lunes, 9 de julio de 2007

Groenlandia era un vergel hace un millon de años

Una ilustración de Groenlandia en el Pleistoceno. (Foto: Science)

El danés Eske Willerslev, dedicado a la investigación científica en el Centro de Genética Antigua de la Universidad de Copenhague, ha logrado revelar cómo era la fauna y la flora de Groenlandia (que significa la tierra verde) hace entre medio millón y un millón de años. Y ha descubierto, gracias a las muestras de ADN fosilizado que ha encontrado, que en aquella lejana época la gélida isla danesa era un bosque de pinos y alisos por el que revoloteaban las mariposas y las moscas.

Los hallazgos de Willerslev y sus colegas de la Universidad de Alberta (Canadá) tienen doble relevancia: no sólo ayudan a comprender cómo era el planeta en el Pleistoceno, sino que da pistas para el futuro, dado que hoy, debido al calentamiento de la Tierra, la superficie afectada por el deshielo en Groenlandia ha aumentado un 42% en 25 años.

Para realizar esta investigación, que se publica en la revista 'Science', el científico danés ha analizado varios testigos del hielo instalados en diversas zonas de la isla.

Fue en uno de ellos, situado en el centro meridional de Groenlandia, donde, a dos kilómetros de profundidad, logró extraer muestras de ADN que, aseguran, podrían tener entre 450.000 y 809.000 años de antigüedad. Pertenecían a pinos, alisos, tejos, piceas y también a escarabajos, arañas, moscas y mariposas, que vivían a una temperatura de entre 10º C en verano y -17º C en invierno.

Los resultados demuestran que, en un periodo interglaciar muy antiguo, la isla era un bosque, que luego se cubrió de una capa de hielo. Esa capa logró sobrevivir sin derretirse en el último periodo geológico de subida de las temperaturas (hasta cinco grados más que hoy), hace entre 116.000 y 130.000 años. «Si son datos correctos, significa que la capa de hielo en esa zona es más estable de lo que se pensaba y que, si el nivel del mar subió cinco o seis metros, ese agua debió venir de otras fuentes de hielo, como la Antártida».

Igualmente interesante es comprobar cómo hay moléculas tan primitivas conservadas en el hielo y que, pese a su escasez, pueden ser útiles a los investigadores para reconstruir cómo eran los ecosistemas en ese 10% del planeta que hoy permanece congelado y que funciona como un perfecto congelador de ADN prehistórico.

De hecho, una parte muy complicada del trabajo fue comprobar que las secuencias genéticas que había en la Base del Proyecto Hielo en Groenlandia (GRIP, en inglés), no habían sido contaminadas, ni eran muestras que hubieran llevado el viento o el agua, o arrastradas por un glaciar en épocas posteriores.

11 Comentarios:

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP