domingo, 20 de enero de 2008

Altruismo o egoismo

El sulcus posterior superior temporal se activa con las conductas altruistasEl altruismo, sabemos, es la tendencia a ayudar a otros colocando el beneficio de los demás antes de nuestro propio beneficio. Según la investigación llevada a cabo en el Centro Médico de la Universidad Duke, en Carolina del Norte, la zona relacionada con el altruismo es la llamada sulcus posterior superior temporal.

Por medio de escáneres cerebrales, los científicos descubrieron que la activación de esta zona cerebral predice las conductas altruistas o egoístas de una persona.

Según el doctor Facundo Manes, director del Instituto de Neurociencias Cognitivas en Argentina, "este estudio es un avance en el entendimiento de los procesos cognitivos asociados a un fenómeno complejo como el altruismo". "Sin embargo, se necesitan más estudios para poder afirmar que una área del cerebro es necesaria para desempeñar una determinada conducta, en este caso el altruismo".

En el estudio, publicado en la revista Nature Neuroscience, los investigadores monitorearon los cerebros de 45 personas mientras jugaban un juego de computadora o miraban a la computadora jugar el juego ella sola.

En ambos casos, aquél que ganara el juego recibía dinero para una organización de caridad elegida por el participante. Los científicos observaron los cerebros de los voluntarios por medio de una técnica llamada imágenes por resonancia magnética funcional. Ésta utiliza pulsos magnéticos no perjudiciales para medir los cambios en los niveles de oxígeno que indican actividad neuronal.

Los escáneres revelaron que la región del sulcus posterior superior temporal se activaba más cuando los voluntarios miraban a la computadora jugar, que cuando jugaban ellos mismos. Esta región, dicen los investigadores, que se localiza en la porción superior y posterior del cerebro, generalmente se activa cuando la mente está tratando de representar las relaciones sociales.

Los científicos lograron categorizar a los participantes como más o menos altruistas, basándose en sus respuestas a las preguntas sobre qué tan a menudo se comprometían en ayudar a otros. Después compararon los escáneres con los resultados de sus conductas altruistas.

Según los científicos, los escáneres mostraron que el aumento en la actividad del sulcus posterior superior temporal predice "vigorosamente" la probabilidad de que una persona sea altruista.

Los resultados, dicen los investigadores, indican que la conducta altruista podría originarse en la forma cómo la gente percibe el mundo, más que en la forma cómo actúa en éste. Según los científicos, el estudio podría tener implicaciones importantes para el entendimiento de enfermedades como el autismo.

Y ahora están explorando formas para estudiar el desarrollo de esta región cerebral para intentar determinar cómo se establecen las tendencias como el altruismo.

"Durante mucho tiempo se ha intentado comprender por qué existe la cooperación entre los seres humanos, aún cuando esa cooperación no dé una recompensa directa o inmediata". "Y se ha pensado que el altruismo está relacionado a la capacidad del individuo de percibir el mundo y la capacidad de poder percibir la mente del prójimo, el llamado cerebro social", afirma el especialista.

"El estudio de estos procesos cerebrales -agrega Facundo Manes- podría eventualmente ayudar a entender desórdenes como el autismo o la esquizofrenia, en las cuales hay un déficit de la capacidad del individuo para percibir al prójimo".

domingo, 13 de enero de 2008

Consiguen paralizar la metastasis en el cancer de mama

El equipo de Joan Massagué en el Instituto Médico Howard Hughes del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York (Estados Unidos) ha dado un paso más en la identificación de las bases genéticas de la metástasis del cáncer de mama.

Los investigadores, que publican su último trabajo en la revista 'Nature', han descubierto que determinadas piezas de pequeño tamaño de ácido ribonucleico, denominadas microARN, evitan la expansión del cáncer de mama a los pulmones y a los huesos.

La investigación del laboratorio de Massagué muestra que la mayoría de los tumores de cáncer humanos invasivos y agresivos carecen de tres moléculas clave de microARN denominadas miR-335, miR-126 y miR-206. Cuando los investigadores volvieron a colocar las moléculas en los tumores de cáncer de mama humanos en ratones, los tumores perdieron su capacidad para extenderse.

Según explica Joan Massagué, investigador del Instituto Médico Howard Hughes del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, "los pequeños ARN evitan la expansión del cáncer al interferir con la expresión de genes que proporcionan a las células cancerígenas la capacidad para proliferar y migrar".

Los análisis biológicos han revelado que miR-126 influye en la tasa de proliferación de las células metastásicas, mientras que miR-335 y miR-206 influyen en la capacidad de las células para migrar a los pulmones o el hueso.

Los científicos se muestran optimistas ante la posibilidad de que su trabajo pueda promover el desarrollo de nuevas pruebas clínicas para evaluar la probabilidad de que los tumores de mama se extiendan.

La metástasis del cáncer de mama es la principal causa de mortalidad por la enfermedad y se produce cuando las células de un tumor primario consiguen desprenderse e invadir otro órgano.

A diferencia de las moléculas más largas de ARN mensajeros (ARNm) que codifican proteínas celulares, los microARN regulan la actividad genética al suprimir o promover la traducción de ARNm, que en realidad son plantillas genéticas de las proteínas. En las proteínas en construcción, la plantilla de ARNm se trascribe a partir de genes del ADN y se transporta a los ribosomas, las fábricas de proteínas de las células.

La maquinaria que regula los niveles de ARNm y destruye los ARNm defectuosos es crítica para asegurar que los errores del código genético no pasen a las proteínas. Estudios anteriores de otros equipos científicos han mostrado que ciertos tumores tenían menores niveles de expresión de ARN, lo que situó en esta línea al equipo de Massagué, que fijó su atención en la identificación de los microARN suprimidos en el cáncer humano de mama agresivo y metastásico.

Los científicos analizaron primero células en cultivo de cáncer de mama humano metastásico para crear un perfil genético de microARN producidos por las células cancerosas. Cuando compararon este perfil de microARN con el de las células cancerosas no metastásicas descubrieron que un pequeño conjunto de microARN se encontraba reducido en gran medida sólo en las células metastásicas.

Los investigadores descubrieron más tarde que cuando restablecían los valores normales de tres de estos microARN (miR-335, miR-126 y miR-206) en las células de cáncer de mama humano en cultivo, reducían en gran medida su capacidad para expandirse a los pulmones y huesos de los ratones. Los investigadores midieron luego los niveles de microARN en células cancerígenas de 20 pacientes con cáncer de mama y descubrieron menores niveles de microARN en aquellos con metástasis.

Los autores descubrieron una asociación especialmente fuerte entre la pérdida de miR-335 y el regreso del cáncer, así que buscaron los genes que eran regulados por este microARN. Sus análisis revelaron un grupo de seis genes cuya actividad crecía en gran medida con la pérdida de miR-335 en las células metastásicas. Descubrieron dos genes en particular, SOX 4 y TNC, que regulaban la migración celular, un proceso crítico para la invasión de otros tejidos por el cáncer.

Cuando los científicos bloquearon la actividad de estos dos genes redujeron la capacidad de las células para expandirse.

Un análisis posterior de datos de 368 pacientes con cáncer de mama mostró que los tumores con un nivel más alto de expresión de los seis genes regulados por miR-335 eran mucho más propensos a la metástasis que aquellos con niveles más bajos de estos genes.

Según indica Massagué, la identificación de los microARN y los genes que controlan la metástasis que éstos regulan podría ser útil tanto en la progresión como en el tratamiento del cáncer de mama. "La firma genética que hemos identificado podría ofrecer otra herramienta para evaluar la probabilidad de que un cáncer progrese. Existe un buen número de estas firmas y las más útiles son aquellas que consisten en genes que no sólo son marcadores sino que en realidad actúan como mediadores de la metástasis. Y en esta firma genética, hemos identificado tal conjunto de mediadores".

"En segundo lugar, estos descubrimientos revelan aún más genes que podrían ser objetivos para fármacos que interfirieran con la metástasis. Los investigadores en este campo están ahora acumulando un catálogo de genes con relevancia clínica a explorar, y el conjunto que hemos identificado ha mostrado tener tal relevancia".

Massagué señala que su grupo está ahora diseñando experimentos para descubrir si los genes del cáncer de mama regulados por los microARN que han identificado también controlan la metástasis de otros tipos de cáncer. "Hemos abierto una ventana hacia interrogantes futuras importantes sobre tales genes y mi esperanza es que este estudio conduzca a descubrimientos que sean incluso más importantes y útiles que los que se incluyen en esta ocasión", concluye el investigador.

sábado, 5 de enero de 2008

Factores geneticos de la sensibilidad al alcohol

Drs. Robert Anholt y Trudy Mackay. Foto de Roger WinsteadCientíficos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han encontrado algunas pistas genéticas más sobre la razón por la cual algunas moscas son más sensibles al alcohol que otras. Los resultados podrían aumentar el conocimiento científico sobre el alcoholismo en los seres humanos.

Después de modificar genéticamente a moscas de la fruta para hacerlas o muy sensibles o muy resistentes al alcohol, los investigadores descubrieron que una serie de genes de la mosca de la fruta experimentaron modificaciones cuando cambiaba la sensibilidad a la sustancia.

Algunos de estos genes son similares a genes presentes en humanos, lo cual hace pensar que pueden ser un buen blanco para estudiar la predisposición humana al alcoholismo.

Tatiana Morozova, Investigadora en Zoología; Trudy Mackay, Profesora de Genética; y Robert Anholt, Profesor de Zoología y Genética, utilizaron un enfoque único en el estudio.

En lugar de examinar las modificaciones de genes después de la exposición al alcohol y el desarrollo de tolerancia al mismo, en el estudio se comenzó por seleccionar artificialmente moscas con sensibilidad al alcohol, creando el grupo de las muy sensibles al alcohol y el de las muy resistentes al mismo, y entonces, en un enfoque "global" sobre el genoma entero, examinaron éste, para encontrar aquellos genes que sistemáticamente presentaban cambios en su expresión como respuesta a esa selección artificial.

En el estudio, las moscas fueron expuestas a vapores de alcohol en un tubo vertical largo que incluía varias plataformas inclinadas en las que las moscas podían aferrarse. Cuando las moscas comenzaron a embriagarse, cayeron de una plataforma a otra hasta que era tal el estado de intoxicación etílica que se desplomaban hasta el fondo del tubo, en donde eran recogidas.

Por medio del apareamiento de las del grupo de extrema sensibilidad con otras también de extrema sensibilidad durante 25 generaciones, y el apareamiento de las muy resistentes con otras de resistencia extrema a lo largo de 25 generaciones, los investigadores consiguieron moscas que necesitaban sólo un minuto o dos de exposición para caer al fondo del tubo, y moscas que llegaban a la parte inferior del tubo sólo después de unos 18 minutos.

Este estudio reveló más de 1.500 genes modificados. Las pruebas con 35 genes especialmente prometedores mostraron que 32 genes afectan a la sensibilidad al alcohol. El 72 por ciento de esos 32 genes tienen homólogos en el ser humano.

Algunos de estos genes modificados están involucrados en una de las vías metabólicas que convierten el alcohol en grasa, y que no han sido estudiadas previamente para buscar una correlación con la sensibilidad al alcohol.

El hallazgo de los genes pertinentes podría conducir algún día a la fabricación de un fármaco para personas con factores de riesgo genético altos en relación con el alcoholismo.

NCSU News

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP