sábado, 30 de mayo de 2009

Una erupción volcánica pudo causar la extinción del Pérmico

Una erupción volcánica pudo causar la extinción del PérmicoUna enorme y hasta ahora desconocida erupción volcánica acaba de ser relacionada con la gran extinción del Pérmico, durante la que desapareció más del 95 por ciento de la vida marina de nuestro planeta. Se trata de una gigantesca erupción que se produjo en el sur de China hace 260 millones de años, en el Pérmico medio, y cuya existencia acaba de ser demostrada por un equipo de geólogos británicos de la Universidad de Leeds.

Esa actividad volcánica en lo que hoy es la provincia china de Emeishan supuso la expulsión de más de medio millón de kilómetros cúbicos de lava, una gigantesca colada que cubrió una superficie casi cinco veces mayor que nuestra actual comunidad gallega. Una consecuencia de este episodio de "supervulcanismo" fue la práctica aniquilación de toda la vida marina en nuestro planeta. Los resultados de la investigación, en la que también ha colaborado la Universidad China de Geociencias en Wuhan, se publican esta semana en la revista Science.

A diferencia de lo que ha sucedido en otras ocasiones, los científicos han sido capaces, esta vez, de localizar con extraordinaria precisión el momento exacto de la erupción, y lo que es más, de relacionarlo directamente con un episodio de extinción en masa. Ello es así debido al hecho de que las erupciones se produjeron junto a aguas poco profundas, de forma que la lava aparece, incluso hoy en día, como una capa perfectamente distinguible de roca fundida y estéril, emparedada entre dos estratos de roca sedimentaria y rica en fósiles marinos. Fósiles cuyas edades pueden ser determinadas con exactitud por los investigadores.

De esta forma, la capa de roca y fósiles inmediatamente posterior a la de lava muestra con claridad la desaparición de numerosas formas de vida y relaciona, por lo tanto, el comienzo de la actividad volcánica con una enorme catástrofe medioambiental.

La misma situación del volcán, junto a aguas poco profundas, es también responsable del efecto global que tuvo aquella tremenda erupción. Grandes rios de lava fluyendo con mucha rapidez penetraron en el agua y dieron lugar a violentas y sucesivas explosiones, que lanzaron hasta la estratosfera grandes cantidades de dióxido de azufre.

"Cuando una colada de magma rápido y de baja viscosidad entra en un mar poco profundo -explica él paleontólogo Paul Wignall, investigador principal del estudio- es como tirar agua a una sartén de aceite hirviendo. Se produce una explosión espectacular y una gran nube de humo".

La inyección de grandes cantidades de dióxido de azufre a la atmósfera pudo llevar a la formación de densas nubes que se propagaron por todo el mundo, enfriándolo y causando, en última instancia, auténticos aguaceros de lluvia ácida. Basándose en los registros fósiles, los científicos estiman que este desastre medioambiental se produjo justo al comienzo de la gran erupción. "La abrupta extinción de la vida marina puede verse claramente en el registro fósil, que está íntimamente ligado a gigantescas erupciones volcánicas y a una catástrofe medioambiental de proporciones globales", explica Wignall.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Un ingrediente clave para la vida en un meteorito

Un fragmento del meteorito que cayó en el lago Tagish de Canadá. NASAEl ácido fórmico, uno de los ingredientes que se consideran fundamentales en el 'caldo primordial' del que surgió la vida, se ha detectado en un meteorito que cayó en el lago Tagish de Canadá, en el año 2000.

Según ha anunciado un equipo de investigadores en la conferencia de la Unión Geofísica Americana, los análisis realizados en esta roca han desvelado niveles de esta molécula cuatro veces más altos que la mayor cantidad detectada hasta ahora en otros meteoritos. Además, los científicos están convencidos de que el ácido fórmico tiene un origen extraterrestre.

"Hemos tenido suerte de que el meteorito no fuera manipulado por personas, ya que si esto hubiera ocurrido se hubiera contaminado con compuestos orgánicos que todos tenemos en los dedos", ha explicado a la BBC Christopher Herd, de la Universidad de Alberta, uno de los autores principales de la investigación.

Las muestras del meteorito, que en total pesan 850 gramos, se encontraron en las aguas del lago Tagish, cuyas bajas temperaturas evitaron que el ácido fórmico se disipara. Los investigadores han sometido estos fragmentos de roca a una exhaustiva serie de análisis, y han descubierto cantidades de este compuesto orgánico que baten todos los récords en este campo de estudio.

Hasta ahora, los científicos habían centrado sus esfuerzos en la exploración del llamado meteorito de Murchison, que cayó en 1969 en la ciudad australiana del mismo nombre, y en el que se encontraron varios tipos de aminoácidos.

"Lo interesante es que estamos descubriendo mucha variedad en los tipos de compuestos que contienen los meteoritos. No nos habíamos dado cuenta de esto al centrarnos en el metorito de Murchison, pero ahora este nuevo hallazgo nos ofrece una nueva perspectiva", asegura Mark Sephton, del Imperial College de Londres.

La composición química del ácido fórmico detectado en el meteorito del lago Tagish demuestra que probablemente se formó en las regiones más frías del espacio, antes de que existiera el Sistema Solar.

En la Tierra, el ácido fórmico se encuentra en los aguijones de algunos insectos, como las hormigas, pero los expertos creen que fue un ingrediente importante en las reacciones bioquímicas que desencadenaron el surgimiento de la vida en la Tierra.

Algunos científicos consideran posible que los ingredientes fundamentales de la vida pudieron llegar a nuestro planeta desde el espacio, traídas por meteoritos o cometas. Esta hipótesis, conocida como la teoría de la panspermia, es muy controvertida, aunque ha tenido algunos defensores ilustres, como el codescubridor del ADN, Francis Crick.

elmundo.es

miércoles, 20 de mayo de 2009

Anfibios y reptiles europeos en peligro de extinción

Salamandrina perspicillata. Antonio RomanoUna quinta parte de los reptiles de Europa y casi una cuarta parte de sus anfibios están en peligro, según los nuevos estudios encargados por la Comisión Europea y realizados por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Estos estudios, que se presentarán el Día Mundial de la Biodiversidad, constituyen las primeras Listas Rojas Europeas de anfibios y reptiles y revelan tendencias poblacionales alarmantes.

Más de la mitad de los anfibios europeos (59 %) y el 42 % de los reptiles están en disminución, lo que significa que los anfibios y reptiles están en una situación de riesgo aún mayor que los mamíferos y aves europeos. Para el 23 % de los anfibios y el 21 % de los reptiles la situación es tan grave que están clasificados como especies amenazadas en la Lista Roja Europea. La mayor parte de la presión sobre estas especies en disminución procede de la destrucción por el ser humano de sus hábitats naturales, combinada con el cambio climático, la contaminación y la presencia de especies invasoras.

«En el Día Mundial de la Biodiversidad, éste es un dato preocupante», ha declarado Stavros Dimas, Comisario Europeo de Medio Ambiente. «A pesar de la estricta legislación que protege nuestros hábitats y la mayoría de las especies afectadas, casi una cuarta parte de los anfibios de Europa está ahora en peligro. Ello refleja la enorme presión que estamos ejerciendo sobre la flora y la fauna europeas y subraya la necesidad de replantearnos nuestra relación con la naturaleza. Por tanto, invito a los ciudadanos, los políticos y al sector industrial a reflexionar sobre nuestro reciente Mensaje de Atenas y a tener en cuenta los problemas de la biodiversidad en las decisiones que tomen. No podemos seguir así».

La doctora Helen Temple, coautora del estudio, ha declarado: «La Europa meridional es especialmente rica en anfibios, pero el cambio climático y otras amenazas están presionando gravemente sus hábitats de agua dulce. El crecimiento de la población humana, la intensificación de la agricultura, la urbanización descontrolada y la contaminación están ahogando los hábitats naturales en toda Europa. Esta situación no es beneficiosa ni para los anfibios ni para los reptiles».

En Europa habitan 151 especies de reptiles y 85 especies de anfibios, muchas de las cuales no existen en ninguna otra parte del mundo. Seis especies de reptiles, entre ellas el lagarto canario moteado (Gallotia intermedia) y la lagartija de las islas Eolias (Podarcis raffonei), se han clasificado como especies en peligro crítico de extinción, lo que significa que se enfrentan a un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre. Otras once especies se consideran especies en peligro (es decir, con un riesgo muy elevado de extinción en estado silvestre) y diez, especies vulnerables (alto riesgo de extinción en estado silvestre).

Entre los anfibios, grupo que incluye a ranas, sapos, salamandras y tritones, hay dos especies consideradas en peligro crítico de extinción: la rana cerigensis (Pelophylax cerigensis) y el tritón del Montseny (Calotriton arnoldi), único tritón endémico de España. Cinco especies más, en particular el sapo de vientre amarillo de los Apeninos (Bombina pachypus), están en peligro y once están clasificadas como especies vulnerables.

La situación de los anfibios y los reptiles es incluso peor que la de otros grupos de especies: el 15 % de los mamíferos y el 13 % de las aves están amenazados. Sin duda alguna, también hay otros grupos en peligro, pero únicamente se han evaluado éstos de manera exhaustiva a nivel europeo con arreglo a las directrices de las listas rojas regionales de la IUCN.

La biodiversidad -la red de vida de la que dependemos- disminuye en todo el mundo. La Unión Europea se ha comprometido a poner fin a la pérdida de biodiversidad para 2010, y, para ello, cuenta con un Plan de Acción sobre Biodiversidad. El mes pasado, los ocho puntos del «Mensaje de Atenas» subrayaban la necesidad de intensificar los esfuerzos para detener esta pérdida, mediante medidas tales como aumentar la sensibilización de la opinión pública sobre la importancia de este problema, mejorar la financiación e integrar más sistemáticamente los aspectos de la biodiversidad en otros ámbitos políticos.

Las Listas Rojas Europeas, elaboradas por la IUCN, constituyen un marco para clasificar las especies en función de su riesgo de extinción. Las especies amenazadas son las que aparecen clasificadas como en peligro crítico de extinción, en peligro, o vulnerables.

lunes, 18 de mayo de 2009

La primera presencia de humanos modernos en Galicia

Homo SapiensInvestigadores del Grupo de Estudios para la Prehistoria del Noroeste de la Universidade de Santiago (USC) recogen en un estudio que el yacimiento de la Cova de Eirós, en Triacastela (Lugo), revela la primera presencia de humanos modernos en Galicia.

Según indica el estudio, el yacimiento conserva la única secuencia del noroeste donde se puede estudiar la transición entre los últimos neandertales y los primeros humanos modernos, aportando gran información sobre sus modos de vida, estrategias de caza y subsistencia de estas dos especies de homínido.

Los investigadores de este grupo de la USC trabajan en la excavación de este cueva junto con un equipo del Institut Catalá de Paleocología Humana i Evolució Social de Tarragona (Iphes). Resaltaron que los trabajos desarrollados revelan la importancia de este yacimiento para el estudio de los modos de vida de los neandertales en el Paleolítico medio.

La industria lítica y las nuevas dataciones realizadas en un nivel superior de la cueva indican la existencia de una ocupación humana que se remonta a hace unos 30.000 años, ya en los inicios del Paleolítico Superior. Este mismo nivel de la cueva se relaciona con el Auriñaciense, periodo en el que los primeros humanos modernos llegan al continente europeo.

La datación de la Cova Eirós ayudarán, según precisaron, a completar la secuencia del Paleolítico Superior en Galicia. Estos yacimientos en cuevas ofrecieron "gran información" sobre los modos de vida de los humanos modernos, tanto en lo referente a sus estrategias de caza, como a modos de fabricación de herramientas.

Según manifestaron los investigadores de esta excavación, al frente de la que se encuentra el profesor Ramón Fábregas, existen grandes expectativas frente a las próximas intervenciones, "así como por los resultados que proporcionará la realización de un programa de dataciones con una técnica, la OSL, que puede ofrecer el marco cronológico de las ocupaciones paleolíticas en las cuevas de Galicia y de los yacimientos al aire libre de la Depresión de Monforte de Lemos.

Europa Press

sábado, 16 de mayo de 2009

Los monos detectan las oportunidades perdidas y aprenden de sus errores

Los monos detectan las oportunidades perdidas y aprenden de sus erroresLos monos, al igual que las personas, también se comen la cabeza por tomar decisiones erróneas. Científicos de la Universidad de Duke (EE.UU.) han confirmado por primera vez que el cerebro de los primates registra las equivocaciones y aprende de las oportunidades perdidas. «Es la primera evidencia de que los monos, de la misma forma que las personas, tienen pensamientos sobre lo que habría pasado o podría haber pasado» de haber tomado otra decisión, asegura el investigador Ben Hayden, principal autor del estudio publicado esta semana en la revista «Science».

Los monos fueron sometidos a un experimento en el que participaban en un juego similar a un popular concurso de televisión de los años 60 y 70 llamado «Let's make a deal», algo así como «Trato hecho», en el que tenían que hacer elecciones por las que podían obtener distintas cantidades de zumo como recompensa. El animal debía elegir uno de ocho cuadrados blancos idénticos colocados en círculo. Cuando escogía uno, aparecía debajo un color. Según el color, la recompensa era mayor o menor. Durante algunas semanas, los animales fueron entrenados para asociar una recompensa de gran valor con el color verde, mientras que los otros colores representaban premios bajos. Después de recibir un regalo, al mono también le enseñaban los premios que había perdido.

Los expertos examinaron las neuronas de una región del cerebro de los monos que hicieron de cobayas situada en el cortex y denominada ACC, que dirige las consecuencias de las acciones y media en los cambios resultantes en el comportamiento. Así, comprobaron que las neuronas respondían de igual forma tanto a los grandes premios reales como a los imaginarios, aquellos que el mono sabía que había perdido.

Para medir cómo esas respuestas podrían ayudar al mono a aprender, los investigadores mantuvieron la recompensa alta -escondida bajo una tarjeta- en la misma posición el 60% de las veces, o la movían a otra posición siguiendo el movimiento de las agujas del reloj, de forma que el primate podía darse cuenta y adaptarse al patrón. Los monos eligieron objetivos cercanos a los cuadrados con premios potencialmente altos en más ocasiones que los que estaban cerca de los menos premiados (37,7% frente al 16,7%), lo que sugiere que entendieron la relación entre una tarjeta con un premio alto en una partida y su posible ubicación en la siguiente. Según el estudio, «los animales aprendieron el patrón y eligieron los valores altos más veces que las que hubieran sido posibles por azar».

«Es significativo aprender que las neuronas juegan un doble papel, porque el mono sólo puede adaptar su comportamiento cuando consigue información sobre lo que ha ocurrido en realidad y lo que ha perdido», ha señalado Michael Platt, profesor de neurobiología y antropología de la Universidad de Duke.

Según los investigadores, las personas están mucho más dispuestas a arriesgar en un juego si se dan cuenta de que podrían haber ganado un premio mayor arriesgando en el pasado. Así, los autores del artículo creen que los monos también se comportan de manera similar.

JUDITH DE JORGE. ABC.es

miércoles, 13 de mayo de 2009

Los humanos de hace 70.000 años usaban pegamento

Tinte rojo adhesivo. PNASLos seres humanos utilizaban pegamento hace entre 200.000 y 30.000 años, según un estudio realizado por varios expertos de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica.

Los científicos encontraron restos de compuestos adhesivos junto a microfracturas en utensilios de piedra de hace unos 70.000 años en la cueva Sibudu, en Suráfrica. Y consiguieron la 'receta': algunas plantas elásticas y polvo rojo ocre mezclados en una proporción adecuada para ser adherente. Se encontraban en lugares donde una vez hubo insertado un mango. En otros casos, la receta incluía polvo negro o blanco, pero no rojo.

"Conocíamosla posibilidad de que la gente de Sibudu colereara sus armas simbólicamente, quizás como una ofrenda de sangre, pero no era una explicación satisfactoria", reconocen los autores en la revista 'Proceedings of National Academy of Science'. El problema es que este rojo ocre no estaba en todo el utensilio, sino sólo en la zona donde pudo haber un mango. Tenía que ser una especie de pegamento.

Para dar consistencia a su hipótesis, el equipo, liderado por Lyn Wandley, encontró los componentes en la naturaleza. Se trata de una acacia que exuda una sustancia pegajosa por las grietas de su corteza. Esta goma es utilizada en la industria alimentaria como emulsionante y estabilizador. Debido a que tiene ácido urónico, es ideal para completar la composición con el óxido ocre, que es hierro.

Después de replicar la fórmula, Wandley y sus colegas hicieron pruebas de 'pegado' de varios utensilios, exactamente igual que los antepasados en la Edad de Piedra. Y funcionó en la mayoría de los casos con éxito.

"No tenemos todas las respuestas sobre la elección del rojo ocre para algunos de los componentes adhesivos prehistóricos. Podríamos decir que su contenido alto de hierro tiene relación con ello, pero también tiene desventajas. Habrá que seguir investigando", apuntan los investigadores sudafricanos.

En todo caso, recuerdan que se trata de lo que denominan 'pirotecnología', en la que hay que tener en cuenta numerosos factores, como la temperatura, la mezcla de componentes o la formación de carbones.

En definitiva, concluyen que los humanos de hace decenas de miles de años eran unos artesanos "con capacidad para pensar en términos abstractos acerca de las propiedades de las plantas y los productos naturales con óxido. Cualidades como el óxido, hidratación o sequedad son pensamientos complejos. Hacer el pegamento precisaba una capacidad operacional a múltiples niveles".

jueves, 7 de mayo de 2009

El Homo floresiensis puede no descender del Homo erectus

Homo floresiensisEl 'Homo floresiensis' descendería de un homínido más primitivo que el 'Homo erectus', según sugieren nuevos datos publicados esta semana en la revista 'Nature'. La publicación presenta dos estudios, del Museo de Historia Natural de Londres en Reino Unido y el Centro Médico de la Universidad de Stony Brook en Estados Unidos respectivamente, que apoyan la teoría de que el hombre de Flores es una especie distinta de homínido y no un humano moderno con microcefalia.

Desde la descripción en 2004 del 'Homo floresiensis', una especie de humano diminuto y con un cerebro pequeño que vivió en la isla indonesa de Flores hasta hace al menos 12.000 años, se abrió un debate sobre si los restos pertenecían a una especie o a un humano moderno con una forma de microcefalia, un término que engloba un conjunto de síndromes en los que el paciente tiene una cabeza muy pequeña.

Los dos estudios que se publican ahora apoyan la teoría de que el 'Homo floresiensis' era una especie distinta aunque más extraña de lo que se había pensado hasta el momento.

Un argumento que apoya la microcefalia del 'H. floresiensis' es que su cabeza era desproporcionadamente pequeña incluso para una criatura que podría haber experimentado el enanismo que se observa en los seres vivos de las islas.

El trabajo de Eleanor Weston y Adrian Lister en Reino Unido examina este problema por analogía al estudiar los fósiles de hipopótamos enanos después de su aislamiento en la isla de Madagascar y la separación de sus ancestros africanos.

Los investigadores muestran que el cerebro de los hipopótamos enanos empequeñeció desproporcionadamente, lo que sugiere que el cerebro del 'H. floresiensis' podría haber sido pequeño simplemente como resultado del enanismo derivado de las islas en vez de cualquier tipo de patología.

En otro estudio, William Jungers y su equipo en la Universidad de Stony Brook analizan de nuevo los restos del homínido de la cabeza a los pies. Los investigadores muestran que, aunque los pies tenían grandes dedos doblados hacia el interior como en los humanos modernos que caminan erguidos por completo, estos dedos eran mucho más largos en relación al resto de los miembros inferiores en comparación con los humanos modernos y más parecidos en su proporción a los de algunos simios.

Estos descubrimientos plantean la posibilidad de que el ancestro de esta especie no fuera el 'Homo erectus', como muchos habían pensado, sino otro homínido más primitivo y remoto.

sábado, 2 de mayo de 2009

Los africanos evolucionaron a partir de 14 poblaciones ancestrales

Los africanos evolucionaron a partir de 14 poblaciones ancestralesLas poblaciones actuales de África evolucionaron a partir de 14 poblaciones ancestrales, según un estudio de las universidades de Maryland y Pensilvania en los Estados Unidos que se publica en la revista 'Science'. Para llegar a estos resultados, los autores del trabajo han analizado las diferencias genéticas entre más de 3.000 individuos de toda África y de otras partes del mundo.

Los descubrimientos revelan una inmensa diversidad genética en todo el continente y constituyen la base de futuros estudios que podrían conducir a importantes avances médicos en África, así como a una mejor comprensión de la historia evolutiva humana y de los orígenes de los humanos modernos en este continente.

Los científicos, dirigidos por Sarah Tishkoff, estudiaron variaciones genéticas entre 121 poblaciones africanas, cuatro afroamericanas y 60 no africanas recopilando ADN de muchos voluntarios y comparando las secuencias en varios marcadores genéticos del genoma.

Descubrieron altos niveles de mezcla en los ancestros de la mayoría de las poblaciones, lo que reflejaría los episodios históricos de migración en el continente y perfilaron los mecanismos clave de migración y las relaciones evolutivas. En conjunto los resultados concuerdan con la reconstrucción realizada por los científicos a través de patrones culturales y lingüísticos.

Los resultados muestran que existen ancestros comunes entre las poblaciones de cazadores-recolectores dispersos geográficamente que incluyen a los pigmeos y los San de lengua joisana así como a otros grupos del este de África que también hablan estos lenguajes que incorporan cliqueos o chasquidos.

Los ancestros de los afroamericanos proceden en un 71 por ciento de la población níger-cordófana de África occidental, en un 13 por ciento de Europa y en alrededor de un 8 por ciento de otras poblaciones africanas.

Además de proporcionar información sobre la historia evolutiva de africanos y afroamericanos, el estudio aporta una base para muchas otras líneas de investigación. Así, los resultados podrían ayudar a los epidemiólogos genéticos a identificar las poblaciones más útiles para sus estudios en la búsqueda de factores de riesgo genético para ciertas enfermedades.

El trabajo también podría ser útil para la farmacogenómica en la determinación de los grupos étnicos a incluir en sus estudios para maximizar la representación de poblaciones genéticamente diversas. Los genetistas evolutivos podrían además emplear los datos para investigar cuestiones sobre cuándo y dónde los humanos modernos evolucionaron en África y el tamaño de la población que migró desde el continente al exterior.

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP