lunes, 14 de septiembre de 2009

Dentistas donan 400 dientes para compararlos con homínidos de Atapuerca

AtapuercaUnos 400 dientes modernos, recogidos en clínicas dentales de seis comunidades autónomas, entre ellas Castilla-La Mancha, servirán para realizar un estudio comparativo de la anatomía dental de los homínidos fósiles del Plioceno y Pleistoceno encontrados en la sierra de Atapuerca con la de los actuales seres humanos.

Se trata de analizar la evolución humana a través de los dientes del Homo Antecessor o Heidelbergensis y su comparación con la especie humana actual, pues "somos la única referencia de su genealogía", según el director científico del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), José María Bermúdez de Castro.

Para lograr una colección de referencia de dientes de humanos modernos y llevar a cabo así este estudio comparativo, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) ha donado cerca de 400 dientes al grupo de Antropología Dental del CENIEH.

Los dientes, extraídos recientemente y con edad y sexo conocidos, han sido recogidos a través de dieciséis clínicas dentales, ubicadas en Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y la Comunidad de Madrid.

"Hasta hace poco usábamos la radiografía convencional para analizar el diente pero los resultados son muy limitados porque solo nos proporciona una visión interna", ha apuntado Bermúdez de Castro.

La aparición de microescáneres ha abierto "una nueva dimensión en el estudio del aparato dental de los homínidos", pues permite estudiar los dientes a escala de micras, según el director científico del CENIEH.

"Ahora podemos extraer de manera virtual todo el interior de un diente y conocer con mucha exactitud sus cavidades, las dimensiones de su pulpa o la dentina, el esmalte de los dientes", ha señalado.

No obstante, la tarea de encontrar dientes modernos sanos ha sido "complicada", pues los que se extraen están en general en malas condiciones, excepto "aquellos extraídos como consecuencia de enfermedades de las encías", ha explicado el secretario de SEPA, David Herrera.

En estas patologías, según Herrera, no se pierde necesariamente la integridad del diente sino solo su cimiento.

Hace un millón de años, el tamaño de los molares y premolares de las poblaciones humanas era más grande, pero la morfología dental ha evolucionado poco y "apenas es apreciable".

"Una persona que no sea especialista ve un diente del pasado y lo único que le sorprende es el estado de fosilización y su coloración", ha añadido.

A diferencia de sus descendientes, los homínidos del Pleistoceno no tenían caries porque no consumían hidratos de carbono en las cantidades actuales y aunque no se cepillaban los dientes, usaban palillos para limpiarse los espacios interdentales, ha explicado Bermúdez de Castro.

"El uso de seda dental como medida de higiene interdental apenas supera el 15 por ciento entre la población española, por lo que en algunos casos nuestros antepasados tenían más conciencia preventiva que nosotros", ha bromeado Herrera.

Los dientes modernos servirán también para realizar investigaciones sobre el dimorfismo sexual, las variaciones de la morfología dental relacionadas con la edad o los hábitos masticarios.

EFE

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP