lunes, 30 de julio de 2007

El cambio climatico ha duplicado la frecuencia de huracanes



El número de huracanes registrados en el Atlántico Norte se ha duplicado respecto a las cifras registradas hace un siglo debido al calentamiento de la superficie de las aguas, según un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) de Georgia, que apunta al cambio climático como la principal causa.

Los científicos señalan como ejemplo que el año pasado, que fue mucho menos activo que los dos anteriores debido a la presencia del fenómeno climático de El Niño en el Pacífico, habría sido considerado hace 100 años como una temporada de tormentas muy por encima de la media.

El estudio está centrado en los huracanes y las tormentas tropicales que nacen durante el verano en las costas occidentales de África. Esos ciclones adquieren fuerza y masa a medida que avanzan hacia el oeste y generalmente se internan en el Golfo de México o impactan sobre las costas centroamericanas y de EEUU.

El análisis identifica tres períodos desde 1990 durante los cuales la media de huracanes y tormentas tropicales aumentó de manera considerable. El primero, entre 1900 y 1930, incluyó una media de seis tormentas tropicales, de las cuales cuatro fueron huracanes.

Entre 1930 y 1940 la media anual fue de 10 ciclones, incluyendo cinco tormentas tropicales y cinco huracanes, y entre 1995 y 2005 la media llegó a 15, ocho de los cuales fueron huracanes y siete, tormentas tropicales.

"Estos números son un indicio concreto de que el cambio climático es un factor importante en el número de huracanes del Atlántico", afirma Greg Holland, científico del NCAR y uno de los autores del estudio, publicado por el portal de internet 'Philosophical Transactiones of the Royal Society of London'. Aunque se abstienen de hacer predicciones agoreras, los científicos advierten de que el actual período no se ha estabilizado todavía, lo que significaría que la media en el número de huracanes podría ser más alta en los próximos años.

Según los investigadores, el aumento en el número de huracanes y tormentas tropicales durante el último siglo es paralelo al de las temperaturas marinas, que ha sido en torno a 1,7 grados centígrados.

El calentamiento marino ocurrió en los años anteriores a los fuertes incrementos en la frecuencia de las tormentas, tanto en el periodo que comenzó en 1930 como en el de 1995, y continuó en los años posteriores.

Sin embargo, pese al aumento en la cifra y frecuencia de las tormentas, la proporción de huracanes y tormentas tropicales se ha mantenido sin variaciones importantes. Hasta ahora, los huracanes han representado alrededor del 55% de todos los ciclones tropicales que nacen en el Atlántico.

No obstante, la proporción de huracanes más violentos -aquellos con vientos sostenidos de casi 200 kilómetros por hora-, en relación con los menos intensos y las tormentas tropicales, ha oscilado irregularmente y en los últimos años ha aumentado.

El estudio descarta que los ciclos naturales sean los únicos responsables de este aumento acusado, al igual que rechazan que los errores en la toma de datos anteriores a 1944 pongan en duda las conclusiones del estudio.

sábado, 28 de julio de 2007

Hallan en Atapuerca el craneo de un hominido que vivio hace 500.000 años

Fragmentos del resto del hominido hallado en Atapuerca (Foto: CYT)

La 'Sima de los huesos' del yacimiento arqueológico de Atapuerca ha vuelto a dar una sorpresa al equipo de investigadores que en él trabaja. Poco antes de que se diera por terminada la campaña de este año, se han localizado los restos de un cráneo de un homínido que vivió hace 500.000 años.

Los tres codirectores de la excavación, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, mostraron los huesos de lo que habían identificado como dos fragmentos de parietal y un frontal. Pertenecerían a una mujer, probablemente una adolescente. En opinión de Arsuaga, el hallazgo es "algo especialmente relevante si tenemos en cuenta que en toda Europa apenas han aparecido restos craneales en los últimos 30 años".

Pero el descubrimiento de este cráneo no es más que otro de los "tesoros" rescatados este año. En junio se encontró el premolar de un homínido de 1,3 millones de años de antigüedad, lo que le convierte en el primer resto de un ancestro europeo. Para Bermúdez de Castro la campaña que ahora termina es comparable a las de 1994, cuando aparecieron por primera vez restos del Homo Antecessor.

Por su parte, Carbonell aseguró que el diente encontrado en la Sima del Elefante "abre expectativas de que aparezcan en ese nivel más restos de homínido de esa antigüedad que muy probablemente sea el primer homínido netamente europeo". También afirmó que los hallazgos de este año confirman que los primeros pobladores de Atapuerca practicaban un canibalismo "que no es sólo gastronómico, sino que podemos estar ante las primeras pruebas de canibalismo cultural" apostilló.

jueves, 26 de julio de 2007

Hipotesis sobre la quimica que permitio la aparicion de vida en la Tierra

Ken DillAntes de que la vida emergiese en la Tierra, un tipo primitivo de "metabolismo" o una maquinaria de duplicación comparable al ARN, tuvo que preparar el escenario. Pero, ¿qué precedió a estos pasos prebióticos? Ken Dill, profesor de química farmacológica, y Justin Bradford, ambos de la Universidad de California en San Francisco, han desarrollado un modelo que explica cómo procesos químicos y físicos, simples y bien conocidos, pudieran haber puesto los cimientos de la vida.

La idea básica es que las leyes elementales de las interacciones químicas dan margen a un tipo de selección natural a microescala: las enzimas pueden cooperar y competir entre sí de maneras sencillas, llevando a arreglos que pueden volverse estables.

Los científicos comparan este proceso químico de "búsqueda, selección, y memoria", con otro proceso bien estudiado: distintos ritmos de descargas neuronales en el cerebro que causan la aparición de conexiones nuevas entre neuronas, y finalmente llevan al "cableado eléctrico" maduro del cerebro. De manera similar, las hormigas, insectos sociales, exploran primero al azar, luego descubren el alimento, y posteriormente construyen una memoria a corto plazo para toda la colonia utilizando huellas químicas.

También comparan los pasos químicos a los principios de evolución de Darwin: selección al azar de rasgos en organismos diferentes, selección de los rasgos mejor adaptados al entorno, y entonces la transmisión generacional de los rasgos mejor adaptados (y presumiblemente la desaparición de aquellos individuos con rasgos menos adaptados).

Al igual que estos procesos más obvios, las interacciones químicas en el modelo propuesto incluyen competencia, cooperación, innovación y una preferencia por la coherencia.

El modelo se centra en enzimas, que funcionan como catalizadores, compuestos que aceleran grandemente una reacción sin quedar modificados al final del proceso. Los catalizadores son muy comunes en los sistemas vivos, así como en los procesos industriales. Muchos investigadores creen que los primeros catalizadores primitivos en la Tierra no fueron sino las superficies de arcillas u otros minerales.

En su forma más simple, el modelo muestra cómo dos catalizadores en una solución, A y B, cada uno catalizando una reacción diferente, podrían acabar formando lo que los científicos llaman un complejo, AB. El factor decisivo es la concentración relativa de sus "compañeros deseados". El proceso podría transcurrir así: el catalizador A produce un agente químico que usa el catalizador B. Puesto que B normalmente busca este agente químico, a veces B será atraído hacia A si su agente químico "deseado" no está disponible por ningún otro medio en las cercanías. Como resultado, A y B se acercarán, formando un complejo.

La palabra "complejo" es importante porque muestra cómo interacciones químicas simples, con pocos participantes, y siguiendo leyes químicas básicas, pueden llevar a una combinación nueva de moléculas de mayor complejidad. El surgimiento de la complejidad, sea en sistemas neuronales, sistemas sociales, la evolución de la vida, o la organización del universo entero, ha sido durante mucho tiempo un gran enigma, sobre todo al tratar de averiguar cómo emergió la vida.

Este modelo simple muestra una ruta creíble hacia este tipo de complejidad.

sábado, 21 de julio de 2007

Identifican las variantes geneticas implicadas en la progresion del sida

Identifican las variantes genéticas implicadas en la progresión del sida

El Clínico de Barcelona y el hospital universitario German Trias i Pujol son dos de los centros que han participado en un estudio internacional que ha identificado las variantes genéticas que pueden hacer que una persona infectada por el VIH desarrolle sida antes que otra. Este descubrimiento puede ser clave para desarrollar terapias a la carta, así como vacunas preventivas o terapéuticas y que estas últimas resulten mucho más eficaces.

Este trabajo, que publica la versión electrónica de la revista científica "Science", analiza por vez primera el genoma humano y las variantes genéticas que hacen que una persona desarrolle sida con mayor o menor facilidad.

Según los responsables de la investigación, este hallazgo, a medio plazo, puede tener importantes aplicaciones ya que se podrá conocer el perfil genético del paciente. Ello permitirá prever la evolución del mismo, saber si desarrollará la enfermedad más pronto o más tarde, si los antirretrovirales serán más o menos eficaces o si puede desarrollar una toxicidad a estos medicamentos. Con estos datos, se podrán crear tratamientos personalizados o incluso, más a largo plazo, vacunas.

En Cataluña participaron en esta investigación un centenar de personas seropositivas. Todas ellas con anterioridad habían sido sometidas a un seguimiento muy exhaustivo y nunca habían recibido ningún tratamiento contra el sida.

Los investigadores compararon el nivel del VIH en sangre de estos pacientes al inicio de la enfermedad -durante los dos primeros años- y su situación años después, además de estudiar el ritmo de degradación inmunológica.

Los resultados de esta comparación apuntan a dos variantes genéticas relacionadas con el sistema inmunitario, que están localizadas en una región genética responsable de determinar la respuesta inmunitaria contra numerosas patologías infecciosas.

Los investigadores identificaron además un gen responsable de producir una proteína que presuntamente participa en la multiplicación del virus.

jueves, 19 de julio de 2007

El ahorro de energia llevo a los humanos al bipedismo

El chimpacé y el origen del bipedismo

El paso del cuadrupedismo al bipedismo fue uno de los mayores pasos del hombre en el camino de su evolución, pero ¿qué llevó al ser humano a erguirse? Ésta es la pregunta que llevó a los profesores David Raichlen, Michael Sockol y Herman Pontzer a realizar el estudio 'La energía locomotora del chimpacé y el origen del bipedismo humano' en el que analizan el papel que jugó el ahorro de energía en esta evolución.

Uno de los rasgos que nos hace humanos es el andar sobre las dos piernas. Se ha confirmado experimentalmente que el origen de ese bipedismo puede estar en el ahorro energético que supone andar erguidos por la vida. La selección natural habría favorecido a quienes tenían los miembros inferiores más largos y la pelvis más proyectada hacia adelante porque, a menos energía gastada, menos esfuerzo había que hacer para alimentarse.

La hipótesis no es nueva, pero sí lo es la prueba que han realizado tres antropólogos estadounidenses, bajo la dirección de Michael Sockol, de la Universidad de California. Sockol y sus colegas David A. Raichlen y Herman Pontzer escogieron a cinco chimpancés y los pusieron a caminar a cuatro y a dos patas, y a diferentes velocidades, encima de una cinta de las que se utilizan en los gimnasios para entrenar. También hicieron las mismas pruebas con un grupo de cuatro personas (una mujer y tres hombres).

Los resultados no dejaron lugar a dudas: para el mismo recorrido, la especie humana gastó una cuarta parte de la energía que habían invertido los simios cuando caminaban apoyándose en los nudillos, que es su modo habitual de desplazarse. Es más, aunque nuestros primos evolutivos también precisan un alto gasto energético cuando andan erguidos sobre dos patas, los científicos comprobaron que en este caso había mayores diferencias entre los resultados de unos chimpancés y otros y que ello dependía mucho de cómo era su anatomía y, por tanto, como daban los pasos.

«Tratamos de relacionar el coste energético con la anatomía y por ello hicimos un modelo biomecánico de cómo se mueven», explica Raichlen al hilo de la publicación de este trabajo en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS). Este modelo reveló que cuando los pasos son más cortos y se activa más masa muscular, se necesita más energía. Y por ello, el chimpancé con el paso más grande, caminaba de forma más eficiente.

Estos datos los contrastaron después con los fósiles de Australopithecus afarensis, de hace entre 3,9 y tres millones de años, un homínido que fue capaz de andar erguido. «Hemos encontrado adaptaciones, como el aumento en la longitud de los miembros inferiores, que nos dicen que la energía desempeñó un papel en la evolución hacia el bipedismo», argumentan los antropólogos. Ventajas evolutivas.

El paleontólogo español José María Bermúdez de Castro reconocía la importancia de estos resultados. «Es evidente que a cuatro patas se va más rápido que a dos, lo que podría haber sido una ventaja cuando tienes que salir corriendo. Sin embargo, cuando no tienes que ir rápido, si ahorras energía yendo erguido, necesitas comer menos, y eso es una ventaja evolutiva», señalaba. Otro gran avance es que se dejan las manos libres para otros menesteres, como hacer utensilios, o que se expone menos superficie corporal a la luz del Sol.Además, como recuerda Bermúdez de Castro, «cuando la cabeza del fémur está más cerca del centro de gravedad, se gasta menos energía».

Los antropólogos norteamericanos tuvieron en cuenta muchos factores en la realización de las pruebas físicas, como son la edad de los sujetos, la masa corporal que cada uno tenía que desplazar, el oxígeno que consumían y la cantidad de músculos que activaban para dar cada paso. En este último caso, se observó que los humanos ponían en funcionamiento un volumen muscular mucho menor y daban los pasos mucho más largos que los chimpancés, que tienen sus piernas cortas.

«Pero la variación que hay entre algunos individuos demuestra que algunos miembros del ancestro común entre chimpancés y humanos debieron tener la habilidad de extender sus piernas en toda su longitud durante su locomoción bípeda. Esos pequeños ahorros de energía pudieron ser críticos en su selección».

martes, 17 de julio de 2007

La dentadura completa de un Austrolopithecus anterior a Lucy

Dentadura de Austrolopitecus. Foto: Museo de Historia Natural de Cleveland

La región de Afar, en Etiopia, sigue proporcionando pequeños tesoros. El último es una dentadura de Autrolopithecus.

El interés del descubrimiento estriba en que podría ser el "eslabón" entre dos especies: el Austrolopithecus afarensis, al que pertenecía la famosa 'Lucy', y su posible predecesor el anamensis.

La dentadura de los Austrolopitheci anamensis, que vivieron entre 4,2 y 3,9 millones de años, era estrecha y con caninos grandes. En cambio, los afarensis, que vivieron entre 3,6 y 3 millones de años, tendrían dientes más planos y adecuados para moler comida. La dentadura hallada, que se ha encontrado completa, podría pertenecer a una especie que enlazara las dos anteriores.

lunes, 16 de julio de 2007

Evidencias sobre la utilidad del ADN basura

El estudio, con participación del CSIC, aparece en Science. La investigación refuerza la idea de que es necesario descifrar esta parte del genoma, que constituye el 95% del ADN humano. El estudio describe una secuencia del ADN basura crucial para el funcionamiento del gen de la hormona del crecimiento.

El estudio refuerza la idea de que es conveniente descifrar esta parte del genoma, considerado hasta fecha reciente por buena parte de la comunidad científica como intrascendente, ante la hipótesis de que podría abrir nuevos campos de investigación médica, entre otras aplicaciones.

En este caso particular, los autores han analizado en ratones un elemento denominado SINEB2, que aparece repetido en el ADN de multitud de mamíferos y, en menor medida, en el ser humano. Según sus conclusiones, la activación de esta secuencia determina la expresión del gen de la hormona del crecimiento.

La función de este elemento repetido ya había sido asociada con anterioridad a la respuesta a estrés celular o frente a la infección por un virus.

El investigador del CSIC y coautor del trabajo, Lluis Montoliu, que trabaja en el Centro Nacional de Biotecnología (del CSIC), en Madrid, explica la principal motivación de este estudio: “Tratamos de dar sentido al ADN que parecía no importarle a nadie porque no codifica genes. El estudio avala la idea de que hay información de indudable relevancia en el ADN intergénico, el mal llamado ADN basura”.

En concreto, el equipo ha demostrado que determinadas alteraciones de SINEB2, adyacente a la hormona del crecimiento del ratón, provocan la pérdida de expresión de este gen, implicado en el crecimiento de las células, en la mitosis, el envejecimiento y la longevidad. El déficit de esta hormona en el organismo propicia, por ejemplo, enanismo.

La relevancia del hallazgo estriba en que esta alteración de SINEB2, que se sitúa en regiones muy alejadas del cuerpo del gen del crecimiento, provoca el mismo efecto que si se mutara directamente la zona codificante de la propia hormona: en ambos casos, se pierde la expresión del gen.

Montoliu contextualiza el trabajo: “Habitualmente, las enfermedades asociadas a la función anómala de un gen radican precisamente en una alteración de ese mismo gen. No obstante, se encuentran con frecuencia pacientes con síntomas que indican que la función de ese gen está alterada sin que se observe ninguna mutación en el mismo”.

En muchos de estos supuestos, según el investigador del CSIC, la explicación de la patología se encuentra en zonas reguladoras del genoma intergénico, incluso en áreas alejadas del propio gen. “Tal es el caso de las alteraciones encontradas en SINEB2”, apunta Montoliu.

El estudio del genoma se asoció en sus inicios al estudio de los genes, los codificadores de proteínas (conocidas como los ladrillos de la vida). El ADN codificante constituye una pequeña parte del genoma completo, en torno al 5% en humanos. “El resto del genoma, compuesto de secuencias repetidas o no codificantes, se desechó inicialmente en los laboratorios y pronto fue bautizado con el nombre ADN basura”, recuerda el investigador del CSIC.

Montoliu y su equipo trabajan desde hace varios años en una de esas partes olvidadas, el ADN intergénico. Es un área de difícil análisis, debido a la abundancia de secuencias repetidas.

El investigador del CSIC recuerda cómo ha evolucionado la opinión de los investigadores sobre esta parte del genoma: “En los últimos años, la comunidad científica ha tenido que admitir que el ADN intergénico contiene muchas de las claves que permiten explicar por qué los genes se activan en determinados momentos del desarrollo, o por qué lo hacen en unas células y no en otras”.

Y añade: “A medida que pase el tiempo descubriremos más enfermedades o disfunciones genéticas causadas por una función alterada o anómala de un elemento alojado en esta parte del genoma”.

El trabajo ha sido dirigido por la investigadora Victoria Lunyak, de la Universidad de California San Diego, y ha contado con la colaboración de Montoliu y de otros dos miembros de su equipo, Rosa Roy y Ángel García.

sábado, 14 de julio de 2007

La seleccion natural puede actuar muy rapido

Muestra de mariposas

La vuelta de una mariposa masculina tropical, que había prácticamente desaparecido por un parásito, muestra cuán rápido la teoría de la selección natural puede funcionar en la práctica.

Investigadores estudiaron a principios de 2006 en la isla de Savaii en el Pacífico Sur, el número de un tipo de mariposas llamadas Blue Moon. En ese entonces, los machos constituían únicamente el 1% de la población, pero a fines del mismo año, ese número había subido al 40%.

Los investigadores creen que el aumento se debe a la proliferación de 'supresores' de genes de una bacteria que es transmitida de la madre a sus crías y que mata solamente a los embriones machos previo a su nacimiento.

'Este es el cambio evolutivo más rápido que se ha observado nunca', dijo Sylvain Charlat, autor de un estudio y una tesis post-doctoral sobre el tema en la Universidad de California en Berkeley.

Para Charlat el estudio muestra que, como en este caso, cuando la población experimenta presiones selectivas muy intensas, la evolución actúa muy rápido.

'Generalmente pensamos en la selección natural como un proceso que actúa lento, en cientos o miles de años, pero este estudio muestra que pasó en un pestañeo en términos evolutivos', agregó Gregory Hurst, autor de una investigación sobre genética evolutiva en la Universidad College en Londres.

viernes, 13 de julio de 2007

Nuevos datos geneticos sobre el desarrollo de las extremidades

Polyodon spathula. Foto de M.C. Davis

Antes de que entrasen en escena los animales con extremidades (los tetrápodos), hace aproximadamente 365 millones de años, los peces ya poseían los genes asociados con los sistemas necesarios para ayudar a hacer crecer manos y pies (autópodos), según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago.

Este hallazgo derriba una teoría sostenida durante muchos años que plantea que la adquisición de extremidades fue un evento evolutivo nuevo, que requirió de los descendientes de los peces de aleta lobulada una drástica alteración de sus genes para adaptar sus cuerpos al nuevo entorno de arroyos y pantanos.

El estudio muestra que el aparato genético y del desarrollo que construye las extremidades con dedos ya se había desarrollado mucho antes de la adquisición de las extremidades, según los científicos, y que este aparato existe en forma primitiva en un osteictio (pez con huesos o espinas), el Polyodon spathula, un "fósil viviente".

Foto The University of Chicago Medical CenterEn lugar de emplear al pez cebra, el modelo de preferencia para los estudios de laboratorio sobre el desarrollo, los científicos emplearon al Polyodon spathula como un representante de un ancestro más primitivo. A diferencia de las aletas simples del pez cebra, el Polyodon spathula tiene un elaborado patrón esquelético de aleta, similar al visto en otros vertebrados primitivos.

La aleta del Polyodon spathula se parece a la del pez cebra. El ordenamiento interior es el mismo, pero la parte trasera de la aleta del Polyodon spathula tiene elementos más largos. La teoría aceptada hasta el momento por los científicos ha sido que el patrón de expresión del gen Hox visto en el pez cebra representa la condición primitiva para las aletas en cualquier vertebrado, y que en el grupo que condujo a los tetrápodos, la evolución trabajó sobre la expresión de este gen Hox añadiendo una segunda fase e incorporándola al patrón esquelético.

Los científicos estudiaron el desarrollo de las aletas de Polyodon spathula para comprobar si los genes activados para formar manos y pies en los tetrápodos eran diferentes de los genes activados para hacer aletas de peces. Los investigadores (Marcus Davis, Randall Dahn, Neil Shubin) han refutado la teoría convencional. Prestaron especial atención a los genes Hox (que desempeñan un papel vital en el desarrollo de las extremidades) en las aletas pectorales del Polyodon spathula.

Para rastrear en qué lugar de la aleta están activos los genes Hox, el equipo insertó marcadores moleculares y averiguó que el patrón de actividad tiene similitudes con los patrones de estos mismos genes en las extremidades de los tetrápodos.

Los tetrápodos tienen una segunda fase de expresión de los genes Hox que se manifiesta en una etapa posterior del desarrollo. Durante esta segunda etapa, se desarrollan las manos y los pies. Aunque no se conoce esta segunda fase en el pez cebra, los científicos sí la encontraron en el Polyodon spathula, lo cual revela que un patrón de actividad genética que hasta el momento se consideraba exclusivo de los vertebrados con manos y pies, es de hecho mucho más primitivo.

jueves, 12 de julio de 2007

La mayor actividad del Sol no causa el cambio climatico

Imagen captada por la nave Soho (Foto: NASA)

El cambio climático que está experimentando el planeta no tiene que ver con los efectos de una mayor actividad solar. Lo aseguran los científicos del Laboratorio británico Rutherford-Appleton y del Centro Mundial de Radiaciones, ubicado en Suiza, que han echado por tierra una teoría en la que se desvinculaba el aumento de las temperaturas de la actividad humana.

Nuevos análisis realizados por Micke Lockwood y sus colegas han demostrado que la intensidad de la actividad solar ha disminuido durante los últimos 20 años, pero sin embargo las temperaturas globales han aumentado 0,4 grados centígrados en las últimas tres o cuatro décadas, una tendencia que aún continúa.

Los científicos recuerdan que la actividad del Sol tiene ciclos de más o menos intensidad cada 11 años, pero que se engloban en otro más general que durante el siglo XX ha originado un leve aumento de las temperaturas. Sin embargo, a partir de 1985 la situación ha revertido, por lo que, siguiendo esta lógica, deberían haber bajado las temperaturas, cuando lo que han hecho es aumentar más que en los cien años anteriores.

La teoría de los rayos cósmicos fue lanzada hace unos meses por científicos del Centro Nacional Espacial de Dinamarca, quienes aseguraron que las emisiones de CO2 no afectaban al clima terrestre, sino que se trataba de un fenómeno natural: los rayos cósmicos procedentes de las estrellas llegan a la Tierra con más o menos intensidad en función del campo magnético del Sol. Señalaron que mediciones de 20 años demostraban un vínculo directo entre la formación de nubes (que vuelven el clima más o menos frío) y la incidencia de estos rayos cósmicos.

Loockwood acusa ahora a estos expertos de manipular los datos y vuelve a descargar la responsabilidad sobre la especie humana.

miércoles, 11 de julio de 2007

Debemos abrir la mente a nuevas formas de vida extraterrestre

Dibujo de extreterrestres, en el museo UFO, Roswell, Nuevo México (Foto: Eric Draper, AP)

Un informe de la Academia Nacional de las Ciencias de EEUU (NAS) recomienda a la comunidad científica que sea más flexible en sus búsquedas de vida extraterrestre.

Para la centenaria institución norteamericana, los científicos que buscan formas de vida extraterrestre están demasiado condicionados por su visión de la vida en La Tierra. En su opinión, nuestro modelo sólo es una de las posibles soluciones que el Cosmos ha podido dar.

Por ejemplo, los científicos siempre han estado interesados en localizar agua porque su presencia se asocia a todas las formas de vida en La Tierra. Pero, a falta de agua, ¿por qué no el metano? Bajo determinadas condiciones de presión y temperatura, sería posible imaginar un mundo con ríos de este compuesto en el que sus criaturas lo bebiesen y sirviese a sus organismo como el agua sirve a plantas y animales.

Precisamente, una de las lunas de Saturno, Titán, contiene cantidades apreciables de metano. El informe señala que el satelite saturnino es el primer candidato para albergar vida extraterrestre en el sistema solar; por delante de Marte. Aunque tampoco descarta la posibilidad de que allí exista. Las pruebas realizadas hace veinte años por la sonda Viking no dieron ningún resultado; pero según la NAS el problema pudo estar en que las formas de vida que buscaban eran demasiado cercanas a la terrestre.

Otras conjeturas demasiado "terrestres" se refieren a la forma en la que los seres vivos obtienen energía, y a la base química que sustenta su metabolismo. Sobre esto último, el informe señala que el carbono no es la única base posible. Tal y como señala a National Geographic John Baross, un oceanógrafo de la Universidad de Seattle, y director del informe, "una forma diferente de vida no necesariamente tiene que tener exactamente la misma química que la vida en La Tierra".

martes, 10 de julio de 2007

Un farmaco que trata el cancer acrecenta la memoria de largo plazo

Marcelo WoodUn fármaco que sirve para tratar el cáncer ha demostrado acrecentar la memoria de largo plazo y fortalecer las conexiones neuronales del cerebro, según un reciente estudio efectuado por científicos de la Universidad de California en Irvine (UCI).

En los experimentos, con ratones, los científicos encontraron que los inhibidores de HDAC, usados actualmente en pruebas clínicas para tratar tumores cancerosos, relajan la estructura proteica que organiza y compacta el ADN genómico, permitiendo una más fácil activación de los genes implicados en el almacenamiento de recuerdos.

Este hallazgo sugiere que los inhibidores de HDAC podrían incrementar la memoria en seres humanos, y, debido a su forma de acción, resultar una terapia efectiva para personas con la enfermedad de Alzheimer o la de Huntington, y para aquellas con el síndrome de Rubenstein-Taybi.

Los investigadores han demostrado por primera vez que los inhibidores de HDAC aplicados directamente en el hipocampo realzan la memoria y la plasticidad sináptica en el cerebro, y también conocen un mecanismo molecular a través del cual estos efectos positivos se producen.

"Éste es un aspecto fundamental de la biología molecular, y resulta fascinante que pueda afectar a la memoria, al cáncer, a procesos neurodegenerativos, y potencialmente a trastornos tales como la drogadicción y algunas otras alteraciones psiquiátricas", destaca Marcelo Wood, profesor del Departamento de Neurobiología y Comportamiento en la UCI y uno de los autores del estudio.

La científica Sara Cabrera de la UCI, e investigadores de la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, y el Hospital St. Jude de Investigación Pediátrica, también trabajaron en este estudio.

Un complejo proteico llamado cromatina causa que el ADN genómico se comprima, como se acorta el cordón de un teléfono cuando se enrolla. Cuando la cromatina se afloja, los genes asociados a la memoria pueden activarse con mayor facilidad. Estudios anteriores han demostrado que la proteína CBP actúa aflojando la cromatina, facilitando de esta forma la activación de los genes requeridos para la formación de recuerdos. Las enzimas que revierten este proceso, es decir, que hacen más compacta a la cromatina, son conocidas como HDACs.

lunes, 9 de julio de 2007

Groenlandia era un vergel hace un millon de años

Una ilustración de Groenlandia en el Pleistoceno. (Foto: Science)

El danés Eske Willerslev, dedicado a la investigación científica en el Centro de Genética Antigua de la Universidad de Copenhague, ha logrado revelar cómo era la fauna y la flora de Groenlandia (que significa la tierra verde) hace entre medio millón y un millón de años. Y ha descubierto, gracias a las muestras de ADN fosilizado que ha encontrado, que en aquella lejana época la gélida isla danesa era un bosque de pinos y alisos por el que revoloteaban las mariposas y las moscas.

Los hallazgos de Willerslev y sus colegas de la Universidad de Alberta (Canadá) tienen doble relevancia: no sólo ayudan a comprender cómo era el planeta en el Pleistoceno, sino que da pistas para el futuro, dado que hoy, debido al calentamiento de la Tierra, la superficie afectada por el deshielo en Groenlandia ha aumentado un 42% en 25 años.

Para realizar esta investigación, que se publica en la revista 'Science', el científico danés ha analizado varios testigos del hielo instalados en diversas zonas de la isla.

Fue en uno de ellos, situado en el centro meridional de Groenlandia, donde, a dos kilómetros de profundidad, logró extraer muestras de ADN que, aseguran, podrían tener entre 450.000 y 809.000 años de antigüedad. Pertenecían a pinos, alisos, tejos, piceas y también a escarabajos, arañas, moscas y mariposas, que vivían a una temperatura de entre 10º C en verano y -17º C en invierno.

Los resultados demuestran que, en un periodo interglaciar muy antiguo, la isla era un bosque, que luego se cubrió de una capa de hielo. Esa capa logró sobrevivir sin derretirse en el último periodo geológico de subida de las temperaturas (hasta cinco grados más que hoy), hace entre 116.000 y 130.000 años. «Si son datos correctos, significa que la capa de hielo en esa zona es más estable de lo que se pensaba y que, si el nivel del mar subió cinco o seis metros, ese agua debió venir de otras fuentes de hielo, como la Antártida».

Igualmente interesante es comprobar cómo hay moléculas tan primitivas conservadas en el hielo y que, pese a su escasez, pueden ser útiles a los investigadores para reconstruir cómo eran los ecosistemas en ese 10% del planeta que hoy permanece congelado y que funciona como un perfecto congelador de ADN prehistórico.

De hecho, una parte muy complicada del trabajo fue comprobar que las secuencias genéticas que había en la Base del Proyecto Hielo en Groenlandia (GRIP, en inglés), no habían sido contaminadas, ni eran muestras que hubieran llevado el viento o el agua, o arrastradas por un glaciar en épocas posteriores.

sábado, 7 de julio de 2007

Insospechada proximidad genetica entre la anemona y el hombre

Anémona marina (Foto: Science)

El genoma de la anémona marina es mucho más complejo y parecido al de los seres humanos que, por ejemplo, los de la mosca de la fruta o los nematodos.

Así lo sugiere una investigación realizada por la Universidad de Berkeley y el 'Energy Joint Genome Institute' (JGI), que aparecerá en 'Science'. La cercanía genética con la anémona sugiere que el último ancestro que compartieron los seres vivos ya poseía un genoma relativamente complejo, de entre 18.000 y 20.000 genes.

Los científicos de los dos centros de investigación han descubierto que la anémona marina 'Nematostella' contiene alrededor de 450 millones de pares de bases, con unos 18.000 genes codificadores de proteínas. Su identidad, estructura y organización dentro del genoma muestra notables similitudes con la secuencia del genoma humano, que sólo es un poco más larga que la de la anémona.

Una de las principales conclusiones que se derivan de esta investigación es que la evolución no necesariamente implica un aumento del número de genes o de su complejidad. Así, los genomas de la mosca de la fruta y de los nematodos habrían sido simplificados y reducidos con relación al de aquel antepasado común.

viernes, 6 de julio de 2007

Declive en biodiversidad aviar global

Credito: Walter Jetz, UC San Diego

El calentamiento global y la destrucción del hábitat conducirán a severos declives y extinciones en bastantes de las 8.750 especies de pájaros terrestres del mundo durante los próximos 100 años, según un estudio llevado a cabo por biólogos de la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Princeton.

Esta investigación constituye la primera evaluación de cómo el cambio climático global y la destrucción del hábitat pueden interactuar para afectar a la distribución de un gran grupo de vertebrados durante los próximos 100 años.

Los autores de este nuevo estudio advierten que, incluso bajo los escenarios más optimistas de mitigación del cambio climático y protección de ecosistemas, se estima que por lo menos 400 especies de pájaros pasarán a estar en peligro de extinción hacia el año 2050 debido a las reducciones de más del 50 por ciento en su hábitat. Todas las estimaciones en el estudio se basan en la presunción de que los pájaros no cambiarán de hábitat de modo drástico como respuesta a las crecientes perturbaciones del clima.

Bajo ciertas premisas, para el año 2100, entre 950 y 1.800 especies de pájaros estarán ya en peligro de extinción o incluso extinguiéndose por culpa del cambio climático y la destrucción de su hábitat. Muchas de estas especies no constan hoy como amenazadas.

Está claro que el cambio climático y la destrucción del hábitat plantean amenazas graves para muchos de los pájaros del mundo y, por supuesto, para otras especies. El cambio climático y la deforestación han estado implicados ya en extinciones y reducciones territoriales de muchas especies terrestres de vertebrados en décadas recientes; pero los investigadores precisan que, teniendo en cuenta el calentamiento global y las proyecciones sobre deforestación, esta pérdida de diversidad parece estar acelerándose.

Para estimar el impacto del cambio climático y de los cambios en la utilización del suelo, los investigadores combinaron en su estudio información del Millenium Ecosystem Assessment sobre cuatro proyecciones de calentamiento global, expansión agrícola y crecimiento poblacional humano futuros, con mapas de los territorios actuales de las 8.750 especies de pájaros terrestres.

Se estima que los dramáticos niveles de deforestación y otras formas de conversión de la tierra continuarán, o incluso aumentarán, en muchas zonas tropicales. Allí las aves y muchos de los otros grupos taxonómicos son especialmente diversos y tienden a tener pequeños territorios, lo cual los hace más vulnerables a la extinción.

Según los investigadores, en un futuro cercano más especies de pájaros pueden estar en peligro de extinción por culpa de la deforestación que por el cambio de su hábitat como consecuencia del cambio climático; pero juntos, estos dos factores serán devastadores para las poblaciones de aves.

jueves, 5 de julio de 2007

Queman bosques para producir biocombustible

Incendio en una selva tropical (Foto: Dario Lopez-Mills. AP)

La organización ecologista Amigos de la Tierra ha dado a conocer una investigación de su sección holandesa en la que denuncia que la multinacional Wilmar, la mayor empresa dedicada a la distribución de aceite de palma, está destruyendo selvas enteras de Indonesia.

Las actividades de esta empresa incluyen «la tala de forma ilegal y la quema de bosques, violando los derechos de las comunidades locales en Indonesia».

El aceite de palma es una de las principales materias primas utilizadas para producir biocombustible para su uso en el transporte. Otras materias primas son el maíz y el girasol.

Amigos de la Tierra ha reclamado a la Comisión Europea que se replantee los objetivos obligatorios para incrementar el uso de biocombustibles y que éstos no se subvencionen con dinero público.

Otras ONG ambientales se han mostrado también reticentes a la normativa que obligará a que el 10% de los combustibles de automoción sean de origen agrícola antes de 2020, y piden una moratoria. El biocombustible producido a partir de aceite de palma, puede también ser la puntilla para los orangutanes de las selvas de Borneo y Sumatra, donde los bosques tropicales en los que viven unos pocos miles de ejemplares de estos amenazados primates están siendo talados para estos cultivos.

Europa es el mayor importador de aceite de palma, que también se utiliza como materia prima en muchos productos de alimentación y cosmética. Wilmar distribuye a compañías multinacionales como Unilever, Nestlé y Cargill.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que, para sustituir el 10% de la demanda actual de combustibles de la UE, habría que dedicar el 70% de la superficie agrícola europea. La mayor parte de la producción de Indonesia viene a los mercados de Europa.

La ONU ha señalado recientemente en un informe que la demanda de tierra para biocombustibles podría suponer un peligro para el medio ambiente. También ha mostrado su inquietud ante la presión ejercida sobre los cultivos de alimentos, lo que llevaría a un aumento de los precios.

Investigaciones llevadas a cabo por David Pimentel y Tad Patzek, de Natural Resources Research, ponen en duda la validez del uso de los biocombustibles como herramienta contra el cambio climático. La producción de etanol a partir del aceite de girasol, requiere un 118% más de energía fósil que la de un combustible normal.

Por otra parte, talar bosques que cumple la función natural de absorción de dióxido de carbono (CO2), para plantar palma, es una contrasentido, según señalan los expertos.

miércoles, 4 de julio de 2007

Vinculo entre quimica cerebral y personalidad agresiva

Nelly Alia-KleinUna investigación, realizada en el Laboratorio Nacional Brookhaven, ha demostrado que hombres sanos con bajos niveles de cierta enzima cerebral, exhiben rasgos de personalidad más agresiva, según el análisis de un cuestionario estándar sobre personalidad.

Esta investigación por neuroimágenes, en sujetos normales, no violentos, consolida la relación entre niveles bajos de una enzima cerebral, conocida como monoamina oxidasa A (MAO A), y un comportamiento agresivo, una relación que ha sido tema de investigación desde hace más de dos décadas.

"Nuestro estudio proporciona evidencia de una asociación entre el nivel de MAO A cerebral y rasgos de personalidad agresiva en individuos normales", subraya la investigadora Nelly Alia-Klein (del Laboratorio Nacional Brookhaven). Si este modelo es probado con éxito en individuos que realmente presentan un comportamiento agresivo o antisocial, por ejemplo violencia doméstica, podría desembocar dentro de unos años en una intervención farmacológica contra la agresión anormal.

Los investigadores determinaron la actividad de la MAO A cerebral en 27 voluntarios varones sanos, no violentos, usando tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés). Esta técnica utiliza una molécula marcada con un trazador radioactivo que se une a la MAO A del cerebro, pudiendo así ser medida cuantitativamente con la PET. Los sujetos también contestaron un cuestionario estándar con 240 preguntas, que permitió a los investigadores determinar el perfil de personalidad de los hombres, y no simplemente su tendencia a la agresión.

El principal hallazgo del estudio es que los sujetos con niveles más bajos de actividad de MAO A en el cerebro, fueron los que más contestaron "sí" a las preguntas sobre aprovecharse de otros, causarles malestar, tener mal genio, y ser de carácter vengativo. "Sólo la personalidad agresiva fue relacionada con la actividad de MAO A del cerebro, y no otras dimensiones de la personalidad", matiza Alia-Klein.

Es importante destacar que los fármacos inhibidores de la MAO son eficaces en el tratamiento de la depresión y no están asociados al comportamiento agresivo.

martes, 3 de julio de 2007

Desaparecen lagunas articas por el aumento de las temperaturas

Artico. (Foto: EFE)

Muchas lagunas de baja profundidad, que han sido la fuente de agua durante miles de años en el Ártico, están desapareciendo debido al calentamiento global, reveló un estudio divulgado por la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

'El último umbral ecológico de un ecosistema acuático es la pérdida de agua. Estos sitios ya han cruzado ese umbral', manifestó John Smol, profesor de biología de la Universidad de Queen, en Canadá, uno de los autores del estudio.

Smol y Marianne Douglas, profesora de Ciencias de la Tierra y de la Atmósfera en la Universidad de Alberta, también en Canadá, llegaron a esa conclusión tras un estudio de las lagunas árticas iniciado en 1983.

Durante esos 24 años, los científicos registraron la bajada en los niveles de agua, cambios en la química del líquido, aumento de la evaporación y modificaciones en las precipitaciones, así como un persistente aumento de la temperatura ambiental.

Esas lagunas, principalmente en Cape Herschel, en el Alto Ártico de Canadá, eran un elemento normal del paisaje, pese a que el fenómeno de su reducción se había advertido en la década pasada.

Ya en el verano del año pasado muchas de ellas se habían secado o registrado una baja sin precedente de sus niveles, señalaron los científicos. 'Fue una sorpresa ver que algunas de las mayores lagunas incluidas en nuestro estudio estaban secas en el verano', manifestó Douglas. Según el científico, las ramificaciones ecológicas de estos cambios seguramente serán graves y se harán sentir en todo el ecosistema del ártico.

Afectarán al hábitat de las aves y sus sitios de alimentación, tendrán consecuencia en la dinámica de la población de invertebrados, en la alimentación de los insectívoros, así como en la existencia de agua para beber.

Las aguas de estas lagunas son importantes porque son el centro de la biodiversidad y de la producción de microorganismos, plantas y animales en un ambiente terrestre extremo.

'Este estudio revela el valor de los programas de observación a largo plazo', manifestó Douglas. 'Si hubiésemos llegado el año pasado a Cape Herschel, habríamos pensado que se trataba de lagunas transitorias. Pero ahora sabemos que no es así. Fueron fuentes de agua durante miles de años'.

Los científicos indicaron que un resultado inmediato de la reducción en el número de lagunas de baja profundidad ha sido la desaparición de los humedales vecinos. Asimismo, señalan en su estudio que en el decenio de 1980 la región se caracterizaba por humedales saturados donde el agua les llegaba hasta la cadera.

Sin embargo, en 2006 muchos se habían secado en tal medida que podían ser fácil pasto de las llamas. 'Las consecuencias ecológicas de la conversión de estos humedales de depósitos de dióxido de carbono a fuentes de ese dióxido son escalofriantes', manifestó Smol. 'Hasta ahora se nos había dicho que éramos alarmistas cuando hablábamos del calentamiento global. Ahora creemos que hemos sido demasiado optimistas'.

lunes, 2 de julio de 2007

Los americanos practicaban la agricultura hace 10.000 años

Semillas de chayote encontradas en una casa en los Andes peruanos. (Foto: Science)

Las primeras prácticas agrícolas se desarrollaron en América hace unos 10.000 años, según un estudio dirigido por la Universidad Vanderbilt en Nashville (Estados Unidos) y que publica la revista 'Science'. La investigación muestra que los cultivos del chayote, un tipo de calabaza pequeña, los cacahuetes y el algodón comenzaron en los Andes hace 10.000, 8.500 y 6.000 años respectivamente.

El chayote, un tipo de calabaza pequeña, constituyó uno de los primeros cultivos en tierras americanas y el estudio sugiere que su cultivo comenzó en las montañas de los Andes en Perú, seguido después por el cultivo de cacahuetes y algodón.

Las primeras evidencias de agricultura en el Nuevo Mundo han sido escasas aunque investigaciones previas han mostrado que los agricultores de los Andes cultivaban chayote, algodón y diversos tipos de cosechas hace 5.000 años.

Ahora, fósiles de reciente aparición con dataciones de radiocarbono nuevas y revisadas de un lugar al norte de Perú indican que el cultivo de chayote comenzó hace 10.000 años, seguido por el cultivo de cacahuetes hace 8.500 años y el de algodón hace 6.000 años.

Estas evidencias indican que las primera prácticas agrícolas se desarrollaron en los Andes hace alrededor de 10.000 años, prácticamente al mismo tiempo que en el Viejo Mundo.

Los nuevos datos proceden de restos de plantas fosilizadas recuperadas de suelos de casas protegidos y restos de fuego en lugares de enterramiento en las laderas occidentales de los Andes peruanos del norte.

domingo, 1 de julio de 2007

El primer europeo en Atapuerca tiene 1,2 millones de años

El diente del primer europeo, encontrado en Atapuerca. (Foto: Jordi Mestre/IPHES)

El europeo más viejo de la Historia nació en Burgos hace la friolera de 1,2 millones de años. Este es el último y extraordinario hallazgo que escondían los yacimientos de Atapuerca y ha salido a la luz durante la campaña de este año: restos de un individuo del linaje humano que habitó en esta sierra castellana y que hacen retroceder casi medio millón de años la llegada de los primeros homínidos a este continente.

Un nuevo hallazgo en los prolíficos yacimientos de Atapuerca ha vuelto a sorprender al mundo de la Paleontología. Se trata en esta ocasión del diente de un homínido que pasó por estos parajes de la sierra burgalesa, o vivió en ellos, hace nada menos que 1.200.000 años. El resto humano más antiguo de Europa, sin duda y con gran diferencia.

Esta pieza dental, «el segundo premolar inferior, un tanto gastado por el uso, de un homínido adulto de entre 20 y 25 años de edad —según José María Bermúdez de Castro, codirector de las excavaciones—, precede al menos en 400.000 años a los restos humanos más antiguos hallados en Atapuerca, los de varios individuos de “Homo antecessor” datados en unos 800.000 años de antigüedad».

El hallazgo se produjo a primera hora del pasado miércoles en la Sima del Elefante, uno de los yacimientos más prometedores del conjunto conocido como la Trinchera del Ferrocarril, muy próxima a la Gran Dolina, donde fueron localizados en 1994 los numerosos y bien conservados restos de «Homo antecessor» que han dado renombre mundial a Atapuerca.

La Sima del Elefante es un gran cúmulo de sedimentos de unos 14 metros de espesor, pertenecientes al pleistoceno inferior. En este enclave tan prometedor, entre andamios, cubos, piquetas, espátulas, pequeñas palas y pinceles, Bermúdez de Castro espera hallar en esta misma campaña más restos de aquella época remota, toda vez que «los trabajos en el nivel TE-9, donde hemos encontrado el diente, apenas acaban de empezar, y ahora redoblaremos los esfuerzos».

El único resto hallado hasta la fecha de aquel hombre que convivió con tigres de dientes de sable, osos de envergadura colosal, leones, hienas, lobos, elefantes..., en el seno de una comunidad primitiva y practicante del canibalismo, fue presentado en sociedad en el propio yacimiento por los tres codirectores de las excavaciones —Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell—, junto con Rosa Huguet, la joven zooarqueóloga que dio el afortunado golpe de piqueta tras el que apareció el premolar.

Lo mostraron dentro de una cajita de plástico para evitar su contaminación. Bermúdez de Castro explicó que «ahora está limpio pero todavía sin consolidar, aunque ya se puede decir que supera todas las expectativas que nos habíamos planteado en Atapuerca al inicio de esta campaña de excavaciones».

En las próximas semanas se realizarán varias pruebas científicas «anatómicas, morfológicas y de morfometría geométrica para determinar con más precisión las características de la pieza; así como los análisis necesarios para datar el diente con mayor exactitud, aunque su antigüedad es sin duda superior a 1,2 millones de años porque la cronología del estrato en el que ha aparecido, el TE-9, está perfectamente determinada por pruebas anteriores».

El antropólogo manifestó que «con sólo un diente es imposible pronunciarse sobre si el individuo en cuestión pertenecía o no a la especie Homo antecessor... tal vez estamos ante un predecesor lejano, o ante una especie diferente a la que habrá que poner nombre». En cualquier caso, añadió Bermúdez de Castro, «confiamos en que la localización de nuevos restos permita identificar la especie a la que perteneció el diente».

La Sima del Elefante se halla muy próxima de la Gran Dolina, donde aparecieron en 1994 los restos de Homo antecessor, por lo que no sería descabellado pensar en la misma especie. Sin embargo, Bermúdez de Castro señaló que «a medida que nos remontamos en antigüedad se podría pensar en alguna relación con el Hombre de Georgia, hallado en el yacimiento de D'Manisi, en el Cáucaso, con una antigüedad de 1,8 millones de años».

«Ya expresamos hace dos años la posibilidad de que el Homo antecessor tuviera origen asiático —continúa el antropólogo— y es que este cruce de caminos entre Asia, África y Europa puede ser un buen centro de origen para la dispersión de muchas especies».

Bermúdez de Castro anticipó que el equipo científico de Atapuerca intensificará sus estudios «en las próximas semanas para sacar a la luz cuanto antes una publicación en una revista de prestigio, ojalá sea en “Science” o en “Nature”, en la que detallar el hallazgo en relación con las herramientas de sílex encontradas en ese nivel del yacimiento en campañas anteriores». En cualquier caso, admite el antropólogo, «nos queda mucho camino por delante porque Atapuerca es un pozo sin fondo... Nos jubilaremos aquí y otros continuarán nuestra tarea. A estos yacimientos les quedan muchos años de producción de primera línea mundial».

Eudald Carbonell, por su parte, decía que el diente es «la confirmación de un hallazgo que ya preveíamos porque habían aparecido en anteriores campañas elementos arqueológicos, fundamentalmente herramientas de sílex, pero nos faltaba la confirmación anatómica que supone encontrar restos de quien pudo hacer o utilizar esas herramientas».

«Cuando supe que lo que había encontrado era un diente de un homínido de 1.200.000 años me eché a llorar». Así contaba Rosa Huguet el momento en que se confirmó el valor de su hallazgo. Eran las nueve de la mañana del pasado miércoles y el equipo comenzaba una jornada más de trabajo minucioso, desmenuzando el terreno fragmento a fragmento, en el mejor de los casos con el resultado de minúsculas esquirlas de huesos de animales.

Zooarqueóloga recién doctorada por la universidad tarraconense de Rovira y Virgili, Huguet dio el enésimo y cuidadoso golpe con su piqueta y levantó un pequeño pedazo de tierra arcillosa. Al desmenuzarla entre sus dedos apreció que había un fragmento. «En seguida empecé a descartar... y parecía que podía ser de un homínido, pero ni nos atrevimos a decirlo en voz alta por miedo a equivocarnos», explicaba la doctora.

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP