sábado, 25 de julio de 2009

Hallan un cráneo de hace 500.000 años en Atapuerca

Cráneo 17, encontrado en la Sima de los Huesos. Javier TruebaLas excavaciones en los yacimientos de Atapuerca, un año más, han deparado grandes hallazgos. Además del fragmento de húmero de hace 1,3 millones de años que fue localizado en la Sima del Elefante, esta semana se ha encontrado importantes partes del cráneo de un 'Homo heidelbergensis' en la Sima de los Huesos.

Los fósiles, un parietal izquierdo y un frontal completo, se encontraban en el pequeño sector, de poco más de un metro cuadrado, en el que trabaja el equipo de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez desde hace 18 años.

Se trata, según explica Martínez a elmundo.es, de los restos de un varón adulto joven, si bien ahora tienen que estudiarlos para concretar sus características. Este cráneo hace el número 17 de los que han salido en la Sima desde 1992 y es uno de los siete 'huevos de avestruz', como llaman los paleontólogos a los fósiles de mayor tamaño.

Según el paleontólogo, lo más seguro es que el cráneo coincida con fragmentos encontrados en otras campañas y venga a completar, aún más, el conocimiento sobre los homínidos que hace medio millón de años vivieron en la Sierra de Atapuerca, en Burgos.

En la Cueva Mayor, que da entrada al yacimiento de la Sima, y donde este año se ha excavado por vez primera en la llamada Galería de las Estatuas, también se han encontrado restos fósiles de animales y utensilios de piedra. A falta de su estudio, los investigadores apuntan que podrían corresponder a los neandertales. Precisamente, ésta es la única especie humana de la que no se han encontrado fósiles en la rica Sierra de Atapuerca, habitada desde hace 1,3 millones de años hasta los tiempos recientes.

Este fin de semana acaban las excavaciones en los yacimientos. En las primeras semanas ya se supo que había aparecido un hueso de 'Homo antecessor' de hace 1,3 millones de años con señales de haber sido devorado por sus congéneres, lo que es el primer indicio de canibalismo humano de la historia.

Rosa M. Tristán / elmundo.es

domingo, 19 de julio de 2009

En busca del primer inventor

En busca del primer inventorEn la búsqueda del primer inventor los investigadores tendrán que retroceder no sólo en el tiempo, sino también en la escala evolutiva. Al menos, así lo afirma un estudio publicado en la revista 'Nature' en el que un grupo de especialistas explica como los recientes descubrimientos sobre el uso de herramientas en una amplia variedad de simios, así cómo el hecho de que estos animales los han estado usando durante miles de años, obligan a los expertos a replantearse las líneas divisorias entre la evolución de ambas especies en su desarrollo instrumental.

Los homínidos y los primates, tomaron caminos diferentes en la carrera evolutiva hace entre cinco y siete millones de años. Los primeros rastros de tecnología humana (hallados en Olduvai, Tanzania) datan de más de 2.5 millones de años. Según los expertos el nivel de habilidad que presentan estas primeras manifestaciones hace pensar que hubo etapas previas que aún se desconocen, lo que abriría la posibilidad de que un antepasado común entre simios y hombres creara unas herramientas anteriores, más rudimentarias.

Algunos expertos, como Julio Mercader, catedrático de Arqueología de la Universidad de Calgary y uno de los autores del trabajo, reclaman una nueva ciencia interdisciplinar , que una Arqueología y Primatología para que profundice en estas cuestiones. Mercader descubrió en Costa de Marfil los restos más antiguos de herramientas creadas por primates, usada hace 4.300 años. "Pocos arqueólogos han visto a un primate salvaje usando una herramienta, y pocos primatólogos han estado en excavaciones arqueológicas", señala Mercader.

El estudio también señala que los primates en libertad usan una amplia variedad de materiales tanto para buscar alimento, como para interacciones sociales o asearse. Chimpancés, orangutanes y capuchinos, usan hojas, madera o hierba, a menudo modificándola para servir a sus própósitos. Mientras, el uso de herramientas de madera por el hombre sólo se puede remontar a 800.000 años.

elmundo.es

sábado, 18 de julio de 2009

El antepasado común neandertal puede ser más joven que el del humano moderno

Neandertal y Homo sapiensUn grupo de científicos ha recuperado el genoma completo del ADN mitocondrial de cinco neandertales, uno de ellos del yacimiento de El Sidrón (Asturias), lo que ha permitido estimar que su antepasado común, la llamada 'Eva mitocondrial', vivió hace unos 110.000 años y que es más joven que el del humano moderno.

El genoma mitocondrial es el ADN que se halla en el interior de las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar energía a las células) y que tiene la particularidad de transmitirse únicamente por línea materna. Su análisis permite determinar cuál es el antepasado común, la llamada 'Eva mitocondrial'.

Este hallazgo, que se publica en la revista Science, también señala que la variación genética entre los neandertales es menor que entre los humanos modernos y abre la puerta a la discusión teórica sobre su demografía, ya que apunta que el tamaño de las poblaciones neandertales tuvo que ser muy reducido.

En esta investigación han participado científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el instituto Max Planck alemán y la Universidad de Oviedo.

Análisis de cinco neandertales

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron el genoma de cinco individuos, uno de El Sidrón, otro del yacimiento de Vindija (Croacia), dos de Feldhofer (Alemania) y uno de Mezmaiskaya (Rusia). Los autores obtuvieron asimismo la secuencia parcial de un sexto individuo, procedente del yacimiento ruso.

En relación a la fecha del antepasado común de esta especie, el investigador del CSIC Antonio Rosas explicó que la misma "es más reciente que la obtenida con modelos previos basados en el registro fósil".

Así, se pone de manifiesto que este pasado común materno de todos los genomas mitocondriales neandertales sería más reciente que 'la Eva' de los humanos modernos, que los investigadores sitúan en África hace 150.000 años.

A juzgar por la similitud de secuencias mitocondriales separadas por miles de kilómetros, los investigadores creen que no existió una estructuración geográfica de las poblaciones neandertales, al menos al final de su historia evolutiva, informó el CSIC.

Los investigadores han estimado que el tamaño total de estas poblaciones era muy reducido, con un número efectivo de mujeres inferior a las 3.500. Estos hallazgos contradicen otros estudios morfológicos anteriores.

EFE

jueves, 16 de julio de 2009

Descubren en Atapuerca la prueba más antigua de canibalismo entre humanos

Eudal Carbonell, Gala Gómez y José María Bermúdez de Castro, con el fósil. Fundación AtapuercaLos antepasados humanos de hace 1,3 millones de años que habitaron Europa se comían a sus congéneres. Un fragmento de húmero, encontrado en la Sima del Elefante, en la sierra de Atapuerca, muestra las marcas típicas realizadas cuando los primitivos homínidos trataban de sacar la médula del interior de los huesos, lo que le convierte en la prueba más antigua de canibalismo humano hallada hasta ahora.

El hallazgo, realizado por la joven paleontóloga Gala Gómez Merino, tuvo lugar hace unos días en el nivel 9 del yacimiento, en el que en 2007 ya se localizó una mandíbula, que fue portada de la revista 'Nature'.

Al año siguiente la falange de una mano de un individuo de hace 1,3 millones de años, el más primitivo de Europa encontrado hasta ahora.

Tras un primer análisis, los paleontólogos observaron que el húmero presentaba marcas de descarnación realizadas con utensilios de piedra, iguales a las de los fósiles de otros animales encontrados en el mismo nivel.

"Está claro que alguien trataba de sacar la médula del hueso, muy apreciada en la alimentación, y que se trataba de una humanidad muy primitiva, 400.000 años más antigua que el 'Homo antecessor' de la cercana Gran Dolina", explica José María Bermúdez de Castro, codirector en las excavaciones de Atapuerca.

Casos de canibalismo ya están bien documentados en el nivel 6 del yacimiento al que se refiere el paleontólogo. De hecho, los investigadores se plantean ahora una posible relación entre los homínidos de ambos lugares, aunque estuvieran tan separados en el tiempo.

"Existe la posibilidad de que tuvieran un origen común en Próximo Oriente y que luego llegaran hasta esta sierra y sean unos descendientes de otros. Otra posibilidad, que me parece más factible, es que tuvieran un origen común, pero llegaran hasta aquí en diferentes oleadas", argumenta Bermúdez de Castro.

En el caso de la Gran Dolina se sabe que esta práctica de comerse a los congéneres, que también han practicado otras especies humanas, se debía a una lucha por un territorio que, hace 900.000 años, era más cálido y contaba con mucha agua, por lo que había una gran competencia por conservarlo. Una vez que mataban a los competidores, se los comían.

Los investigadores están convencidos de que, debido a la inclinación del nivel 9 de la Sima del Elefante, muchos más restos de este individuo se acumulan bajo el camino de la Trinchera del Ferrocarril, que divide el lugar.

De hecho, la Junta de Castilla y León tiene un proyecto realizar un puente que permita excavar en ese lugar sin impedir el acceso a otros yacimientos de la Sierra, lo que, sin duda, dará lugar a nuevos hallazgos sorprendentes en Atapuerca de aquellos primeros europeos.

Rosa M. Tristán / elmundo.es

miércoles, 8 de julio de 2009

Descubren un nuevo simio en la selva amazónica brasileña

Ilustración de la nueva especie de Tamarín. Foto: ReutersInvestigadores han descubierto una nueva subespecie de simio en un remoto lugar de la selva amazónica, según anunció el martes la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés).

El mono descubierto fue avistado por primera vez por los científicos en el 2007 en el estado brasileño de Amazonas y está emparentado con los monos tamarín, conocidos por sus vistosas espaldas marcadas, dijo el grupo de conservación de la vida silvestre con sede en Estados Unidos.

El pequeño simio, que es en su mayor parte gris y marrón y pesa 213 gramos, ha sido llamado tamarín Mura, por la tribu indígena Mura de la cuenca de los ríos Purus y Madeira, donde fue encontrada la nueva subespecie. Los ejemplares del pequeño mono miden unos 24 centímetros de alto y tienen una cola de 32 centímetros.

"Este nuevo mono descrito, muestra que incluso hoy hay importantes descubrimientos de vida silvestre por realizarse", dijo en una declaración de la WCS Fabio Rohe, principal autor de un estudio que confirma el nuevo descubrimiento.

El estudio halló que el simio es amenazado por proyectos de desarrollo en la región, incluyendo una gran carretera que atraviesa la selva que está en proceso de pavimentación y que podría provocar deforestación. "Este descubrimiento debe servir como una llamada de alerta de que aún hay mucho por aprender de los lugares silvestres del mundo, aunque todavía los humanos siguen amenazando a esas áreas con destrucción", sostuvo Rohe.

Reuters

jueves, 2 de julio de 2009

Huellas de koala

KoalaLas huellas digitales de cada ser humano son diferentes y no hay dos personas con las mismas huellas, ni siquiera la de los hermanos gemelos univitelinos.

Nuestros parientes más próximos, los orangutanes, gorilas y chimpancés, tienen huellas dactilares similares a las nuestras. Similares, pero lo suficientemente distintas para no confundir a ningún especialista. Sin embargo, hay un animal, muy alejado evolutivamente de nosotros, cuyas huellas son idénticas. Se trata del koala, que vive en Australia y que se separó de nosotros hace 70 millones de años.

Si sorprendente es que koalas y humanos tengan huellas digitales casi idénticas, todavía lo es más el que este hecho no se descubrió hasta 1997, cuando Maciej Hennenberg publicó un artículo sobre este tema en la revista Natural Science. Recientemente Hennenberg ha sonado mucho debido al famoso «hombre de Flores». Pero esa es otra historia.

Un animal muy próximo al koala, el wombat de nariz peluda (Lasiorhinus latifronts) no tiene huellas digitales en sus patas. Pero un animal más alejado, Phalanger maculatus, sí que las tiene.

Para qué sirven las huellas dactilares siempre ha sido un enigma. Se ha especulado que es para aumentar el rozamiento y que al coger los objetos no resbalen. Pero recientes experimentos demuestran que el rozamiento es mayor con una piel lisa que con huellas dactilares. Tal vez, y tan solo es una posibilidad, esté más relacionado con el agarre a ramas húmedas. Las huellas actúan como canales de desagüe. Lo mismo que hacen los «dibujos» de los neumáticos.

¿Qué tienen en común orangutanes, gorilas, chimpancés, koalas, Phalanger maculatus y humanos y en qué se diferencian del wombat de nariz peluda? La respuesta está en su vida arborícola -en el caso de los humanos la de nuestros antepasados-. El wombat no es arborícola.

Las huellas dactilares parecen tener su origen en la adaptación a una vida en los árboles; aunque dicha adaptación no es suficiente, como demuestra el hecho de que los canguros arborícolas (Dendrolagus linustus) no las tienen, aunque sí tienen unas verrugas que producen un efecto similar.

Cuando dos especies distintas adquieren alguna característica muy similar, por ejemplo, los delfines -mamíferos- adquieren forma de pez, se dice que ha habido una evolución convergente. Otro ejemplo son los osos hormigueros, pangolines, equidnas, etcétera, que están muy alejados evolutivamente y, sin embargo, todos han desarrollado un hocico alargado y una lengua larga y viscosa que les permite capturar hormigas y termitas.

Para mí, aunque sé la explicación, no deja de resultarme sorprendente que el animal que tiene huellas digitales más similares a las mías sea el koala.

FÉLIX ARES. diariovasco.com

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP