domingo, 15 de abril de 2007

Origen de la Extincion Permica

Actividad volcánicaUn recalentamiento global produjo un exceso de sulfuro de hidrógeno atmosférico y condujo a la gran la extinción del periodo Pérmico, según una nueva hipótesis.

Las erupciones volcánicas en Siberia de hace 251 millones de años pudieron iniciar una cascada de acontecimientos que incrementó el sulfuro de hidrógeno en los océanos y la atmósfera, precipitando la más grande extinción masiva en la historia de Tierra. Un calentamiento producido solamente por emisiones de dióxido de carbono no sería lo bastante intenso para causarla.

La extinción desencadenada al final del Pérmico acabó con el 95 por ciento de todas las especies de la Tierra, un porcentaje descomunal que supera incluso al 75 por ciento producido en la extinción que acabó con los dinosaurios, y que según parece fue causada por la caída de un asteroide.

El dióxido de carbono volcánico causaría el calentamiento atmosférico que, a su vez, calentaría el agua de la superficie oceánica. Normalmente, el océano profundo obtiene su oxígeno de la atmósfera en los polos. El agua fría absorbe oxígeno del aire y, como es más densa, se hunde, y lentamente va moviéndose hacia el ecuador, llevando el oxígeno con ella. Cuanto más caliente esté el agua, menos oxígeno puede disolverse y más lentos resultan los descensos de masas de agua y sus movimientos hacia el ecuador.

La constante lluvia de escombros orgánicos producidos por plantas marinas y animales, necesita oxígeno para descomponerse. Con menos oxígeno, menos materia orgánica es consumida de manera aerobia.

En el Pérmico los océanos estarían muy empobrecidos en oxígeno, con lo que se convertirían en el dominio de bacterias que obtienen su oxígeno de compuestos de óxido de azufre. Éstas extraen el oxígeno y producen sulfuro de hidrógeno, el cual mata a los organismos aerobios.

Una atmósfera de sulfuro de hidrógeno encaja mejor con la extinción, que una rica en dióxido de carbono. El dióxido de carbono tendría un efecto muy acusado en la vida marina, pero las plantas terrestres prosperan en dióxido de carbono y sin embargo muchas también se extinguieron. Otra pieza en el rompecabezas es que el sulfuro de hidrógeno destruye la capa de ozono. Recientemente se ha sugerido que hay esporas fósiles del fin del Pérmico que muestran deformidades probablemente causadas por luz ultravioleta, producto del deterioro de la capa de ozono.

Los investigadores están buscando ahora más biomarcadores, bacterias sulfurosas fotosintéticas, en sedimentos del fondo oceánico, para complementar los hallazgos de estos biomarcadores en aguas menos profundas. Estas bacterias viven en lugares donde no existe oxígeno pero hay algo de luz solar. Probablemente proliferaron al final del Pérmico.

1 Comentario:

Seguidores

Google+ Followers

Datos personales

Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP