lunes, 14 de septiembre de 2009

Dentistas donan 400 dientes para compararlos con homínidos de Atapuerca

AtapuercaUnos 400 dientes modernos, recogidos en clínicas dentales de seis comunidades autónomas, entre ellas Castilla-La Mancha, servirán para realizar un estudio comparativo de la anatomía dental de los homínidos fósiles del Plioceno y Pleistoceno encontrados en la sierra de Atapuerca con la de los actuales seres humanos.

Se trata de analizar la evolución humana a través de los dientes del Homo Antecessor o Heidelbergensis y su comparación con la especie humana actual, pues "somos la única referencia de su genealogía", según el director científico del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), José María Bermúdez de Castro.

Para lograr una colección de referencia de dientes de humanos modernos y llevar a cabo así este estudio comparativo, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) ha donado cerca de 400 dientes al grupo de Antropología Dental del CENIEH.

Los dientes, extraídos recientemente y con edad y sexo conocidos, han sido recogidos a través de dieciséis clínicas dentales, ubicadas en Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y la Comunidad de Madrid.

"Hasta hace poco usábamos la radiografía convencional para analizar el diente pero los resultados son muy limitados porque solo nos proporciona una visión interna", ha apuntado Bermúdez de Castro.

La aparición de microescáneres ha abierto "una nueva dimensión en el estudio del aparato dental de los homínidos", pues permite estudiar los dientes a escala de micras, según el director científico del CENIEH.

"Ahora podemos extraer de manera virtual todo el interior de un diente y conocer con mucha exactitud sus cavidades, las dimensiones de su pulpa o la dentina, el esmalte de los dientes", ha señalado.

No obstante, la tarea de encontrar dientes modernos sanos ha sido "complicada", pues los que se extraen están en general en malas condiciones, excepto "aquellos extraídos como consecuencia de enfermedades de las encías", ha explicado el secretario de SEPA, David Herrera.

En estas patologías, según Herrera, no se pierde necesariamente la integridad del diente sino solo su cimiento.

Hace un millón de años, el tamaño de los molares y premolares de las poblaciones humanas era más grande, pero la morfología dental ha evolucionado poco y "apenas es apreciable".

"Una persona que no sea especialista ve un diente del pasado y lo único que le sorprende es el estado de fosilización y su coloración", ha añadido.

A diferencia de sus descendientes, los homínidos del Pleistoceno no tenían caries porque no consumían hidratos de carbono en las cantidades actuales y aunque no se cepillaban los dientes, usaban palillos para limpiarse los espacios interdentales, ha explicado Bermúdez de Castro.

"El uso de seda dental como medida de higiene interdental apenas supera el 15 por ciento entre la población española, por lo que en algunos casos nuestros antepasados tenían más conciencia preventiva que nosotros", ha bromeado Herrera.

Los dientes modernos servirán también para realizar investigaciones sobre el dimorfismo sexual, las variaciones de la morfología dental relacionadas con la edad o los hábitos masticarios.

EFE

domingo, 13 de septiembre de 2009

El altruismo imposible

Camilo José Cela CondeCerrándose ya el año Darwin, la revista Science ha brindado nada menos que cuatro de sus muy solicitadas páginas a una síntesis acerca del problema que plantea la conducta cooperativa a la teoría de la selección natural. Se sabe desde la publicación de El origen de las especies que los mecanismos selectivos favorecen cualquier esfuerzo por mejorar la adaptación de los organismos. Pero de manera individual, maximizando el provecho de los recursos ambientales en el propio interés. Que un ser dedique sus esfuerzos a cuidar de otro beneficiará a éste pero a costa de perjudicar al buen samaritano. La selección natural premia el egoísmo.

Sin embargo, las especies cooperativas, desde los insectos sociales a los seres humanos, no son nada raras en la naturaleza. Elizabeth Pennisi, autora del trabajo publicado en Science, hace un repaso de los intentos que se han realizado para poder explicar esa paradoja. ¿Qué sucede, que la idea de la selección natural es incorrecta, o que los supuestos altruistas no lo son? Ambas respuestas resultan, en alguna medida, correctas. Al decir de los sociobiólogos, el pensamiento original de Darwin no pudo resolver el problema de la existencia de los organismos cooperadores porque en realidad la selección natural no actúa sobre los organismos, sino sobre los genes. Y éstos no son en absoluto solidarios sino competidores feroces. Richard Dawkins divulgó esa manera de explicar la cooperación en un libro, El gen egoista, que hizo fortuna. Pero en realidad hay una respuesta aún más sutil y con toda probabilidad cierta: el concepto de altruismo es polisémico. Hablando de la cooperación, no se trata del mismo fenómeno en el caso de las hormigas, las abejas o los termes que cuando se trata de chimpancés o seres humanos.

O de microbios. La ameba Dictyostelium es mencionada por Pennisi como uno de los mejores y más estudiados ejemplos del altruismo en la naturaleza. Y del problema que supone para los cooperadores el tener que enfrentarse con algún que otro egoísta esporádico. La genética cuenta con modelos muy precisos que explican la estrategia de Dictyostelium. Pero por mucho que proliferen y triunfen los libros que proyectan esos modelos hacia los seres humanos, es harto improbable que los mecanismos selectivos mediante los que las amebas fijaron sus genes –altruistas o no– sean los mismos que actúan en los primates, en unos primates como nosotros.

La cooperación y el engaño son dos de las fuerzas más fundamentales en la organización social humana. Comenzamos a saber en qué mecanismos cerebrales se fundamentan pero lo ignoramos todo acerca del control genético que pueda existir, si es que existe, sobre nuestras conductas altruistas. Cuando se conozcan habremos avanzado un paso, pero uno muy pequeño. En gran medida, lo que son nuestras emociones lo explican mucho mejor los libros de Shakespeare que los de Darwin.

CAMILO JOSÉ CELA CONDE / diariodemallorca.es

sábado, 12 de septiembre de 2009

Las muestras más antiguas de fibra textil utilizadas por el hombre

Entrada de la cueva donde han sido hallados los tejidos. Foto: SCIENCE / AAASLa revista Science ha publicado un nuevo descubrimiento, de lo que podría ser, el primer vestido de la historia del hombre, datado hace más de 34.000 años.

El descubrimiento de esta pieza, ha sido llevado a cabo por investigadores y especialistas de la Universidad de Hardvard, junto con la Universidad Hebrea y el Museo del Estado de Georgia.

Los arqueólogos que participaron en la investigación encontraron pequeñas fibras de lino, que según los investigadores, fueron utilizadas por el ser humano para fabricar vestimenta, zapatos, cestas o incluso para confeccionar ropa de hogar.

Algunas de las piezas que encontraron estaban teñidas en colores, como el turquesa, el rosa, el gris o incluso de color negro, que conseguían al mezclar plantas de la zona con las prendas. Otras de las fibras que han encontrado los paleontólogos estaban torcidas, con lo que los investigadores llegaron a la conclusión que fueron utilizadas para fabricar cuerdas o cadenas.

La investigación tenía el objetivo de completar un informe sobre la vida en el paleolítico superior, las costumbres de los habitantes de la zona, sus técnicas de caza y sus condiciones de vida.

El equipo de investigadores, llevaba años trabajando en la zona de la cueva Dzudzuana, concretamente desde 1996. Mientras estaban haciendo unas pruebas con el microscopio sobre unas capas de arcilla, encontraron las fibras de lino. La sorpresa fue enorme y en seguida comenzaron a estudiar el hallazgo. Finalmente dataron con radiocarbono las muestras en más de 34.000 años de antigüedad. La pieza más antigua que se había encontrado hasta la fecha, tenía una antigüedad de 28.000 años y fueron halladas en la República Checa, en el famoso yacimiento de Dolni Vestonice.

El arqueólogo Ofer Bar-Yosef, responsable del hallazgo, asegura en la revista, que “estas fibras de lino supusieron una invención fundamental para los primeros seres humanos”.

Las piezas pudieron ser utilizadas para crear prendas de vestir, para el frío, para hacer telas o incluso para coser prendas de cuero.

El lino crecía de forma natural en las inmediaciones de la cueva y ayudó de forma fundamental para protegerse del frío, en una zona, como es la República de Georgia, que se caracteriza por las bajas temperaturas.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Los agricultores europeos de hace 7.500 años eran inmigrantes

Los cráneos estudiados. SCIENCECuando los humanos modernos llegaron a Europa hace 45.000 años, reemplazaron a los neandertales que vivían en el continente. Ahora, un nuevo estudio genético, publicado en la revista Science, revela que sus descendientes sufrieron el mismo destino al finalizar la edad de hielo hace 11.000 años.

En aquella época, la agricultura y la ganadería comenzaron a reemplazar en Europa el estilo de vida cazador-recolector de los primeros sapiens. Al principio, de un modo gradual a través de Turquía, Grecia y Bulgaria y, a partir de hace 7.500 años, en tan sólo unos pocos siglos, se extendió desde Centroeuropa hasta Francia por el oeste y Ucrania por el este.

La expansión de esta cultura es un hecho arqueológico bien conocido. Sin embargo, hasta ahora había una larga controversia de más de un siglo entre los que defendían que este cambio cultural fue propiciado por la llegada de otros individuos procedentes de Oriente Medio frente a los partidarios de una modificación de los hábitos de las poblaciones que ya vivían en la zona.

Un equipo de científicos de las universidades de Mainz (Alemania), University College de Londres y Cambridge (Reino Unido) ha zanjado el debate: los agricultores eran inmigrantes.

Comparando el ADN mitocondrial, extraído de cráneos fósiles, de los primeros granjeros con el de los cazadores-recolectores anteriores, los investigadores demuestran que se trata de dos poblaciones genéticamente diferentes. Y, al comparar ambos grupos con los europeos actuales, concluyen que los cazadores-recolectores del Paleolítico europeo apenas contribuyeron al acervo genético de los habitantes modernos.

Los humanos que trajeron a Europa el Neolítico, por tanto, sustituyeron a los antiguos pobladores del continente. La expansión de este grupo humano coincide en el tiempo y el espacio con la aparición de una mutación beneficiosa que permite a los europeos modernos digerir la lactosa de la leche durante la edad adulta, según otro artículo publicado recientemente en PLoS Computational Biology.

MAXIMILIANO CORREDOR / Publico.es

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Las hachas de mano más antiguas de Europa están en Granada y Murcia

Las dos caras de un bifaz hallado en el yacimiento de Cueva Negra (Murcia), de 900.000 años de antigüedad.- MICHAEL WALKERLas hachas de mano excavadas en los años setenta en dos yacimientos del sureste peninsular proceden de hace hasta 900.000 años, según una nueva datación, lo que las convertiría en las más antiguas de Europa y también supondría que el estrecho de Gibraltar fue lugar de paso para los homínidos desde Africa.

El estudio realizado por Gary R. Scott y el español Luis Gibert en el Berkeley Geochronology Center (California) y que publica la revista Nature, ha analizado los yacimientos de Solana del Zamborino (Granada) y de Cueva Negra (Murcia).

El trabajo demuestra que estos yacimientos datados inicialmente en el Pleistoceno Superior, entre 100.000 años y 400.000 años, tienen una edad mínima de 760.000 años en el caso de Solana del Zamborino y de alrededor de 900.000 años en el de Cueva Negra. "Este nuevo análisis convierte a Cueva Negra en el yacimiento con industria de bifaces más antiguo de los que se han datado hasta el momento en Europa", según ha explicado Gibert, hijo de Josep Gibert, el paleontólogo que creyó haber descubierto restos humanos en la localidad granadina de Orce, en la misma zona.

La nueva datación de Luis Gibert es el resultado de un estudio geocronológico más amplio que se está realizando en el sureste peninsular que indica que existió una ocupación humana continuada en esta zona. En Cueva Negra se han hallado los unicos restos humanos hasta ahora de la zona, unos dientes de homínidos.

Los bifaces aparecen en Africa hace 1,5 millones de años y su importancia radica en que se asocian con el Homo ergaster o el Homo erectus, "porque la construcción de herramientas con formas predeterminadas y simétricas implica una mayor capacidad cognitiva", ha apuntado Gibert. Este investigador ha recalcado que la aparición de la industria olduvaiense y achelense más antigua de Europa en el sureste peninsular, que es extremadamente rico en bifaces, indica que "el Estrecho de Gibraltar funcionó como una barrera permeable a los homínidos durante el Pleistoceno Inferior y que probablemente lo cruzaron en varios momentos". Además, la presencia de fauna africana en el yacimiento murciano de Cueva Victoria y la casi total ausencia de bifaces entre el este de Italia e Israel apoyan esta teoría.

"Hasta ahora los yacimientos habían sido datados sólo por criterios arqueológicos por lo que la industria muy elaborada los situaba en una edad mucho más moderna que la real", ha señalado Gibert. En esta nueva datación los investigadores han utilizado la técnica del paleomagnetismo, que permite registrar los cambios que se han dado en la polaridad del campo magnético terrestre a través de sedimentos que tienen minerales con hierro.

Por otro lado, en el análisis también se ha tomado como referencia la fauna de fósiles vertebrados, principalmente pequeños mamíferos, que van evolucionando a lo largo del tiempo y permiten la construcción de biozonas para describir la fauna de un periodo concreto. Gibert ha explicado que "en ocasiones los criterios arqueológicos resultan insuficientes, porque los bifaces representan como mucho el 5% del conjunto de un yacimiento y la inexistencia de estos utensilios no siempre indica que tenga mayor antigüedad, sino que lo más probable es que el registro no sea lo suficientemente amplio para contener estas herramientas".

EFE

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP