jueves, 3 de mayo de 2007

Los chimpances se refugian en cuevas

Cueva en Senegal

Como nuestros primitivos ancestros, los chimpancés no solamente utilizan herramientas de piedra y fabrican armas sino que también se refugian en cuevas.

Hace poco conocíamos que un grupo de investigadores liderado por la profesora Jill Pruetz de la Universidad del Estado de Iowa había descubierto que una sub-especie, el Pan troglodytes verus, o chimpancé de las sabanas del sudeste de Senegal (uno de los lugares más cálidos y áridos que habitan los chimpancés actualmente, y que resulta ser un hábitat similar al que se cree ocupaban nuestros ancestros humanos al surgir evolutivamente), específicamente los de la población de Fongoli, en Senegal, fabricaban armas puntiagudas para cazar algunas presas. Ahora, la misma antropóloga ha descubierto otro rasgo de estos animales que los hace aún más cercanos a nosotros. Su nuevo estudio confirma que estos chimpancés utilizan cuevas para protegerse de las inclemencias del tiempo.

El uso de las cuevas por parte de los chimpancés primero se dedujo con arreglo a evidencias indirectas (restos de alimentos, heces y cabellos) recolectados en una cueva entre los meses de enero y diciembre de 2004. También se recogieron datos complementarios de registros de observaciones realizadas entre mayo del 2001 y marzo del 2006. Pruetz además fue testigo de chimpancés entrando y saliendo de la cueva.

Jill Pruetz. Foto de Jim HeemstraPruetz ha llegado a la conclusión de que el empleo de la cueva por parte de los chimpancés es una respuesta al calor imperante en el área de investigación. Ella recogió datos de temperatura en la cueva Sakoto (la cueva más grande del lugar), así como de diferentes hábitats usados por los chimpancés.

En su investigación, encontró que los chimpancés emplearon la cueva como un refugio principalmente durante las épocas más calientes y secas del año, entre octubre y mayo del año siguiente. La cueva posee varios metros de profundidad, y está ubicada a la entrada de una hondonada poco profunda, que se formó por el flujo del agua desde una meseta.

Entre el 2001 y el 2004, la temperatura diaria promedio en el interior de la cueva de Sakoto fue de 24,2 grados Celsius, comparados con los 29,6 grados en el bosque y 24,6 en la sabana, ambos hábitats separados unos 30 metros de la cueva, y en los bordes de la hondonada de Sakoto. Pruetz atribuye las bajas temperaturas de la sabana a que éstas son batidas por el viento. En la zona de bosque que se encuentra a unos 20 metros de la cueva, las temperaturas promediaron 26,4 grados Celsius.

Los chimpancés hacen uso de la cueva para evitar el calor. Entran y descansan. También se traen alimentos hasta allí y se los comen, e incluso se acicalan en ella. En resumen, disfrutan del ambiente más fresco.

Según comentó la paleoantropóloga Adrienne Zihlman de la Universidad de California en Santa Cruz, “estos chimpancés se enfrentan a condiciones que la mayoría de sus congéneres no sufren. Están enfrentando algunos problemas que deben ser resueltos si desean sobrevivir en la sabana, la misma clase de problemas que confrontaron nuestros ancestros humanos primitivos”.

El biólogo Rob Shumaker de la Fundación Gran Simio de Iowa en Des Moines agregó: “estos hallazgos destacan realmente el rango de flexibilidad cognitiva y de comportamiento que existe en los chimpancés. Estos resultados no se ven en ningún otro emplazamiento chimpancé, lo que refuerza la idea de que hay variaciones culturales entre chimpancés que habitan lugares diferentes”. Y terminó: “continúan sorprendiéndonos y enseñándonos a utilizar nuevos conocimientos”.

Sé el primero en comentar

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP