sábado, 21 de abril de 2007

Sacrificio de niños hace mil años

Restos del esqueleto de un muchacho de entre 5 y 8 años hallado en Tula (Foto: EFE)

Un grupo de arqueólogos hallaron cerca de la capital mexicana un entierro con 24 niños de más de mil años de antigüedad, que podría tratarse de un sacrificio ritual, según informe del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El descubrimiento se produjo en la zona arqueológica de Tula, situada en el estado mexicano de Hidalgo (centro), y podría tratarse de una ofrenda al dios de la lluvia Tlaloc, según el arqueólogo Luis Gamboa Cabezas, responsable del hallazgo.

"En los entierros encontramos figurillas relacionadas con esta deidad, y la forma en que estaban dispuestos, con la cara al sol, estaba relacionada con los ciclos de la lluvia".

Gamboa Cabezas explicó que los restos de los niños se localizaron en un espacio de apenas cuatro por cuatro metros, alrededor de un altar coronado con una cabeza de Chac-mol, otro personaje mitológico prehispánico relacionado con la fertilidad, y con los restos semicalcinados de otro infante. Este podría ser de sexo femenino, pues entre sus ofrendas se encontraron unos malacates, instrumentos que servían para hilar, vinculados a la mujer.

Este entierro, fechado entre el 950 y el 1150 d. C. se suma a los 35 localizados en las obras que se realizan para una carretera a escasos cinco kilómetros del sitio arqueológico.

El especialista mencionó que este entierro es significativo porque cambia la visión que se tenía de los toltecas prehispánicos como una cultura pacífica. Gamboa Cabezas aventuró que los niños sacrificados podrían haber sido traídos de otra región, de la que se conoce como estado de México, y que circunda la capital, por el tipo de vasijas del enterramiento. Los restos presentan rastros de que los cuerpos fueron degollados y desmembrados.

El descubrimiento se produjo de manera fortuita por trabajadores que localizaron una vasija a doscientos metros de la zona arqueológica de Tula, ante lo que dieron parte al INAH. En el lugar se hallaron gran número de vasijas, piedras de molienda, lápidas grabadas y pendientes, entre otras piezas.

La Zona Arqueológica de Tula es la más importante de la cultura tolteca y floreció entre el año 650 y el 1150 de nuestra era. Se caracteriza por sus Atlantes, esculturas monumentales de guerreros de 4,8 metros en lo alto del edificio.

Sé el primero en comentar

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP