias de la Ciencia y la Tecnología

lunes, 11 de octubre de 2010

Descubren en Atapuerca los restos de un anciano de medio millón de años

Descubren en Atapuerca los restos de un anciano de medio millón de añosUn grupo de paleontólogos del equipo de investigaciones de Atapuerca ha estudiado los restos fósiles de una porción del tronco y la pelvis de un hombre senil que sufría cierto grado de minusvalía locomotriz.

De acuerdo con los autores de este estudio, publicado este lunes on-line en la revista científica PNAS, la presencia de un individuo anciano discapacitado en una población prehistórica de más de 500.000 años podría ser un indicio del cuidado social dispensado en un pasado remoto a los "mayores" del grupo.

Según precisa este informe, el equipo científico, formado principalmente por investigadores del Centro UCM-ISCIII de evolución y comportamiento humanos de Madrid, recuperó los restos fósiles de este individuo a lo largo de cinco "intensas" campañas de excavación en la Sima de los Huesos, una pequeña cavidad situada a más de 30 metros de profundidad en el interior de la Sierra de Atapuerca. En concreto, los restos de la pelvis fueron objeto de un estudio previo publicado en el año 1999 y desde entonces el trabajo en el laboratorio ha permitido reconstruir y asociar a esta pelvis, su columna lumbar.

La investigación publicada este lunes en la revista PNAS ha revelado que este esqueleto parcial, perteneciente a un varón de gran corpulencia física de una especie antepasada de los neandertales, padecía importantes enfermedades degenerativas desde mucho antes de morir, con más de 45 años.

Según este estudio, estas enfermedades tendrían manifestaciones posturales y dolorosas en las zonas lumbar y pélvica, que según los autores del estudio, obligarían al individuo a adoptar una posición encorvada y, quizás, a usar un báculo para mantenerse erguido. "Por ello, este individuo probablemente estaría impedido para cazar, entre otras actividades", precisan los investigadores para quienes su supervivencia durante largo tiempo con estas discapacidades hace suponer que el grupo social nómada del que formaba parte este individuo tendría una atención "especial" con sus "mayores".

Además, el equipo ha encontrado también en la Sima de los Huesos los restos de otras personas que no tenían deformidades en la columna vertebral ni en la pelvis y han descubierto que esta población, al igual que los neandertales, poseía una columna vertebral con curvaturas menos marcadas que las que recorren nuestras espaldas. "Es más, la forma característica de sus vértebras y su pelvis demuestra que sus cuerpos estaban diseñados, como los nuestros, para minimizar el gasto de energía necesario para mantenerse perfectamente erguidos", han deducido los investigadores.

Los científicos de este estudio han comparado también el conducto pélvico del anciano de la Sima de los Huesos con el de otras pelvis humanas fósiles de sexo femenino encontradas en otros yacimientos del mundo. Los resultados publicados señalan que las diferencias entre los sexos de los individuos fósiles se asemejan a aquellas encontradas entre los hombres y las mujeres actuales. Este hallazgo ha permitido a los investigadores de Atapuerca sostener la hipótesis de que las mujeres de estos humanos extintos sufrirían presiones obstétricas, "es decir, alumbramientos difíciles".

EUROPA PRESS

viernes, 17 de septiembre de 2010

La variante simia del VIH podría tener más de 10.000 años

La isla en la que se realizó el estudio. Paul T. Telfer/Science AAASLa variante simia del VIH podría tener más de 10.000 años de antigüedad, según un estudio de la Universidad de Arizona en Tucson (Estados Unidos) que se publica en la revista Science. Los investigadores han descubierto que el virus de la inmunodeficiencia simia (VIS), la versión en simios del VIH, infectó a los monos de la isla Bioko, en Africa Occidental, antes de que la isla se aislara al subir el nivel del mar, hace entre 10.000 y 12.000 años.

Esta edad relativamente antigua es coherente con el hecho de que el VIS es muy común entre los simios y monos africanos y con el descubrimiento reciente de virus relacionados en los genomas de los lemures. En contraste, los métodos de reloj molecular' para calcular la edad del virus basada en su tasa de mutación han estimado que el virus surgió hace sólo unos siglos.

Los investigadores, dirigidos por Michael Worobey, examinaron muestras de carne de caza de los primates salvajes de Bioko en busca de evidencias del virus. Descubrieron el virus en cuatro de seis especies y cada linaje de VIS de Bioko comparte ancestros con un virus continental descubierto en un mono del mismo género.

Según los científicos, el virus probablemente estaba presente cuando la Isla Bioko estaba conectada con el continente al final de la época del Pleistoceno. Estos cuatro linajes de VIS eran genéticamente diversos, lo que indica que la edad del VIS es mucho mayor de lo que se infería.

Los autores añaden que, aunque aceptan las estimaciones actuales sobre la edad del VIS, la posibilidad de una historia más antigua de la asumida para el VIH debería investigarse en mayor profundidad.

EUROPA PRESS

sábado, 11 de septiembre de 2010

Nuevas tesis sobre Orce describen el entorno ecológico de Europa hace 1,5 millones de años

Nuevas tesis sobre Orce describen el entorno ecológico de Europa hace 1,5 millones de añosConocer cómo fue el entorno ecológico que acogió las primeras dispersiones humanas fuera del continente africano sigue siendo un gran reto científico y supone el objetivo central de dos nuevas tesis doctorales sobre los yacimientos de Orce (Granada) que desvelan datos clave del clima, vegetación y fauna de la zona hace entre 1,3 y 1,6 millones de años.

La primera de las tesis, de Sergio Ros, constata que las cuencas de Guadix-Baza y de Granada contienen uno de los mejores registros de mamíferos continentales del Plio-Pleistoceno de Europa. En estas cuencas se han descrito más de 500 fósiles procedentes de más de una veintena de yacimientos fósiles con presencia de mamíferos ungulados de gran tamaño, como mastodontes y elefantes, de los que se han documentado hasta seis especies distintas, según informó el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes).

Por su parte, la tesis de María Patrocinio Espigares, ha revelado cómo era el escenario ecológico durante el Villafranquiense superior en el sur de Europa. Para ello, se han analizado los agentes que propician la acumulación de restos y las características paleobiológicas de los grandes mamíferos localizados en Venta Micena hace 1,6 millones de año.

De momento, con su trabajo, la investigadora ha detectado un escenario ecológico según el cual Venta Micena representa el borde del lago que existía en la subcuenca de Baza hace 1,6 millones de años.

Además, las especies de macro y micromamíferos indican un ambiente templado, con una pluviosidad más elevada que la actual, con zonas de pradera arbolada y otras boscosas vinculadas a regiones con elevada presencia de agua.

Este borde de lago estaba poblado por abundantes especies de herbívoros: elefantes, rinocerontes, caballos, hipopótamos, seis especies de bóvidos, que eran cazados por los carnívoros, fundamentalmente dos especies de tigres de dientes de sable, Homotherium latidens y Megantereon whitei, aunque también se ha identificado la presencia de un oso, tres cánidos, varios mustélidos y un vivérrido.

Estos depredadores generaban abundante carroña que era aprovechada por la hiena gigante Pachycrocuta brevirostris, verdadera protagonista de este yacimiento, ya que el origen de esta acumulación ósea se ha atribuido a su comportamiento acumulador; además, un gran número de fósiles muestran evidencias de modificación producida por la dentición de estos carnívoros, en su mayor parte como consecuencia de la fracturación para extraer la médula ósea.

Por su parte, Fuente Nueva-3 (1,3 millones de años) representa una zona de charcas vinculadas a una surgencia natural, mientras que Barranco León (1,4 millones de años) se localiza en un paleocanal.

La sustitución en estos yacimientos de algunas especies comedoras de hojas por otras de alimentación mixta y más herbívora indica cambios medioambientales con respecto a Venta Micena, con una estepización de la zona y sustitución de ambientes forestados por otros más abiertos, generalmente con un clima más frío.

La asociación faunística en ambos yacimientos es muy similar a la de Venta Micena, sin embargo, y a diferencia del anterior, en estas dos localidades, Fuente Nueva-3 y Barranco León, se ha identificado la presencia de Homo, documentada a través de un abundante registro de industrias líticas, así como evidencias de modificación ósea (presencia de marcas de corte y estigmas de fracturación por percusión).

Los datos obtenidos de los diferentes análisis indican que el escenario más probable para estos dos yacimientos es el de un lugar próximo a la zona de matanza ('near kill site').

Según estos estudios, los homínidos accederían de forma puntual a la zona de caza de los grandes carnívoros, transportando los cadáveres o algunas partes de ellos hasta estas zonas más protegidas, probablemente por una vegetación más densa vinculada a la presencia de masas de agua, y allí seleccionarían y procesarían las porciones que posteriormente serían transportadas hasta su zona de hábitat.

EUROPA PRESS

martes, 7 de septiembre de 2010

Calculada la antigüedad de la Eva mitocondrial

Calculada la antigüedad de la Eva mitocondrialEspecialistas en estadística han calculado que la madre de todos los seres humanos, la llamada «Eva mitocondrial» (mtEve) habría vivido en la Tierra hace alrededor de 200.000 años. El equipo de científicos, procedentes de Polonia y Estados Unidos, basan esta estimación en el examen estadístico más exhaustivo que se haya realizado hasta ahora abarcando modelos genéticos y suposiciones acerca de la proliferación y las migraciones de los humanos. En Theoretical Population Biology se ha publicado un artículo acerca de este trabajo.

El estudio estuvo a cargo del Dr. Krzysztof Cyran, de la Universidad Tecnológica de Silesia, en Gliwice (Polonia), y del Dr. Marek Kimmel, de la Universidad Rice (Estados Unidos). Estos estadísticos compararon diez modelos genéticos humanos para ubicar en el tiempo la existencia de mtEve basándose en un conjunto de suposiciones sobre la migración y propagación de los seres humanos por el planeta.

En el artículo definen mtEve como la «raíz de los polimorfismos mitocondriales de los humanos modernos, de acuerdo con el ADN (ácido desoxirribonucleico) de humano y fósiles de neandertales».

Las mitocondrias son orgánulos diminutos del citoplasma de las células que producen energía. Todos los linajes mitocondriales son maternos, ya que el genoma mitocondrial de cada ser humano es heredado de la madre.

Este genoma se emplea en estudios científicos para analizar la relación que existe entre un humano y otro. Al tener 37 genes que rara vez cambian, las mitocondrias son una alternativa mucho más sencilla que el tener que comparar los cerca de 20.000 genes que contiene el genoma humano.

Así pues, el cálculo de la edad correcta del antepasado materno original del ser humano sirve a la comunidad científica para conocer mejor su pasado por medio de procesos genéticos determinantes en la incidencia de enfermedades, procesos como las mutaciones y la selección.

«Por eso nos interesan los patrones de la variabilidad genética en general», explicó el Dr. Kimmel. «Revisten una gran importancia para la medicina.»

Un análisis de los perfiles genéticos de donantes de sangre aleatorios permite averiguar su grado de parentesco. La clave para calcular la edad de mtEve radica en convertir las mediciones del parentesco de dichos donantes en unidades de tiempo.

Según el Dr. Cyran, hay que interpretar las diferencias entre las secuencias genéticas para determinar cómo evolucionaron a lo largo de la historia. «Y esa evolución depende del modelo de evolución empleado», explicó. «Así, por ejemplo, ¿con qué frecuencia se producen mutaciones genéticas? Y esa frecuencia de cambios, ¿es uniforme en el tiempo? ¿Y qué hay del proceso de pérdida aleatoria de variantes genéticas, la denominada deriva genética?»

Las respuestas a estas cuestiones clave adoptan la forma de coeficientes (constantes numéricas) en cada uno de los diez modelos cubiertos por el Dr. Cyran y el Dr. Kimmel y se suman a la ecuación para determinar la edad de mtEve.

«Observamos que todos los modelos que explicaban el tamaño poblacional aleatorio (como los procesos de ramificación divergentes) deparaban estimaciones similares», indicó el Dr. Kimmel. «Lo cual es tranquilizador, porque indica que afinar las suposiciones del modelo, pasado cierto punto, no es tan importante en el conjunto.»

El Dr. Kimmel añadió que sus hallazgos y los del Dr. Cyran ponen de relieve la importancia de plantearse la naturaleza aleatoria de procesos poblacionales tales como el crecimiento y la extinción. «Los modelos clásicos deterministas, entre ellos algunos aplicados anteriormente para calcular la antigüedad de mtEve, no explican a la perfección estos procesos aleatorios.»

CORDIS

lunes, 6 de septiembre de 2010

Descubren en Atapuerca que el canibalismo era habitual hace 800.000 años

Descubren en Atapuerca que el canibalismo era habitual hace 800.000 añosEl estudio paleontológico de los restos recogidos del yacimiento de Atapuerca (Burgos), ha permitido demostrar que el hombre practicaba el canibalismo de forma habitual hace 800.000 años.

La investigación, realizada por diversos miembros del Instituto Catalán de Paleoecogía Humana y Evolución Social (Iphes) y publicada en la revista Current Anthropology, parte del descubrimiento en las campañas arqueológicas de 1994 y 1996 de restos humanos de una nueva especie bautizada como 'Homo Antecesor'. El equipo científico observó entonces evidencias de prácticas antropofágicas en los huesos encontrados.

Lo que determina el nuevo descubrimiento es el canibalismo como práctica habitual, y lo hace teniendo en cuenta fósiles encontrados en 2003 en diversos subniveles del mismo yacimiento, pero de la misma antigüedad. "Nos encontramos ante el caso de canibalismo cultural más antiguo conocido hasta el momento", aseguran en la página web del Instituto.

El artículo, publicado bajo el título Cultural Cannibalism as Paleoeconomic System in the European Lower Pleistocene explica que los huesos de un niño mostraban marcas de cortes practicados con herramientas líticas --de piedra--. "El análisis de los restos craniales y postcraniales de Homo Antecesor ha permitido identificar diversas alteraciones de origen antrópico -marcas de cortes y fracturas de huesos-", ha afirmado Isabel Cáceres del Iphes.

La especialista ha añadido que "estos fósiles no muestran una distribución específica, ya que aparecen mezclados con instrumentos líticos y huesos de otros animales, como ciervos, caballos o rinocerontes. Ambos tipos de restos muestran modelos de provecho y patrones de carnicería similares".

EUROPA PRESS

miércoles, 25 de agosto de 2010

Hallan una tumba ritual del Paleolítico

Fósiles de Homo sapiens del Paleolítico encontrados en El Mirón. EfeLas excavaciones realizadas este verano en la cueva de El Mirón, considerada uno de los yacimientos del Paleolítico Superior más prometedores de la Cornisa Cantábrica, han permitido descubrir el que puede ser el primer enterramiento ritual del período Magdaleniense del que se tiene conocimiento en España.

El equipo de trabajo en la cueva que dirigen desde 1996 Manuel González Morales, del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria, y Lawrence Strauss, de la Universidad de Nuevo México (EEUU), ha encontrado en la campaña de este verano un enterramiento secundario de un individuo joven, probablemente una mujer, bajo un bloque de piedra con grabados paleolíticos.

Se trata de diversos huesos teñidos con ocre (una mandíbula, una tibia con mordeduras de animal, varias vértebras y costillas, falanges, parte del cráneo, etc), depositados contra una pared, cubiertos con un bloque de piedra y rodeados de pequeñas hogueras.

González Morales ha adelantado hoy que, por las distintas manifestaciones culturales que rodean al cadáver, su equipo presupone que se trata de un enterramiento del Magdaleniense (periodo cultural comprendido entre hace 15.000 años y hace 8.000), pero ha matizado que aún están a la espera de completar la datación con Carbono 14.

Si esa prueba confirma sus sospechas, se trataría del primer enterramiento ritual de ese período del Paleolítico que se descubre en la Península Ibérica, con una apariencia similar a los encontrados en el Reino Unido (la "Dama Roja de Pavillan") y Francia (Saint Germain La Riviere y Duruthy, entre otros).

González Morales ha explicado que la práctica de teñir los huesos de los difuntos con ocre se ha descrito en varios yacimientos magdalenienses y ha añadido que también remiten a esa época distintos elementos del contexto donde han aparecido esos restos humanos de El Mirón.

De hecho, los restos aparecieron cuando el equipo de investigadores de esta cueva situada en Ramales de la Victoria hacía una excavación para confirmar la datación de unos grabados paleolíticos que se encuentran en esa zona, tanto en la pared, como en el bloque de roca que tapaba los huesos.

Este catedrático de la Universidad de Cantabria, que dirige el Instituto de Investigaciones Prehistóricas desde 2009, reconoce que "será difícil" probar que los grabados están relacionados con el ritual del enterramiento, algo que sí podría afirmarse, en cambio, de las pequeñas hogueras que lo rodean si las pruebas de Carbono 14 demuestran que corresponden a las mismas fechas.

Si la hipótesis que manejan González Morales, Strauss y su equipo se confirma, la cueva de El Mirón podría proporcionar más detalles sobre este tipo de prácticas funerarias, ya que el yacimiento se encuentra casi intacto, a diferencia de otros similares en Europa que fueron descubiertos a principios del siglo XX y excavados con técnicas mucho menos selectivas que las empleadas en la actualidad.

El análisis de los huesos también ofrecerá información sobre las características físicas de los humanos que habitaron esa zona de Cantabria en la época y sobre su alimentación.

El enterramiento no está completo porque la parte que no estaba protegida por el bloque de roca fue excavada en los "buscadores de tesoros" que durante los siglos XVIII y XIX registraron varias cuevas de la zona atraídos por leyendas de supuestas riquezas enterradas en ellas, ha apuntado el responsable del yacimiento.

Las excavaciones en la cueva de El Mirón, que estuvo habitada por el ser humano durante 38.000 años (desde hace 42.000 hasta hace 4.000), han sido financiadas en los últimos años por diversas instituciones españolas y norteamericanas: el Gobierno cántabro, el Ministerio de Educación, la Fundación Botín, la Fundación Leakey (EEUU) y la Fundación Nacional para la Ciencia (EEUU), entre otras.

En su última campaña, han contado además con el apoyo de donaciones de la novelista Jean M. Auel, la autora de la famosa saga de "El clan del oso cavernario".

EFE

Descubren 13.000 nuevos fósiles en el yacimiento neandertal del Abric Romaní

Descubren 13.000 nuevos fósiles en el yacimiento neandertal del Abric RomaníLa campaña estival de excavación en el yacimiento neandertal del Abric Romaní, situado en Capellades (Barcelona), ha permitido extraer 13.000 nuevos fósiles que confirman la importancia de uno de los enclaves idóneos para conocer mejor la forma de vida de las sociedades que habitaron el lugar, hace unos 55.000 años.

La excavación, dirigida por un equipo del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes), ha permitido también poner al descubierto una zona concreta más resguardada, que los arqueólogos creen que sirvió exclusivamente como habitación, para el descanso de los hombres prehistóricos.

El arqueólogo, antropólogo y paleontólogo Eudald Carbonell ha señalado que un lugar tan protegido como el descubierto en el Abric Romaní podría corresponder a una "zona de ocupación intensa" de los neandertales, algo muy poco documentado hasta la fecha.

El yacimiento neandertal de Abric Romaní mantiene un grado de conservación similar al de la ciudad italiana de Pompeya, sepultada por la erupción del Vesubio en el siglo I, gracias a la rápida acumulación de sedimentos, según publicó en diciembre la revista científica 'Science'.

Durante el centenar de años desde su descubrimiento y las dos décadas de trabajo que se han realizado, los investigadores han constatado la existencia de poblaciones de neandertales durante más de 20.000 años, además de que éstos organizaban su espacio en función de la distribución de sus hogueras, de las que se han descubierto los restos de unas 200.

La presente campaña de excavación, que finaliza esta semana, ha servido para extraer numerosas piezas líticas en el mismo nivel 0 del yacimiento, al mismo nivel que las áreas de habitación, lo que según los expertos "obliga a redefinir la extensión" de cara al próximo año.

Los fósiles descubiertos suponen un "cambio tecnológico importante", según el Iphes, respecto a campañas anteriores, puesto que se ha hecho más generalizado el hallazgo de herramientas talladas siguiendo la técnica Levallois -que consiste en la extracción de muescas a partir del núcleo de la piedra-.

Además, los investigadores han señalado que el mayor número de estas herramientas de sílex de pequeñas dimensiones se ha encontrado dentro de los lares sin quemar, lo que evidenciaría que muchas de las tallas se habrían producido en el interior de la misma cueva.

La campaña de excavación ha contado con la participación de 67 personas, procedentes de distintas universidades de España, Argelia, Italia, Francia y Estados Unidos.

EUROPA PRESS

viernes, 13 de agosto de 2010

Neandertal llegó a convivir y tuvo descendientes con Homo Sapiens

Neandertal llegó a convivir y tuvo descendientes con Homo SapiensEl hombre de Neandertal, la especie homínida extinta presumiblemente hace 30.000 años, convivió con los primeros hombres modernos y, de esa relación, hubo descendientes, según un estudio del Instituto Max-Planck de Leipzig (este de Alemania) que adelanta la revista "P.M. Magazin".

La publicación divulga una investigación iniciada hace cuatro años por el Instituto y que establece que el Homo Neanderthalensis, que habitó principalmente en Europa y algunas zonas de Asia occidental, no desapareció repentinamente como aseguraban hasta ahora los expertos y que se mezcló con el Homo Sapiens.

En 2006 expertos en evolución antropológica del Max-Planck, liderados por el genetista paleontólogo Svante Pääbo, localizaron huesos en una cueva en Croacia que compararon con restos hallados en Asturias (España) y el sur de Rusia.

La novedad llegó para los investigadores al comparar el genoma de los neandertales con el del hombre actual. Así aclararon que parte de la genética de aquella especie homínida de aspecto robusto, 1,65 metros de altura máxima y extremidades cortas aún permanece en el homo sapiens.

"Es seguro que tuvimos hijos con los neandertales", declara Gerd Schmitz, del equipo de investigación del Instituto Max-Planck de Leipzig.

El pasado año, Pääbo y su equipo del Max-Planck anunciaron que habían conseguido descifrar en torno al 63 por ciento de los datos genéticos del neandertal.

Los investigadores de Leipzig lograron secuenciar más de 3.000 millones de bases de ADN, tomando como material de partida muestras óseas de seis hombres de Neandertal.

La mayor parte del material procedía de un yacimiento en la cueva de Vibndija, en Croacia, de donde se utilizaron los restos de tres neandertales.

También se emplearon para el estudio muestras de la cueva de El Sidrón, en Asturias (España), de un yacimiento en Mezmaiskaya, en el sur de Rusia, así como el esqueleto de 40.000 años de antigüedad hallado en el propio valle de Neandertal (Alemania), que dio nombre a la especie.

El grupo de Päabo evitó la contaminación del material genético del Neandertal con material genético humano durante el proceso de secuenciación.

Las investigaciones alemanas parten además del supuesto de que el Homo Sapiens y el Homo Neandertalis tienen origen en linajes que se separaron hace por lo menos 400.000 años.

Otra de las cuestiones que podrían resolverse, una vez se logre descifrar el genoma completo, es el enigma de la desaparición del hombre de Neandertal hace unos 30.000 años.

EFE

Piezas para el puzle Heidelbergensis

Jóvenes arqueólogos trabajan en el yacimiento de Irikaitz, ayer, en Zestoa. (Javi Colmenero)Tenían una estatura media de entre 1,75 y 1,80 metros y mostraban una corpulencia considerable. Pesaban cerca de 100 kilos y, según parece, ya gozaban de la capacidad del lenguaje, de comunicarse entre los miembros de su misma especie con un idioma simbólico. También se cree que el sentimiento de pertenencia al grupo estaba presente en su vida cotidiana. Al analizar estas características, uno podría concluir que el Homo Heidebergensis, especie a la que caracterizan dichos rasgos, no era tan diferente al ser humano actual, a pesar de haber habitado sobre la faz de la Tierra hace más de 200.000 años.

Según contabilizan los científicos, el 90% de los restos humanos que existen en el registro fósil mundial de este homínido han sido hallados en la sierra de Atapuerca, considerado el yacimiento europeo más importante del Paleolítico Inferior (hasta hace 200.000 años). Sin embargo, dos excavaciones arqueológicas de Gipuzkoa vienen revelando en los últimos años aspectos interesantes sobre la evolución de la especie humana en aquella época. La cueva de Lezetxiki (Arrasate) y la explanada de Irikaitz (Zestoa) son, además de los focos de restos humanos más antiguos del País Vasco, piezas clave en el puzle del Heidelbergensis.

La Sociedad de Ciencias Aranzadi ha estudiado ambos lugares en los últimos años. Este verano también han organizado sendos grupos de trabajo, capitaneados por los arqueólogos Álvaro Arrizabalaga y María José Iriarte y formados por estudiantes y profesores universitarios, que tratan de seguir arrojando luz sobre la prehistoria.

Aunque "Atapuerca desenfoca la perspectiva" que se tiene de las investigaciones realizadas en los valles del Deba y del Urola, Arrizabalaga subraya la "importancia" de los hallazgos realizados en dichos lugares, "no sólo para el País Vasco sino para el norte de la península". Sin olvidar el potencial que todavía albergan. Mientras Lezetxiki destaca por sus fósiles, Irikaitz supone una "muy especial" fuente de información sobre la tecnología que se utilizaba en el Paleolítico.

Lezetxiki se hizo famoso cuando, en una de las campañas que dirigió allí Aita Barandiaran, entre 1956 y 1968, fue hallado un húmero de mujer. Fue atribuido a los seres de Neanderthal -desde hace 250.000 a 30.000 años atrás-. Ahora, Arrizabalaga cree que se trata de un resto óseo a mitad de camino entre el Homo Heidelbergensis y el Homo Neanderthalensis, y que tendría entre 140.000 y 150.000 años. Se da la circunstancia, además, de que el fósil encontrado por Barandiaran es casi idéntico en morfología y medidas a los húmeros de heidelbergensis de Atapuerca.

El equipo de Aranzadi, precisamente, ha culminado en julio el estudio de Lezetxiki II, una estrecha cavidad en la que apenas pueden trabajar uno o dos arqueólogos. "Pensamos que se trata del contexto del húmero. Nuestro trabajo en este punto ya ha terminado y hemos constatado presencia humana que podríamos situar entre 120.000 y 140.000 años", resume el investigador.

Irikaitz, en palabras de Arrizabalaga, "complementa" al yacimiento de Lezetxiki porque se trata de "un lugar que siempre ha estado al aire libre, muy importante para conocer la tecnología que se utilizaba en el Paleolítico Inferior", comenta. Es decir, los utensilios que creaba el Homo heidelbergensis. Sin embargo, también se han hallado restos de la época gravetiense (hace 25.000 años), en el que los hombres de Cromagnon confeccionaban herramientas a partir de sílex.

De las tres fases planteadas en el yacimiento, Aranzadi se halla en la actualidad a punto de culminar la segunda. Siguen encontrando herramientas basadas en la técnica "bifasial", algo "crucial" a la hora de datar de qué época son los restos, según revela el arqueólogo. Entre la tecnología hallada, además, hay bastantes piezas realizadas a partir de "piedras volcánicas" que el río Urola saca a la superficie en esta zona. "Esto es algo muy especial. Todo indica que, quienes estuvieron aquí, venían para abastecerse de piedras de un material y de un tamaño muy concreto", comenta. Hasta mañana, los 24 miembros de la campaña de Aranzadi trabajarán allí con el objeto de, quién sabe, encontrar alguna pieza más de este apasionante puzzle.

Joseba Imaz | noticiasdegipuzkoa.com

jueves, 12 de agosto de 2010

Los homínidos utilizaban herramientas hace más de tres millones de años

El investigador Zaeresenay Alemseged, en las excavaciones. NatureLos homínidos utilizaban herramientas para cortar la carne y separarla de los huesos desde hace más de tres millones de años, según ha concluido un grupo internacional de científicos tras el hallazgo de dos fósiles de huesos con marcas realizadas por un instrumento afilado.

Las herramientas más antiguas aparecidas hasta ahora databan de hace 2,6 ó 2,5 millones de años, pero los científicos creen que hace más de tres millones de años los homínidos ya usaban herramientas, según publica esta semana la revista "Nature".

El hallazgo en Etiopía de una costilla de un animal del tamaño de una vaca y el fémur de un antílope del tamaño de una cabra con marcas realizadas por un objeto afilado sugieren que hace unos 3,4 millones de años, fecha en la que se cree que vivieron los animales a los que pertenecen los huesos, los homínidos ya empleaban herramientas, tales como piedras afiladas, para separar la carne de los huesos o extraer el tuétano.

Hasta ahora se pensaba que el género homo, que incluye al ser humano moderno y a sus parientes más cercanos, había sido el primero en usar herramientas, pero dada la fecha de los fósiles, se ha establecido que los primeros en utilizarlas podrían haber sido el Australopithecus afarensis.

Sin embargo, aún no se ha determinado si estos homínidos se limitaban a utilizar piedras cortantes que encontraban en su entorno o si eran ellos mismos los que afilaban cantos para utilizarlos como herramientas.

Zeresenay Alemseged, de la Academia de Ciencias de California (Estados Unidos), afirma que el descubrimiento ha "cambiado abruptamente" el marco temporal establecido para determinar el comportamiento de los antepasados del ser humano.

Según Zeresenay, urge "revisar la historia de la evolución" ante el hallazgo de estos fósiles ya que hasta ahora se pensaba que "sólo las especies más próximas al hombre en términos evolutivos habían sido capaces de utilizar herramientas, lo que les permitió comer más tipos de alimentos y explorar nuevos territorios".

"Supone un cambio en la historia de la humanidad", defiende este experto, que explica que el uso de herramientas habría puesto a los primeros homínidos en competición directa y peligrosa con otros animales carnívoros en busca de alimento, lo que les habría llevado a trabajar en equipo, algo que habría repercutido en el desarrollo de la inteligencia de la especie.

EFE

jueves, 5 de agosto de 2010

Hallan restos de un banquete neandertal de hace 50.000 años

Investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes) han hallado los restos de un banquete neandertal realizado hace unos 50.000 años en la cueva de las Teixoneres de Moià (Barcelona).

En concreto, los arqueólogos han desenterrado las evidencias de un fuego junto con costillas de ciervo, en lo que representa el arranque de la campaña veraniega de excavación del yacimiento, donde ya se constató el año pasado la presencia "frecuente" de estos homínidos.

El hallazgo es importante, según el codirector de la excavación Antonio Rodríguez, porque hasta la fecha se tenían pocos datos de la presencia humana en Teixoneres.

"Si había fuego, había gente sentada alrededor, ya fuese fabricando herramientas, cocinando carne, explicando un cuento" o realizando otras actividades, según otro de los codirectores Jordi Rosell, quien ha añadido que ahora es necesario "excavar el hogar".

El Iphes considera que el estudio del fuego permitirá conocer mejor aspectos sobre los neandertales, como cuántos individuos formaban el grupo y cómo se alimentaban. Las pruebas del carbono, además, permitirán conocer qué especies vegetales poblaban la zona hace 50.000 años.

Un estudio del instituto publicado hace unas semanas sobre los hallazgos realizados en Atapuerca (Burgos) ya precisaron que los homínidos de hace 300.000 años eran capaces de cazar un león de las cavernas, por lo que los investigadores presuponen que los neandertales estaban en la "cúspide de la escala trófica", por encima de los otros grandes carnívoros.

Por ello, a pesar de que la cueva de las Teixoneres estuviera ocupada habitualmente por osos de las cavernas, el Iphes asegura que los neandertales podían instalarse sin problemas en su interior.

Los hallazgos realizados en la pasada campaña de excavación, más de 5.000 objetos, ya confirmaron la movilidad de sus habitantes, que eran nómadas, puesto que las herramientas líticas halladas están elaboradas con materias primas que no se podían encontrar cerca de la cueva.

La cueva de les Teixoneres presenta restos mezclados de animales salvajes y humanos, si bien la cueva del Toll, situada en la misma zona, sólo presenta restos de fauna prehistórica.

La actual es la sexta campaña de excavación consecutiva que se realiza en la zona, iniciada en 2003, que en esta ocasión se prolongará entre el 2 y el 22 de agosto.

EUROPA PRESS

Homo Sapiens en el móvil gracias a Mippin Mobilizer

Mippin feed validation KEY=20c2a56d
Homo Sapiens está disponible para ser visitada desde el móvil gracias a Mippin que con su servicio Mobilizer transforma una web o un blog en pocos minutos haciendo que sea accesible desde el móvil e independientemente del sistema operativo.

Desde hoy podéis visitar Homo Sapiens también desde vuestro teléfono móvil o celular en el siguiente enlace: Homo Sapiens.

miércoles, 28 de julio de 2010

El nuevo cráneo de Atapuerca

El nuevo cráneo de AtapuercaEl hallazgo de nuevos fragmentos de cráneo en la campaña de excavaciones de Atapuerca permitirá reconstruir de forma "bastante" completa un cráneo de hace 500.000 años, que se sumará al que ya se muestra en el Museo de la Evolución Humana en Burgos, ambos correspondientes al Homo Heidelbergensis.

El llamado "cráneo 17" por su orden de aparición en los yacimientos se ha localizado a lo largo de varias campañas: un occipital hace algunos años, un parietal en la campaña de 2009 y un frontal en la que ahora concluye, a la que se suman varios pequeños fragmentos.

Los hallazgos se han producido en la Sima de los Huesos, una zona de Atapuerca de difícil acceso a la que se accede por una pequeña cavidad al pie de una sima vertical de 14 metros donde se localizaron en 1976 los primeros fósiles humanos de este complejo de yacimientos declarados Patrimonio de la humanidad.

Se trata de un yacimiento que dirige Juan Luis Arsuaga, uno de los codirectores de Atapuerca, en el que se ha localizado la mayor acumulación de fósiles humanos de la historia, dado que se han hallado allí más fósiles humanos que en el resto de yacimientos del planeta a lo largo de la historia.

Arsuaga ha comparado la importancia de este nuevo cráneo con la de "Miguelón", como el equipo investigador llama cariñosamente al "cráneo 5", también de un individuo que vivió en Atapuerca hace 500.000 años, localizado en 1992.

Miembros del equipo investigador han reconocido, en declaraciones a Efe, que la reconstrucción del "cráneo 17" será muy compleja, aunque podría estar terminada antes de la próxima campaña de excavaciones en el verano de 2011.

Si en el caso de "Miguelón" estaba claro que se trataba de restos de un individuo varón y adulto, el nuevo cráneo podría corresponder a una mujer joven, aunque serán los estudios que realicen a partir de ahora los que permitan definirlo con más precisión, según dichas fuentes.

Las excavaciones sistemáticas en la Sima de los Huesos comenzaron en 1984 y desde entonces se han extraído del yacimiento más de 6.500 humanos de la especie Homo Heidelbergensis.

Otro de los codirectores de los yacimientos, José María Bermúdez de Castro, ha asegurado a Efe que la riqueza de Atapuerca estriba en la gran abundancia de fósiles que abarcan un periodo muy amplio, prácticamente desde hace 1,2 millones de años, que corresponde a los restos del Homo Antecessor (una especie que sólo se ha identificado en Atapuerca) hasta los 3.000 años, como el esqueleto completo de una mujer encontrado este año en "El Portalón", a la que el equipo ha llamado "La molinera".

Además de los restos óseos de homínidos, en la Sierra se cuentan por miles los hallazgos de restos de animales y de herramientas que hacen pensar al equipo de directores que se podrán encontrar en el futuro restos de Homo Neanderthal (la única de la que hasta ahora no han encontrado más que indicios) y que podrán llegar a localizar restos de homínidos de 1,5 millones de años.

EFE

viernes, 23 de julio de 2010

Localizan herramientas anteriores al Homo Antecessor

Herramienta de pieda hallada en el yacimiento de la Sima del Elefante. Jordi Mestre/EIAEl equipo de investigadores de Atapuerca ha localizado en los niveles inferiores de la Sima del Elefante indicios de presencia de homínidos probablemente anteriores al 'Homo antecessor', considerada la especie humana más antigua de Europa.

Los elementos recuperados son dos piezas de industria lítica -herramientas de piedra- y huesos con marca de corte en sedimentos, que posiblemente estén por debajo de los datados en 1,2 millones de años. Estas pruebas apuntan a que la presencia humana en la Sierra de Atapuerca pudo ser más antigua a la conocida hasta el momento.

La temporada 2010 de excavaciones en la Sierra de Atapuerca finaliza el 23 de julio tras cuarenta días de excavaciones. Al inicio de esta temporada, los investigadores se propusieron determinar si la presencia humana en la cavidad se continuaba produciendo en niveles más bajos, como se ha determinado.

martes, 20 de julio de 2010

Restos del hombre fósil y de fauna y flora de 900.000 años de antigüedad

Restos del hombre fósil y de fauna y flora de 900.000 años de antigüedad. Europa PressUn equipo de estudiantes y expertos en paleontología procedente de distintos países ha descubierto, durante las excavaciones realizadas en las últimas semanas en La Cueva Negra, yacimiento situado en el Estrecho de La Encarnación, en el municipio de Caravaca de la Cruz (Murcia), restos del hombre fósil y de fauna y flora con una antigüedad de entre 900.000 y 800.000 años.

Así lo han anunciado este lunes el alcalde de Caravaca, Domingo Aranda, y director de la excavación, Michael Walker, durante la presentación de los resultados de la XX Campaña de Excavaciones Arqueológicas para el estudio de la evolución humana.

Al respecto, el paleoantropólogo y prehistoriador, Michel Walker, ha informado que algunos elementos y utensilios encontrados este año "demuestran la inteligencia y versatilidad cognitiva y manual del hombre fósil de casi un millón de años de antigüedad". Además, se siguen hallando diversas especies de animales, ya extintas, que resaltan la gran antigüedad del yacimiento, según fuentes del Consistorio.

Asimismo, han señalado que las campañas realizadas de forma ininterrumpida en los últimos 20 años han consolidado a La Cueva Negra como un yacimiento "único" en Europa por el número, variedad y características de utensilios de la industria paleolítica.

De igual modo, durante las últimas campañas se han localizado restos de piezas dentarias y fragmentos de huesos del hombre fósil europeo del tipo preneandertal o 'Homo heidelbergensis', así como numerosas especies de fauna como elefántidos, rinocerontes, ciervos gigantes, bisontes, macacos, hienas, osos y más de 60 tipos de aves.

Los trabajos realizados evidencian que el hombre primitivo disfrutaba en este enclave de la biodiversidad ofrecida por la cercanía de lagos y pantanos, bosques ribereños del valle, estepa del altiplano y laderas escarpadas de las montañas, entre otros.

Actualmente, la Fundación Integra está trabajando en la creación de un documental de animación gráfica de La Cueva Negra. Además, según ha anunciado el profesor Walker, se está elaborando un libro con ilustraciones sobre el hombre de la Prehistoria en la Región de Murcia, que estará centrado principalmente en los yacimientos de La Cueva Negra y la Sima de las Palomas.

EUROPA PRESS

jueves, 15 de julio de 2010

Saadanius hijazansis retrasa la divergencia entre la rama de los grandes primates

Saadanius hijazansis retrasa la divergencia entre la rama de los grandes primates. NatureCientíficos de varias universidades americanas analizan esta semana en la revista Nature el hallazgo del cráneo de una especie de simio, a la que han bautizado como 'Saadanius hijazansis', que vivió hace entre 29 y 24 millones de años, durante el Oloceno tardío, en Arabia Saudí, donde se han encontrado sus restos.

Los investigadores señalan en su trabajo, liderado por Lyad S. Zalmout, de la Universidad de Michigan, que este primate, que pesó entre 15 y 20 kilos, tiene unas características que retrasan el momento de la divergencia entre la rama de los grandes primates (gorilas, chimpancés, humanos, orangutanes y gibones) y de los monos cercopitecoideos (macacos, papiones, etcétera), que proceden de un antepasado común.

Las estimaciones que se habían realizado con el genoma indicaban que esa división se produjo hace aproximadamente entre 35 y 30 millones de años, pero realmente se carecían de huesos fosilizados que pudieran apoyar estas conclusiones genéticas sobre la divergencia entre ambas ramas.

Este vacío ha sido cubierto ahora por el hallazgo de un cráneo, logrado en el yacimiento árabe de Harrat Al Ujayfa y datado hace cerca de 29 millones de años. Este fósil presenta, según afirman, unas características de los catarrinos, el antepasado común de los monos del Viejo Mundo y hominoides, lo que supone que esa divergencia tuvo lugar más tarde de lo que se creía hasta ahora.

jueves, 8 de julio de 2010

El más antiguo asentamiento humano del norte de Europa

El más antiguo asentamiento humano del norte de EuropaEl más antiguo asentamiento humano del norte de Europa ha sido hallado en el este de Inglaterra y data de hace más de 780.000 años, lo que indica que los homínidos habitaron la zona unos 100.000 años antes de lo que se pensaba, según un estudio llevado a cabo por arqueólogos y paleontólogos británicos.

Los expertos del Museo Británico, del Museo de Historia Natural y de dos universidades londinenses llegaron a esta conclusión tras analizar más de 70 artefactos y lascas de sílex excavados en un depósito fluvial en Happisburgh (Norfolk).

Según los científicos, éste es el primer indicio de presencia humana durante el Pleistoceno medio en los bordes de los fríos bosques boreales del continente eurasiático, donde escaseaban plantas y animales y el clima era más frío que el de hoy.

Hasta ahora se pensaba que los primeros homínidos no pasaron de las selvas tropicales, de la sabana africana y de los hábitats mediterráneos, sin sobrepasar por el norte las cordilleras de los Pirineos y de los Alpes.

Según Chris Stringer, del Museo de Historia natural, los homínidos que construyeron las herramientas halladas en Happisburgh podrían haber estado emparentados con otros de una antigüedad similar al hombre de Atapuerca en España (Homo antecessor, el homínido más antiguo de Europa).

El descubrimiento, publicado esta semana en la revista Nature, puede ayudar a entender mejor la dispersión de los primeros homínidos en el Pleistoceno, cuando se expandieron por el mundo desde África.

Se sabe que los primeros homínidos iniciaron su colonización del continente eurasiático tras partir de África hace más de 1,8 millones de años y se pensaba que no fueron más allá de los 45 grados al norte, excepto en períodos de calor extremo, al estar acostumbrados a condiciones de clima más suaves de la zona tropical.

El arqueólogo Nick Ashton, del Museo Británico, destacó la importancia de las herramientas excavadas en Happisburgh, por ser las más antiguas halladas en el Reino Unido y porque dan pistas sobre la vegetación y el clima de la época.

En 2005 los arqueólogos encontraron pruebas en Suffolk (este de Inglaterra) de la presencia de homínidos en esa zona hace unos 700.000 años, cuando durante un breve periodo el clima fue comparable al del Mediterráneo en la actualidad.

EFE

martes, 6 de julio de 2010

Fósiles que pueden cambiar la historia de la evolución del ser humano

Fósiles que pueden cambiar la historia de la evolución del ser humanoEnrique Baquedano y Manuel Domínguez-Rodrigo, arqueólogos españoles, han presentado este lunes en el Rectorado de la Universidad de Alcalá de Henares los resultados de la quinta campaña de excavaciones en la Garganta de Olduvai, Tanzania, más conocida como la Cuna de la Humanidad.

Los hallazgos han sido muy esperanzadores de cara a resolver alguno de los enigmas acerca de la evolución del ser humano. El descubrimiento de herramientas y restos fósiles de animales, manipulados por el hombre hace más de un millón de años facilitarán el estudio del hombre primitivo.

Pero sin duda son los restos hallados de dos huesos humanos lo que ha tenido más repercusión en la comunidad científica reunida en la sala. Un radio casi completo y un fémur podrían ayudar a estimar la estatura y corpulencia que teníamos hace millones de años, lo que aclararía la controversia sobre si estos homínidos vivían de la carroña o eran cazadores activos.

Los dos científicos españoles han señalado la importancia de España como potencia mundial en el panorama científico de la Paleontología. También han resaltado la colaboración de los gobiernos de España y Tanzania, que ha permitido al equipo de 40 personas que trabajan en Oldivai realizar su trabajo en buenas condiciones.

Y es que las circunstancias no son siempre óptimas. El sonido de las hienas por la noche, la alimentación deficiente y las posibles enfermedades son sólo algunas de las dificultades con las que se han encontrado en estos cinco años de excavaciones. Sin olvidar las controversias con otros grupos investigadores, que en el pasado han originado problemas.

Como proyectos futuros se encuentran la creación del Instituto de Evolución en África (IDEA) para gestionar las excavaciones, y la organización de una exposición sobre los hallazgos en Madrid. Para ello cuentan con la ayuda del Gobierno español, la Comunidad de Madrid y la Universidad de Alcalá de Henares.

RTVE.es

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP